Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Life Itself película con Oscar Isaac y Olivia Wilde Skip to content
 

‘Life Itself’: Mala imitación de la vida

La nueva cinta de Oscar Isaac y Antonio Banderas aterriza con poca gracia.



DIRECTOR
: Dan Fogelman
GUION: Dan Fogelman
ELENCO: Oscar Isaac, Olivia Wilde, Antonio Banderas, Olivia Cooke, Annette Bening, Mandy Patinkin, Laia Costa y Sergio Peris-Mencheta
DURACIÓN: 118 minutos


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Para alguien que está tan obviamente preocupado con asegurar desde el título de sus trabajos que estos reflejan la realidad tal cual, Dan Fogelman viola la principal regla del arte en la tradición Aristotélica: ser verosímil. Según el filósofo griego: “Es preferible lo imposible verosímil a lo posible inverosímil.” La extraordinaria serie de coincidencias centrales a Life Itself (y, en menor medida, al espectacular éxito televisivo de Fogelman, This Is Us) sí podría suceder, pero sería extremadamente rara. Aún peor: no refleja una realidad íntima, lógica, humana. Es decir, las coincidencias son y se sienten artificiales; simples trucos para poner en marcha la trama. Lo único que salva el filme es su reparto encabezado por Oscar Isaac, el actor latino más prometedor de Hollywood actualmente, y Antonio Banderas, quien lo fuera en su momento.

La primera impresión que tenemos de Will (Isaac), el protagonista, es de un vagabundo desquiciado. Caminando desaliñado por las calles de Nueva York, Will parece al borde de un colapso nervioso. Borracho y drogado, se mete en una cafetería y agrede a los empleados, por lo que es expulsado. De ahí lo vemos sentado en un mullido sofá en la elegante oficina de su terapeuta (Bening). ¿Cómo llegó ahí? Will (que debe ser de clase acomodada a pesar de su aspecto) acaba de ser dado de alta de un hospital psiquiátrico y la doctora quiere asegurarse de que su paciente esté listo para volver a la vida “normal”. Por medio de flashbacks y de la presencia misma en la sala de los personajes aludidos, nos vamos enterando de la terrible tragedia que llevó a Will a ser hospitalizado.

Oscar Isaac y Olivia Wilde en una escena de la película Life Itself

Pictorial Press Ltd / Alamy Stock Photo

Oscar Isaac y Olivia Wilde interpretan a una pareja neoyorquina en 'Life Itself'.

Para que sintamos aún más la gravedad de lo ocurrido, Fogelman nos presenta una serie de viñetas en las que nos muestra la absolutamente perfecta vida de Willl antes de que se le atravesara el destino con la fuerza brutal de un autobús —literalmente—.  Will y su adorable esposa, Abbey (Wilde) esperan a su primer hijo. Es lo único que les falta para completar su felicidad. Abbey es una bella muchacha cuya infancia de abuso le ha dejado cero cicatrices y es un dechado de estabilidad. Abbey y Will se conocieron en la universidad donde ella estudiaba literatura. Además de guapa y dulce, Abbey es muy inteligente. En una secuencia la vemos narrarle emocionada a Will un “brillante” descubrimiento que piensa utilizar para su tesis: “En lugar de centrarnos en la teoría del narrador ‘poco confiable’ habría que entender que es la vida misma (guiño) el narrador poco confiable porque siempre nos sorprende con sus vueltas inesperadas”. Esta es solo una de las autorreferencias en Life Itself, que en boca de los personajes parecen tratados de filosofía barata. Y lo que vemos que le sucede a Abbey a continuación es el mejor ejemplo de ello; el primero de una serie de acontecimientos desafortunados.

De la historia de Will y Abbey saltamos abruptamente a la de su hija, Dylan (Cooke), quien se ha convertido en una adolescente rebelde que le saca “canas verdes” a su abuelo (Patinkin). A pesar del amor y la paciencia del anciano, Dylan es muy infeliz y se refugia en el alcohol y la vida disipada. Dylan tiene un altercado en un bar de donde es expulsada y deambula por las calles de Nueva York. Finalmente se detiene en una banca que está en la parada del autobús donde ocurrió la tragedia que marcó su vida. De ahí, Life Itself vuelve a dar un vuelco gigantesco y nos lleva hasta España. El dueño de un hermoso viñedo, el Sr. Saccione (Banderas), vive solo en su inmensa hacienda. Observando a sus trabajadores, Saccione descubre al parco y eficiente Javier (Peris-Mencheta). A Saccione le impresiona el amor que Javier parece sentir por la tierra y lo asciende al puesto de administrador, lo cual le da derecho a vivir en una casita en el viñedo. Javier se muda con su esposa Isabel (Costa) y su hijo pequeño, Rodrigo. El solitario Saccione trata de acercarse a la familia, pero a Javier le molestan sus inesperadas visitas y regalos. De ahí la trama da otra vuelta que nos lleva de nuevo a Nueva York donde la serie de coincidencias extraordinarias cerraran nítidamente la historia.

Life Itself es de todo menos como la vida misma. Las tragedias espectaculares no son tan inverosímiles como lo que les precede: retratos de felicidad perfecta, absoluta; como si estuviéramos viendo un comercial o un video musical. Si en This Is Us el estilo de Fogelman funciona es porque, al margen de las coincidencias y vueltas del destino, las circunstancias de los personajes nunca son impecables. Más que nada, Life Itself falla porque utiliza la misma técnica de Kenneth Lonergan (Manchester by the Sea) de crear una tragedia espantosa y a los protagonistas como apéndices de la misma. Recomendable solo para fans de This Is Us.

También te puede interesar

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.