Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

'Me Before You': llora, llora de nuevo

En el mundo de esta tragedia, todos sufren maravillosamente.

DIRECTORA: Thea Sharrock
ELENCO: Sam Claflin, Emilia Clarke, Brendan Coyle, Charles Dance, Janet McTeer
DURACIÓN:
110 minutos
CLASIFICACIÓN: PG-13 (Público general, mayor de 13 años)

In English | Una pregunta ética: ¿se consideraría un uso de información privilegiada si un crítico cinematográfico corriera hasta su casa tras el preestreno de la nueva tragedia Me Before You para comprar acciones en Kleenex?

Una película lacrimógena de primera categoría en la tradición de The Notebook y GhostMe Before You ofrece un elenco cuyos actores —tanto los jóvenes como los mayores— interpretan sus papeles a la perfección en una historia de amor y mala fortuna. Basada en la novela de gran éxito de ventas por JoJo Moyes, la película posee un ritmo lo suficientemente enérgico como para ganarse sus lágrimas sin deleitarse en ellas. Algunas veces hasta te hace reír a carcajadas.

Al comienzo del filme, las cosas no podrían verse más negras para el galante joven empresario británico Will Traynor (Sam Claflin, de The Hunger Games). Herido en un accidente irónico (tras decidir no montar su bicicleta bajo la lluvia, lo atropella una motocicleta), Will se pasa los días en una silla de ruedas motorizada, mirando tristemente por las ventanas de su cochera transformada en una elegante vivienda, ubicada al lado de la lujosa hacienda al estilo del Castillo de Windsor de sus padres (Charles Dance y Janet McTeer).

Entra en la vida de Will una muchacha siempre sonriente y vivaz llamada Lou (la heroína de Game of Thrones, Emilia Clarke), que fue contratada por mamá y papá para, bueno, así parece, acompañar al melancólico Will. Primero pensamos que ella se encuentra allí expresamente para ayudarlo a salir de su depresión, pero pronto nos enteramos que Will tiene planes de viajar a Suiza dentro de seis meses, donde piensa suicidarse.

¿Le anima Lou el espíritu a Will? Oh, sí. ¿Se enamoran Lou y Will? El avance de la película lo revela. ¿Lo hará ella cambiar de idea sobre su cita con la muerte en seis meses? Esa es la pregunta que impulsa la segunda mitad del filme, orquestada hábilmente por la directora primeriza Thea Sharrock.

Emilia Clarke y Sam Claflin en una escena de la película 'Me Before You'

Cortesía de Alex Bailey/Warner Bros.

Emilia Clarke y Sam Claflin en 'Me Before You'.

Como es de esperar, los dos se divierten en una serie de aventuras posibles solo en el cine, donde los muy ricos se alivian sus heridas gastando muchísimo dinero. (Ejemplo ilustrativo: ¿qué haces cuando tu silla de ruedas motorizada no cabe en la cabina de primera clase de una aerolínea comercial? Pues, utilizas el avión privado de la familia para volar al Caribe, por supuesto). Pero la directora Sharrock se aprovecha sutilmente de los momentos más tranquilos del filme: en una escena especialmente conmovedora, durante la boda de la exnovia de Will, la pareja baila con Lou sentada en el regazo de Will. Vemos los dos rostros en un primer plano extremo de 20 pies de altura, sus miradas en busca de verdades no habladas. En un verano de peleas entre robots generadas por computadoras y caos apocalípticos, es un momento que confirma lo que los amantes verdaderos del cine siempre han sabido: que no se puede comparar ningún efecto especial con el rostro humano.

Clarke, con su espíritu radiante, y Claflin, con su sonrisa encantadora, parecen estar genéticamente diseñados para gozar de largas carreras como una pareja cinematográfica recurrente. (Todavía no he descifrado, sin embargo, cómo logra Clarke que sus cejas bailen por su frente de esa manera). Dance y McTeer son conmovedores como los padres afligidos de Will: McTeer, especialmente, se ve agotada y permanentemente angustiada como una madre torturada por la posibilidad de perder a su hijo. Y es verdaderamente agradable ver a Brendan Coyle —el muy sufrido criado Sr. Bates de Downton Abbey— como un personaje de nuestra época en el papel del padre de clase trabajadora, cariñoso pero pragmático, de Lou.

A medida que la trama se desarrolla hacia su conclusión inevitable, los llorones del público berrearán como niños. Sus compañeros atentos les darán palmaditas en la espalda, acumulando puntos en su relación por su sensibilidad. Es un ritual tan antiguo como el propio cine, y Me Before You emociona al público tan bien como cualquier gran filme.

Correré el riesgo con la Comisión de Bolsa y Valores. Cuéntame, ¿cuál es el símbolo de teletipo de Kimberly-Clark?

Bill Newcott es escritor, redactor y crítico cinematográfico para AARP Media.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO