Skip to content
 

Impacto del costo de los pescados y mariscos: los elevados precios ponen a los alimentos ricos en omega-3 fuera del alcance de muchos

La inflación impide a las personas comprar productos del mar para comer.

Persona con un carrito pasa frente a la sección de pescados de un supermercado

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Otra consecuencia más de la elevada inflación: los adultos no están consumiendo suficientes pescados y mariscos ricos en ácidos grasos omega-3, según una nueva investigación del Johns Hopkins Center for a Livable Future.

En la actualidad, casi el 90% de las personas en el país no siguen las guías alimentarias de EE.UU., que recomiendan comer productos del mar dos veces por semana. Esto se debe, en gran parte, a que el pescado es la proteína de precio más elevado en el mercado y, por lo tanto, su costo es prohibitivo para las personas con un presupuesto limitado o que tienen ingresos fijos. Si a esto le sumamos la inflación, que está en su punto más alto de los últimos 40 años, no es de extrañar que los adultos no coman suficiente pescado ni mariscos. 

En mayo, el índice de precios al consumidor subió un 8.6% en comparación con el año anterior, siendo los precios de los alimentos, la vivienda y la gasolina los que impulsaron el aumento. En concreto, los precios de los alimentos han subido un 10.1% con respecto al año pasado.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Según IRi, una empresa de análisis de datos e investigación de mercados, los precios por unidad del pescado y los mariscos frescos aumentaron un 12.1% en marzo con respecto al año anterior; el pescado de aleta ha subido un 18.1%, y el precio de los mariscos frescos ha aumentado un 2.1% por unidad. Con el ascenso de la inflación desde entonces, los precios han subido todavía más. 

Los investigadores de Johns Hopkins se propusieron descubrir por qué las personas en el país evitaban el pescado y los mariscos en números tan elevados. Descubrieron que el nivel de ingresos y la raza tienen un gran impacto en la cantidad de pescado que consumen. "Aunque el pescado y los mariscos son nutritivos, su elevado costo representa un obstáculo para los consumidores con menos ingresos", dijo en un comunicado David Love, autor principal del estudio (publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition) y científico sénior del Center for a Livable Future.

¿Por qué las personas no comen suficiente pescado y marisco?

Para determinar la causa del abandono del pescado y los mariscos por parte de los consumidores en el país, los investigadores examinaron los datos alimentarios del "National Health and Nutrition Examination Study" (NHANES). El conjunto de datos abarcó siete años y comprendía información sobre 17,559 individuos, de los cuales 3,285 comían pescado y mariscos. Los adultos fueron colocados en cuatro grupos: hispanos, blancos no hispanos, negros no hispanos y asiáticos no hispanos. Los datos también se utilizaron para determinar los tipos de pescado y mariscos que las personas consumían, incluidas las variedades con alto contenido de ácidos grasos omega-3. Además, los investigadores recurrieron a los datos de la empresa de investigación NielsenIQ, para analizar los precios de venta al público por tipo de pescado y marisco, y a la información de la Food and Nutrient Database for Dietary Studies (base de datos de alimentos y nutrientes para estudios sobre la dieta), para evaluar los valores nutritivos de los productos del mar en relación con el precio. 

Descubrieron lo siguiente: 

  • Las personas con bajos ingresos comían un 18% menos de pescado y mariscos a la semana que las que tenían altos ingresos. 
  • Entre los participantes de bajos ingresos, los productos ricos en ácidos grasos omega-3 representaban el 18% de todos los alimentos marinos de su dieta. 
  • Los productos con alto contenido de omega-3 representaban el 28% de los pescados y mariscos consumidos por las personas con ingresos medios y el 33% de los consumidos por personas con ingresos altos. 
  • El pescado rico en omega-3, como el salmón, cuesta más que los pescados con bajo contenido de omega-3. 
  • Los asiáticos de ingresos bajos y medios fueron los únicos grupos que comieron las cantidades recomendadas de pescado y mariscos. 
  • El consumo entre los asiáticos descendía a medida que su nivel de ingresos era mayor. 
  • El consumo de productos del mar entre otras razas aumentó considerablemente entre consumidores adinerados. 
  • Las investigaciones ya han demostrado los numerosos beneficios para la salud del consumo de pescado con alto contenido de ácidos grasos omega-3, entre ellos: 
  • Disminución de la presión arterial
  • Retraso en la acumulación de placa en las arterias 
  • Probabilidad más baja de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral
  • Descenso en los triglicéridos 

Cómo puedes ahorrar

Con todos estos beneficios, las personas en Estados Unidos deberían tratar de consumir más pescado. Love dijo que comer productos del mar dos veces a la semana es posible con un presupuesto limitado si se compran variedades enlatadas o congeladas y se consumen productos de menor precio ricos en omega-3, vitaminas y minerales, como la caballa, el arenque, los mejillones, el pulpo y la anguila.

 

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.