Skip to content
 

¿Puedes nombrar el mejor final de serie de televisión de todos los tiempos?

A ver si tus favoritos coinciden con los 15 mejores episodios finales de nuestro crítico.

(De izquierda a derecha) Bryan Cranston en "Breaking Bad", el elenco de "Cheers" y Alan Alda en "M * A * S * H".

Ursula Coyote/AMC; Frank Carroll/NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images via Getty Images; CBS Photo Archive/Getty Images

(De izquierda a derecha) Bryan Cranston en "Breaking Bad", el elenco de "Cheers" y Alan Alda en "M*A*S*H".

In English

Los finales son complicados, especialmente cuando se trata de nuestros programas de televisión favoritos. ¿Por qué? Bueno, después de pasar tanto tiempo e invertir tanta emoción en estos queridos personajes, se convierten en familia. Y esperamos el tipo de cierre que no solo nos haga despedirnos en una nota alta, sino que también ate todos los cabos sueltos del programa y nos haga sentir bien por todo el tiempo que hemos pasado en compañía de estas personas. Sí, puede parecer que le pedimos mucho al último episodio de una serie de televisión. Quizá demasiado. Probablemente por eso muchos de ellos acaban siendo decepcionantes (¡Hola, Seinfeld!). Por eso, cuando un programa tiene un buen final, es un logro. La lista de programas que terminan mejor que eso —los finales realmente geniales— es corta. Aquí está nuestra lista de los 15 mejores finales de televisión de todos los tiempos, clasificados en orden de grandeza (advertencia: hay revelaciones de trama a continuación).


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


El elenco de "Lost".

Art Streiber/Disney General Entertainment Content via Getty Images

15. Lost (2010)

Con una serie tan llena de misterios como Lost, no había forma de que su final hiciera felices a todos. Después de seis temporadas desconcertantes, había demasiados hilos sueltos que atar. Como era de esperar, el cierre de dos horas y media dejó muchas preguntas sin responder (¿qué pasa con los osos polares?), pero la que sí se abordó de frente (bueno, al menos a su manera) fue la revelación de que todos los habitantes de la isla existían en una especie de limbo purgatorio lleno de reencuentros emotivos y reapariciones aptas para los fans. ¿Cómo sé que es un gran final? La primera vez que lo vi, en vivo, lo odié por completo. Unos años más tarde lo volví a ver y me puse a llorar.

Vuelve a verlo: Lost, en Hulu

James Gandolfini, Edie Falco y Robert Iler en una escena de "The Sopranos".

Will Hart/HBO

14. The Sopranos (2007)

A veces, los grandes finales funcionan... y otros no. El controvertido último episodio del sensacional drama de la mafia de HBO (o, más bien, la controvertida última escena del último episodio) fue ciertamente un éxito, ya que el creador David Chase reunió a Tony y a su familia en una cafetería de Nueva Jersey para una última cena familiar, solo para que terminara con "Don't Stop Believin'" de Journey en la gramola y un misterioso cierre a negro. Tan pronto como aparecieron los créditos finales, las teorías de los fanáticos sobre lo que acababan de ver comenzaron a circular por internet: ¿Tony fue golpeado por un cliente misterioso en el restaurante? ¿O fue solo un momento feliz que mostraba la unión de una familia dividida? El final de The Sopranos fue, sin duda, un tema de conversación memorable. Sin embargo, muchos fanáticos quedaron confundidos y molestos por la críptica falta de claridad de Chase. Una cosa es segura: si lo viste, definitivamente nunca lo olvidarás.

Vuelve a verlo: The Sopranos, en HBO Max

Jon Hamm (segundo a la derecha) como Don Draper en "Mad Men".

Justina Mintz/AMC

13. Mad Men (2015)

Cuando Mad Men terminó, el Estados Unidos de la serie estaba en un lugar muy diferente de donde estaba cuando comenzó. Y también lo era su supuesto héroe —el publicista interpretado por Jon Hamm, Don Draper—. Durante la última temporada, vimos a Don en una espiral desgarradora. El hombre que siempre tenía el control ya no lo tenía. Por eso, cuando por fin lo vislumbramos al final en un acantilado de California, vestido todo de blanco, meditando y soñando lo que se convertiría en el anuncio más famoso de la época ("Me gustaría comprarle al mundo una Coca-Cola"), el renacimiento espiritual y creativo de Don se sintió perfectamente redentor y perfectamente cínico (¡por supuesto, utilizó su iluminación para vender agua con azúcar!). El final de Mad Men dividió a los fanáticos, pero yo diría que hubo algo en la forma en que esta serie se despidió que fue completamente fiel al personaje.

Vuelve a verlo: Mad Men, en Amazon Prime

Clarke Peters, Sonja Sohn, Dominic West y Wendell Pierce en "The Wire".

Nicole Rivelli/HBO/Courtesy Everett Collection

12. The Wire (2008)

The Wire no siempre fue el programa más fácil de ver, pero la antología urbana de David Simon fue sin duda uno de los puntos creativos culminantes de la época dorada de la televisión de prestigio en la década del 2000. Como era de esperar, para una serie que nunca evitó la fealdad de la vida real, The Wire terminaría con notas tanto de esperanza como de desesperación, sin miedo a enfrentarse a respuestas difíciles incluso en su camino de salida. Algunos personajes quedaron en momentos de transición positiva: Tommy Carcetti (Aidan Gillen) se convierte en gobernador, Ellis Carver (Seth Gilliam) es ascendido a teniente y Bubbles (Andre Royo) finalmente deja las drogas. Pero, como en la vida real, otros iban en una dirección más desesperada. Para una serie que siempre se negó a endulzar las cosas, tenía sentido que su final fuera agridulce.

Vuelve a verlo: The Wire, en HBO Max


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


(De izquierda a derecha) Matt LeBlanc como Joey Tribbiani, Jennifer Aniston como Rachel Green, Lisa Kudrow como Phoebe Buffay-Hannigan, David Schwimmer como el Dr. Ross Geller, Matthew Perry como Chandler Bing y Courteney Cox como Monica Geller-Bing.

NBCU Photo Bank/Getty Images

11. Friends (2004)

Piensa en cuántas noches pasamos sentados en Central Perk escuchando las historias de Joey sobre audiciones fallidas, los dilemas de citas de Ross y Rachel, y las bromas sarcásticas de Chandler. Después de 10 años, estos seis divertidos mejores amigos habían experimentado casi todo lo que los veinteañeros que intentaban encontrar su camino en la Gran Manzana podían pasar y, como decía el tema principal, estábamos allí para ellos. Hasta el final. Así que decir adiós no podía dejar de ser un poco traumático. Pero lo que hizo que el conmovedor final de Friends fuera tan perfecto es que los dejamos mejor —y más adultos— de lo que eran cuando los conocimos. Ross y Rachel estaban juntos para siempre; Monica y Chandler habían dejado atrás su egoísmo y ahora eran padres de gemelos; Phoebe estaba felizmente casada; y Joey seguía siendo Joey. Y así es como debería haber sido.

Vuelve a verlo: Friends, en HBO Max


El elenco de "St. Elsewhere".

Paul Drinkwater/NBCU Photo Bank/Getty Images

10. St. Elsewhere (1988)

El final de este exitoso drama médico (que presentó al mundo a Denzel Washington) recibe puntos extra por ser el final más ambicioso y meta de la historia de la televisión. Ni siquiera puedo pensar en otro finalista que se acerque a la locura pura de este concepto. Después de seis temporadas relatando los dramas diarios en el St. Eligius Hospital de Boston, el último episodio terminó con una revelación sorprendente: que toda la serie había sido la imaginación del hijo autista del Dr. Westphall, interpretado por Ed Flanders, mientras miraba un globo de nieve que contenía una réplica en miniatura del hospital. ¡Alucinante!

Vuelve a verlo: St. Elsewhere, en Hulu

El elenco de "Star Trek The Next Generation".

CBS Photo Archive/Getty Images

​​​9. Star Trek: The Next Generation (1994)

Perfectamente titulada "All Good Things...", el emotivo final de la que sigue siendo la mejor de todas las series derivadas de Star Trek nos dejó en una nota alta con el capitán Jean-Luc Picard (Patrick Stewart) saltando en el tiempo a tres períodos cruciales de su vida. Lo que más gustó a los espectadores, sin duda, fue que Picard volviera a ver a los miembros de su leal tripulación del Enterprise en el punto en el que los encontró inicialmente: al principio de sus viajes, listos para viajar a nuevos y extraños mundos, y buscar una nueva vida. Es una aventura final dentro de una aventura final. Y fue el mayor gesto para los fanáticos más fieles, los "Trekkies".

Vuelve a verlo: Star Trek: The Next Generation, en Amazon Prime, Hulu, Netflix, Paramount+, YouTube

El elenco de "The West Wing".

James Sorensen/NBCU Photo Bank/Getty Images

8. The West Wing (2006)

Las administraciones presidenciales van y vienen, los partidos políticos y los rostros que las dirigen cambian, pero el cargo permanece. Después de siete temporadas, Josiah Bartlet, interpretado por Martin Sheen, abandonaba la oficina oval y algunos rostros conocidos se quedaban atrás (Josh Lyman, interpretado por Bradley Whitford, y Sam Seaborn, interpretado por Rob Lowe). Sí, The West Wing siempre fue una fantasía liberal sobre cómo opera la Casa Blanca —el idealismo, los compromisos, la dinámica interpersonal de telenovela—, pero nunca importó realmente si estabas de acuerdo o no con la política del programa. Fue la lección de educación cívica más entretenida (y más inteligente) que jamás haya ofrecido la pantalla chica. El final nos dejó con una última lección clave: el país es más fuerte que una persona. La democracia continuará.

Vuelve a verlo: The West Wing, en Amazon Prime, HBO Max​


Bryan Cranston como Walter White en "Breaking Bad".

Ursula Coyote/AMC

7. Breaking Bad (2013)

¿Cómo es que un hombre bueno se vuelve malo? Durante cinco temporadas, Breaking Bad exploró la naturaleza del mal... y el crimen... y los secretos familiares... y la fabricación de metanfetamina azul... gracias a la poderosa actuación de Bryan Cranston como el profesor de ciencias de secundaria convertido en narcotraficante, Walter White. Un diagnóstico de cáncer y la falta de dinero para dejar a su familia fueron el catalizador del descenso de Walter, pero pronto fue seducido por el lado oscuro como un Darth Vader sureño. Dejaría este mundo en sus propios términos. Y en el fantástico final, eso es exactamente lo que hizo. Walt sale en un último resplandor de gloria acribillado a balas, sin vida en el suelo con lo que parece inquietantemente una sonrisa en su rostro.

Vuelve a verlo: Breaking Bad, en Amazon Prime, Netflix

El elenco de "Six Feet Under".

HBO/Courtesy Everett Collection

6. Six Feet Under (2005)

Es justo decir que Estados Unidos nunca había conocido a una familia como los Fisher antes de que Six Feet Under llegara a HBO en el 2001. Por un lado, eran un clan de empleados de funerarias. Por otro lado, se convertirían en parte de uno de los dramas más emotivos —e inteligentemente construidos— de la década del 2000. Hoy en día, The Sopranos tiende a recibir la mayor parte del crédito por marcar el comienzo de los éxitos de HBO que rompieron los límites durante la década. Pero no se debe pasar por alto la importancia de la serie del creador Alan Ball. Además, terminó de una manera mucho más satisfactoria que el controvertido final de The Sopranos. Para una serie centrada en la mortalidad, Six Feet Under nos mostró cómo cada uno de sus personajes acabaría por desprenderse de su rollo mortal, viendo más adelante en sus vidas. Algunos fueron brutales, otros hermosos. Pero el momento más profundo llegó acompañado de "Breathe Me" de Sia en la banda sonora cuando la hija menor, Claire (Lauren Ambrose), da su último aliento. Una nota de gracia perfecta para que esta serie arriesgada se despida.

Vuelve a verlo: Six Feet Under, en Amazon Prime, Apple TV, HBO Max, Hulu, YouTube

Shelley Long y Ted Danson en "Cheers".

Paul Drinkwater/NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images via Getty Images

5. Cheers (1993)

La química sexual entre Sam (Ted Danson), propietario de un bar en Beantown, y Diane (Shelley Long), una estudiante de posgrado convertida en camarera, impulsó las primeras temporadas de la exitosa comedia de NBC. Y, sorprendentemente, la serie no perdió ni un paso (y quizá incluso se hizo más divertida) tras la marcha de Long y su sustitución en el brillante reparto por Kirstie Alley. Y, sin embargo, Diane siempre permaneció en el fondo de la mente de los espectadores. Entonces, cuando regresó al final de la serie, la gran pregunta fue: ¿dejaría Sam su bar y se mudaría al otro lado del país con Diane? Por supuesto que no. ¿Cómo podría dejar atrás a Norm, Cliff, Woody y el bar donde todo el mundo sabe su nombre y siempre se alegran de que haya venido? Después de todo, ese era el amor más verdadero de Sam.

Vuelve a verlo: Cheers, en Amazon Prime, Apple TV, Google Play, Hulu, Peacock, Vudu, YouTube

La escena culminante de la persecución en la serie de televisión "The Fugitive".

Moviestore Collection Ltd/Alamy Stock Photo

4. The Fugitive (1967)

El final de dos partes de esta emocionante y larga aventura de misterio sobre el Dr. Richard Kimble (David Janssen) y su incansable búsqueda del hombre manco que mató a su esposa fue vista por el 72% de los hogares en Estados Unidos —una cifra imposible de imaginar en nuestra época de innumerables canales de cable, plataformas de transmisión, y audiencias tan estrechas y de nicho que apenas se pueden medir—. Al final, The Fugitive les daría a Kimble y al público exactamente lo que querían, al enfrentarse a su difícil de alcanzar némesis en lo alto de la torre de un parque de atracciones de Indiana, consiguiendo finalmente la confesión que ha estado buscando todo este tiempo y —¡alerta de revelación de trama de 54 años!— ve cómo el hombre manco cae al vacío.

Vuelve a verlo: un segmento de 5 minutos del episodio final de The Fugitive en YouTube

Una escena del final de la serie de "The Mary Tyler Moore Show".

CBS Photo Archive/Getty Images

3. The Mary Tyler Moore Show (1977)

Yo diría que The Mary Tyler Moore Show fue la mejor comedia de situación en el lugar de trabajo en la historia de la televisión. Todos los miembros del reparto estuvieron impecables, transmitiendo tanto el patetismo como los chistes con una sincronización perfecta. Al final de la serie, los nuevos propietarios de la pequeña estación de televisión de Minneapolis, WJM, despiden a todo el equipo de noticias (excepto, por supuesto, a Ted Baxter, el tonto presentador interpretado por Ted Knight). Las lágrimas fluyeron y no faltaron los abrazos, pero como se trataba de The Mary Tyler Moore Show, incluso esos momentos de menor importancia se convirtieron en materia de comedia. Especialmente cuando el grupo de compañeros abrazados se arrastra por la sala de redacción como uno solo para conseguir pañuelos, con miedo a soltarse. Fue la definición de la risa a través de las lágrimas, y sabemos exactamente cómo se sintieron.

Vuelve a verlo:The Mary Tyler Moore Show, en Amazon Prime, Apple TV, Hulu, Vudu

El elenco de "MASH".

20th Century Fox Film Corp./Courtesy Everett Collection

2. M*A*S*H* (1983)

Después de 11 temporadas altamente calificadas y 255 episodios, esta comedia dramática de la Guerra de Corea sobre una unidad médica móvil del Ejército protagonizada por Alan Alda se despidió con una película para la televisión de dos horas y media que se emitió el 28 de febrero de 1983 y fue vista por 106 millones de personas (sigue siendo el final de serie mejor calificado de la historia). Oportunamente, para el final del programa, la guerra había llegado a su fin y los queridos miembros de la unidad 4077 intercambiaron despedidas, listos para finalmente regresar a sus vidas en Estados Unidos. Sin embargo, el mejor y mayor nudo en la garganta se guarda para el final, cuando el cirujano Hawkeye Pierce (Alda), vuela en un helicóptero y ve desde el aire un mensaje de su mejor amigo, B.J. Hunnicutt (Mike Farrell), con la palabra "adiós", escrita con piedras en el suelo. En ese momento, 106 millones de personas sacaron los pañuelos al mismo tiempo.

Vuelve a verlo: M*A*S*H*, en Amazon Prime, Apple TV, Hulu, YouTube

Suzanne Pleshette (izquierda) y Bob Newhart en "Newhart".

CBS/Courtesy Everett Collection

1. Newhart (1990)

La segunda gran comedia de situación de Bob Newhart se emitió entre 1982 y 1990. Y aunque nunca llegó a igualar la delirante intensidad del Bob Newhart Show original (1972-1978), sí superó a su predecesor —y a cualquier otro programa de larga duración de la historia de la televisión— cuando llegó a su último episodio. Interpretando a un posadero de Vermont, Newhart se queda dormido y se despierta en la cama de Chicago de su anterior serie junto a su esposa de dicha serie (Emily, interpretada por Suzanne Pleshette) con una expresión de absoluto desconcierto en su rostro. Toda la serie había sido un sueño. Sí, St. Elsewhere había intentado algo como esto dos años antes. Pero si bien ese final fue extraño y confuso, este fue francamente hilarante, inesperado... y, bueno, simplemente perfecto. 

Vuelve a verlo: el final de la serie Newhart en YouTube

Chris Nashawaty, excrítico de cine de Entertainment Weekly, es el autor de Caddyshack: The Making of a Hollywood Cinderella Story; también colabora con Esquire, Vanity Fair, The New York Times y The Wall Street Journal.