Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

El legado de “La Bamba”

La transformación de una copla popular mexicana en la canción de ‘pop’ latino más conocida, gracias a un adolescente y su guitarra eléctrica.


spinner image Pancarta con el texto Celebramos la música latina
spinner image Ritchie Valens en una foto de promoción, Los Ángeles, Estados Unidos, 1958.
Michael Ochs Archives/Getty Images

Originalmente una canción popular mexicana, “La Bamba” cobró nueva vida cuando el joven californiano Ritchie Valens la tocó en una guitarra eléctrica en 1958. “Creó una síntesis de rock 'n' roll y la música mexicana con la que creció”, dice Matt Barton, curador de sonido grabado de la Biblioteca del Congreso, que este año reconoció a “La Bamba” como parte de la identidad de Estados Unidos al incluirla en el Registro Nacional de Grabaciones. “La Bamba” se convirtió en la primera canción completamente en español en formar parte de la lista de las 40 principales canciones de pop de EE.UU., dos semanas antes de que Valens, de 17 años, muriera en un accidente de avión junto con Buddy Holly y el Big Bopper. Irónicamente, Valens, cuyo nombre real era Richard Valenzuela, creció hablando poco español.

Hoy, mariachis alrededor del mundo tocan “La Bamba”, y se ha vuelto una de las canciones latinas más reconocibles. Todo comenzó como una canción de boda tradicional al estilo de son jarocho —un género de música y baile regional típicos de los fandangos (fiestas de baile) a lo largo del golfo de México—. A menudo se tocaba en jaranas (guitarras populares pequeñas), una quijada (un instrumento hecho de la mandíbula de un burro) y un cajón (tambor en forma de caja). Luego, la canción se difundió poco a poco hacia el norte, junto con la migración mexicana a EE.UU. Si bien la interpretación de Valens se mantuvo similar a algunas de las versiones de principios del siglo XX, con la letra casi intacta, él le dio a la canción más ritmo y un giro más eléctrico al estilo de los blues

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

“Si escuchas ‘La Bamba’, no suena como ninguna otra canción de ese tiempo; realmente se destaca”, indica Barton. “Esto era prueba de que puedes llegar a la gente con tu propia música”.

La hermana menor de Ritchie, Connie Valens, expresa: “Recuerdo cuando era niña y tocaron ‘La Bamba’. Todos se levantaron y bailaron. Es una canción alegre, ¿y a quién no le gusta una buena canción de fiesta? Las canciones de Ritchie eran sobre su vida, y ‘La Bamba’ no fue la excepción. Él tomó una canción popular mexicana y logró que todos se identificaran con ella”.

En 1987, los roqueros chicanos del este de L.A., Los Lobos, hicieron una interpretación de “La Bamba” para la película biográfica de Ritchie Valens del mismo nombre. Esa versión se convirtió en la primera canción en español en alcanzar la posición número uno en la lista de éxitos pop de Billboard. A comienzos del 2000, Valens fue incluido póstumamente en el Salón de la Fama del Rock and Roll, no solo por su propia obra, sino por su influencia en otros artistas, como Linda Ronstadt, cantante estadounidense de pop que buscó inspiración en su herencia mexicana. “Conocía ‘La Bamba’ incluso antes de que la tocara Ritchie Valens”, dice ella, “y pensé, ‘Oh, qué genial. La convirtió en una canción pop’”..

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.