Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Maquillaje sencillo para mujeres maduras Skip to content
 

Consejos de maquillaje básicos para mujeres mayores

10 secretos de una profesional de belleza.

Mary J Blige y Julianne Moore

GETTY IMAGES (2): AARON J. THORNTON/FILMMAGIC; STEFANIA D'ALESSANDRO; STEVE GRANITZ/WIREIMAGE

Mary J. Blige mantiene los ojos con tonos ahumados tenues y disimula los pliegues al usar un gris suave en los párpados y justo encima del doblez de la cuenca del ojo. Julianne Moore luce labios color albaricoque mate.

In English |  Hay miles de trucos de belleza que marcan la diferencia en tu apariencia; especialmente si eres una mujer mayor de 50 años. ¿Pero quién tiene tiempo para todo eso? Déjame mostrarte un atajo a lo mejor de lo mejor. Como editora de belleza, por décadas he observado a los profesionales exitosos usar estos consejos en las sesiones fotográficas para revistas con celebridades mayores y con mujeres comunes. No pasan de moda y realmente funcionan. Aquí comparto 10 consejos de mi lista de grandes éxitos. 

1. Prueba el maquillaje en los lugares apropiados 

Desliza un lápiz labial en el dedo pulgar y la base, el corrector y la sombra en la membrana entre el dedo índice y el pulgar. Ya no uses todos los productos del probador de la tienda ni los apliques en el rostro o el dorso de la mano. Además de ser antihigiénico, no es realista. Prueba sobre piel similar al área donde se usará el producto. La yema suave, carnosa y azul rojiza del pulgar es más similar a la piel de los labios y da una idea más auténtica del tono y la textura del lápiz labial. La membrana de piel cerca del pulgar es más delgada, más flácida y arrugada; esto mostrará cómo se verá el maquillaje facial o la sombra de ojos cuando se aplique, se difumine y se luzca.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


2. Aplica productos para el cuidado de la piel hacia arriba y hacia afuera

Esto realmente ayuda a contrarrestar la gravedad, y lucha contra la piel flácida y las líneas de expresión profundas. Aplica cremas, sueros y aceites en movimientos deslizantes suaves, desde el centro del rostro hacia afuera. A corto plazo, se activa la circulación, ayuda a que los productos se absorban en la piel y se siente reconfortante; a largo plazo, se minimiza la caída natural. Los artistas de maquillaje, los esteticistas de spa diurno, los especialistas en tratamientos faciales y la hoja con diminutas instrucciones impresas que viene con las cremas faciales lujosas no considerarían hacerlo de otra manera. Empieza en la base del cuello y sube hasta la línea de la mandíbula. Después desliza hacia afuera por la mandíbula, desde la barbilla hasta las orejas, desde debajo de la nariz hasta los pómulos y las sienes, formando una C grande. Difumina la crema para ojos desde la esquina interior del ojo, cerca de la nariz, en una forma de hamaca, siguiendo la parte inferior del ojo. Estarás levantando el rostro sutilmente mientras das masaje hacia arriba y hacia afuera.

3. Aplica el maquillaje de cejas antes del maquillaje de ojos, no después 

A menos que te hayas tatuado o micropigmentado las cejas, o que tengas la suerte de tener cejas fuertes y abundantes naturales; tus propias cejas no son lo que solían ser. Rellenar y extender la forma de la ceja antes de usar el delineador, la sombra y el rímel le da al área de los ojos un nuevo marco más grande. Esta “ventana” afectará cuánto maquillaje necesitas o quieres; y quizás no sea tanto como lo pensabas. ¿Vello oscuro? Usa maquillaje para cejas de uno o dos tonos más claros. ¿Vello claro? Usa un rellenador de cejas de uno o dos tonos más oscuros.

4. Empieza y detén el maquillaje de las cejas donde se debe

Mejorar o inventar cejas maduras es importante, pero a menudo ponemos demasiada atención en la abundancia y la forma, no en la longitud. Es por eso que hasta las cejas “corregidas” no quedan bien. Coloca un lápiz verticalmente desde la equina exterior de la nariz y alinéalo con la esquina interior del ojo. Es ahí donde debería empezar la ceja. Rellena la ceja con trazos pequeños hacia arriba, similares al vello, después coloca el lápiz en ángulo desde la nariz hasta la esquina exterior del ojo. Es ahí donde debería terminar la ceja. Advertencia: No sigas la curva descendiente de los vellos de la ceja que cuelgan. En vez de eso, crea una línea hacia afuera para conseguir una apariencia más recta y arranca el vello que arrastra el ojo hacia abajo. Peina los vellos de la ceja hacia arriba y rellena de abajo hacia arriba con un lápiz o polvo.

Inara Verzemnieks y Judy Greer

ROBERTO RICCIUTI/GETTY IMAGES; AXELLE/BAUER-GRIFFIN/FILMMAGIC/GETTY IMAGES

La autora Inara Verzemnieks deja que sus labios y cejas asimétricas sean como son; mira las cejas asimétricas de Judy Greer.

5. Nuestras caras se hacen más asimétricas conforme envejecemos. No lo resistas

Al llegar a los 50 años, los rasgos disparejos son la norma. Una ceja puede estar más alta o de diferente forma que la otra; el labio superior puede haber adelgazado hasta ser una línea casi invisible, mientras el labio inferior sigue luciendo carnoso. En el rostro, puedes ver que un lado tiene más líneas y arrugas que el otro (usualmente el lado en el que no duermes está más elevado, más firme y tiene menos líneas). No importa. Estas cositas peculiares le dan a tu cara personalidad e individualidad. No te esfuerces por enmascarar las diferencias con maquillaje.

6. Las esponjas de maquillaje son para añadir humedad, no maquillaje 

Te comparto un gran secreto: a diferencia de los dedos, las esponjas de maquillaje absorben mucho maquillaje facial. Terminas usando más maquillaje en cada aplicación y te acabas la botella o el tubo demasiado rápido. Están de moda las esponjas de maquillaje en forma de lágrima, pero las triangulares han existido desde siempre y funcionan igual de bien. Úsalas para aligerar una sobredosis de maquillaje o para retocar el maquillaje durante el día o la noche. Simplemente pasa una esponja de maquillaje bajo agua tibia, escurre el exceso y toca (presiona, ¡no deslices!) la cara directamente sobre el maquillaje. Elimina cualquier exceso de color (por ejemplo, demasiada rubor, bronceador o base) o maquillaje que se haya metido en los pliegues y las líneas. Lleva una en una bolsita con cremallera en tu bolso y límpiala con frecuencia.

7. Crea un nuevo pliegue en el párpado 

Los ojos maduros son hermosos, pero cuando se hacen profundos, caídos o flácidos, les roban espacio a los párpados. Esto pone el énfasis en el excedente colgante, y disminuye el tamaño y la forma del ojo. Al aplicar maquillaje olvídate de las reglas antiguas de usar una sombra clara en el párpado y un color más oscuro en el contorno. En vez de eso, aplica color más oscuro sobre los párpados con un tono medio (desde gris hasta marrón claro) y difumínalo desde la línea de las pestañas en línea recta hacia arriba y sobre el pliegue real para extenderlo sobre el mismo. Mantén el borde del arco suave. Este nuevo pliegue falso es una ilusión que amplía el espacio entre la pestaña y el pliegue, aleja el excedente caído y hace que los ojos se vean más grandes y con una figura más firme; todo esto incluso antes de usar el delineador.

8. Usa el delineador de ojos estratégicamente

Deja de aplicar el delineador siempre de la misma manera. Varía la colocación y el grosor de la línea según una meta específica; y esta puede ser diferente cada día. Puedes, por ejemplo: delinear los párpados superior e inferior para enfatizar realmente la forma del ojo y alejar la atención de las ojeras o líneas debajo de los ojos; delinear el párpado superior en las raíces de las pestañas y debajo de las mismas en la línea de conducto lagrimal para resaltar ojos más oscuros; ampliar el delineador del párpado superior en el extremo exterior para levantar los ojos; usar un delineador gris o café en vez de color chocolate o negro oscuro tintoso para obtener un aspecto más suave; delinear la línea del conducto lagrimal inferior con un lápiz de ojos beige para contrarrestar el enrojecimiento. Las opciones son infinitas.

9. El centro del rostro es donde necesitas la mayor cobertura de maquillaje

No tienes que obsesionarte con esas manchas marrones indiscretas; nadie más las nota. Empieza en la nariz (desde el puente hasta debajo de los orificios nasales) y el área a su alrededor, ya que es aquí donde el enrojecimiento, las ojeras, los capilares rotos y poros dilatados requieren cobertura. Aplica la base, o tu bálsamo de belleza o corrector de color (crema BB/CC), en el centro y difumina hacia afuera desde ahí hacia la línea del cabello, la mandíbula y las orejas, nivelando la textura conforme avanzas. Después, para el segundo paso, repasa el área otra vez: mueve una brocha para base de lado a lado en todas direcciones, como al pintar una pared. Esto hace que el maquillaje y la piel se combinen perfectamente en vez de solamente ser una capa por encima. La meta es conseguir una cobertura sutil donde la piel esté visible por debajo.

10. Manipula la textura y el matiz de tu mismo lápiz labial de siempre

Ya sabes que delinear y rellenar los labios con un lápiz del tono de los labios evitará un marco alrededor de la boca y conservará el color, pero no sabes esto: puedes hacer que un lápiz labial sea más tenue o mate si presionas un pañuelo con polvo mate o satinado —selecciona entre prensado o suelto, incluso rubor, bronceador o sombra de ojos en color albaricoque, rosado o dorado—; cualquier tipo funciona. Este consejo también suaviza los tonos demasiado brillosos o rojizos intensos. ¿Quieres más resplandor o brillo que no luzca desarreglado o viscoso? Aplica tu lápiz labial usual y retócalo con un polvo purpurina y brillante con la misma técnica que se indica arriba.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO