Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

El Registro Nacional de Cine se enfoca en las películas latinas

La Biblioteca del Congreso y su misión de preservar las películas de importancia cultural que ilustran la experiencia latina en Estados Unidos.

El director Robert Rodriguez durante el rodaje de su película "El Mariachi".

PictureLux / The Hollywood Archive / Alamy Stock Photo

El director Robert Rodriguez durante el rodaje de su película "El Mariachi".

In English

Cuando el director mexicano-estadounidense Gregory Nava estaba inmerso en la realización de El Norte, su película de 1983, nunca podría haber imaginado que este drama desgarrador sobre los migrantes centroamericanos que intentan cruzar la frontera se convertiría en un clásico y una de las representaciones más poderosas de la experiencia latina en el cine norteamericano.

“Cuando uno hace una película, no se detiene a pensar qué pasará con ella, y después cobra vida propia”, reflexiona Nava desde su casa en Nuevo México. “El impacto que tuvo El Norte fue abrumador. Ganó premios en todo el mundo. Más importante aún, fue utilizada por la comunidad maya para presionar al Congreso y conseguir que le otorgaran estado de protección a los refugiados centroamericanos, algo que finalmente pasó en 1986”.

El Norte fue elegida en 1995 para ser preservada por el Registro Nacional de Cine de la Biblioteca del Congreso (enlace en inglés), una de 13 películas dirigidas por latinos que aparecen en la versión más reciente de la lista. El Registro, una iniciativa que empezó en 1989 con el objetivo de salvaguardar y honrar películas significativas a un nivel cultural, histórico o estético, incluye producciones tanto de profesionales como aficionados, y documentales que salieron entre 1891 y el 2010. Un máximo de 25 títulos de directores de orígenes diversos son agregados a la lista anualmente, y la representación de la experiencia latina en el cine es una de las prioridades del momento para el Registro.

“Hacemos un esfuerzo consciente por incluir películas que reflejan la experiencia de distintas culturas, creadas por mujeres y personas de color”, explica Stephen Leggett, coordinador de los programas de la Fundación Nacional para la Conservación del Cine (enlace en inglés). “Lamentablemente, los directores latinos no tuvieron tantas oportunidades de realizar películas hasta las últimas dos décadas. La situación está mejorando. Mientras tanto, intentamos investigar la historia y encontrar esas joyas escondidas. El proceso de preservación es costoso, pero es muy importante que un país salvaguarde su patrimonio, no solo preservando las películas famosas, sino también las filmaciones caseras y documentales que nos otorgan un vistazo a una época y lugar en particular de este país”.

Elegir las películas es un proceso complejo. Primero el público envía sus sugerencias. Un consejo compuesto de 44 integrantes —archivistas, actores, directores— llevan a cabo un proceso de votación para afilar la lista. Carla Hayden, la bibliotecaria del Congreso, efectúa la selección final.

“Es muy difícil colocar películas latinas en la lista”, dice Nava. “De los 800 títulos en el Registro, son escasos los que tienen temática latina. Yo participé en el consejo, y estoy orgulloso de haberlo hecho”.

Una amplia gama de películas latinas

La lista actual de títulos latinos en el Registro abarca desde la película de acción de bajo presupuesto El Mariachi (1992; enlace en inglés), de Robert Rodriguez, y la emotiva comedia dramática de Patricia Cardoso, Real Women Have Curves (2002; enlace en inglés), hasta la explosiva biografía fílmica de Ritchie Valens, La Bamba (1987), realizada por Luis Valdez y el revolucionario documental de la directora Lourdes Portillo, El diablo nunca duerme  (1994; enlace en inglés), que investiga la muerte de su tío en Chihuahua, México bajo circunstancias sospechosas.

“Me pareció maravilloso que agregaran mi documental al Registro”, dice Portillo, que recibió la noticia en el 2020. “Al fin y al cabo, El diablo nunca duerme habla de la verdad. Es la misión de mi vida hacer documentales que examinen la realidad de una manera veraz. Quería que la gente viera cómo es realmente ser parte de una familia mexicana”.

Un título que refleja la estrecha relación que en un momento existió entre el cine estadounidense y la era dorada de México es The Pearl, obra maestra de 1948 dirigida por el visionario realizador mexicano Emilio Fernández. Basada en una novela de John Steinbeck —que también escribió el guion— fue protagonizada por Pedro Armendáriz y María Elena Marqués, con un espectacular trabajo de cámara en blanco y negro del extraordinario director de fotografía mexicano, Gabriel Figueroa. The Pearl fue filmada al mismo tiempo en inglés y español, un caso similar a la legendaria Drácula de 1931

Según Nava, agregar semejante paradigma del cine clásico a la lista no fue tan sencillo como uno se imaginaría.

Cartel promocional de la película “The Pearl” con María Elena Marqués y Pedro Armendáriz.

LMPC via Getty Images

“Les pregunté cómo fue que Lawrence of Arabia estaba en la lista, dado que es una película inglesa, y me dijeron que calificaba porque fue financiada por un estudio estadounidense”, recuerda. “De la misma manera, RKO Studios produjo The Pearl cuando Rockefeller fomentaba que México y Latinoamérica fueran retratados en el cine de una manera positiva. Steinbeck escribió el guion de The Pearl pensando en Emilio Fernández como director, así que estoy muy orgulloso de haberla incluido en la lista”.

Tantas historias por contar

El Registro ha reconocido extensamente la obra de Nava. Dos de sus películas, My Family (1995 - enlace en inglés) y Selena (1997), fueron nominadas para su preservación, pese a que todavía no han entrado en la lista. Dicho esto, la mayoría de los realizadores latinos que trabajan en Estados Unidos creen que su trabajo merece mayor exposición.

“Cuando salió El diablo nunca duerme, pensé que conocería un éxito moderado entre la misma gente que representa”, explica Portillo. “Mi trabajo como realizadora ha sido siempre ignorado y excluido”.

“Nuestra comunidad ha sido pasada por alto de una manera muy dolorosa, y no es solo el cine”, agrega Nava. “Me refiero a la educación y la literatura que se enseña en las escuelas. Hay 60 millones de latinos en Estados Unidos y nuestra contribución a la cultura global ha sido disminuida. Es el momento de luchar para que nos otorguen el lugar que merecemos”.

Leggett de la Fundación Nacional para la Conservación del Cine cree que el aumento en el número de obras latinas que se agregan a la lista puede ayudar a la causa.

“La gente de color tuvo que luchar tanto para realizar sus películas”, dice. “El hecho de que lograron producir obras de alta calidad es realmente extraordinario. Debemos reconocer esto”.

“Es importante que dejemos una huella”, enfatiza Portillo. “Como mexicana y latina, me hace feliz saber que el público en general puede comenzar a internalizar las experiencias de otras personas. Es bueno saber que nos estamos representando a nosotros mismos en el cine”.

Al igual que Portillo, Nava está desarrollando varias producciones de temática latina. Ve el presente como un momento de oportunidad.

“Tenemos tantas historias para contar”, dice con una sonrisa. “Como realizadores latinos, nuestra misión es expresar el alma y corazón de nuestra cultura al público, para que la gente vea quiénes somos realmente. El cine puede crear un puente entre el arte y el comercio. Puedes ganar dinero, pero también cambiar la mentalidad de las personas”.

Películas de directores latinos en el Registro Nacional de Cine

El Registro Nacional de Cine de la Biblioteca del Congreso se dedica a salvaguardar y honrar las películas consideradas como cultural, histórica y estéticamente importantes para Estados Unidos, por lo que cuenta con 23 cintas de temática hispana. Desde 1988 hasta la fecha, estas 12 películas de realizadores latinos han sido incluidas al Registro:

  • Real Women Have Curves (2002)
    Directora: Patricia Cardoso
  • El diablo nunca duerme (1994) 
    Directora: Lourdes Portillo
  • El Mariachi (1992)
    Director: Robert Rodriguez
  • Stand and Deliver (1988)
    Director: Ramón Menéndez
  • La Bamba (1987)
    Director: Luis Valdez 
  • El Norte (1983)
    Director: Gregory Nava
  • Zoot Suit (1981)
    Director: Luis Valdez 
  • Please Don’t Bury Me Alive! (1976)
    Director: Efraín Gutiérrez  
  • I Am Joaquin (1969)
    Director: Luis Valdez 
  • The Pearl (1948)
    Director: Emilio Fernández 
  • The Revenge of Pancho Villa (1930)
    Director: Félix Padilla 
  • Fuentes Family Collection (1920-1930)
    Director: Antonio Rodríguez Fuentes

Ernesto Lechner es autor colaborador que cubre temas de música, cine y cultura. Colaborador frecuente de los Premios Grammy Latino, su trabajo ha sido publicado en los diarios The Los Angeles Times y Chicago Tribune, y las revistas Rolling Stone y Billboard, entre otras publicaciones principales.