Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

3 cosas tontas que la gente inteligente hace con el dinero Skip to content
 

3 cosas tontas que la gente inteligente hace con el dinero

Incluso las personas brillantes pueden cometer errores por descuido.

Balanza con dólares a un lado y la palabra riesgo en el otro.

GETTY IMAGES

In English | A lo largo de los años, he visto a algunas personas brillantes tomar decisiones muy tontas con respecto al dinero. Por eso me emocionó ver el nuevo libro de Jill Schlesinger, The Dumb Things Smart People Do with Their Money (en inglés). Schlesinger, una analista de negocios de CBS News, enumera trece medidas tontas y las maneras de corregir estos errores financieros. Veamos tres de ellas. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


1. Comprar productos financieros que no entiendas.

Reviso anualidades, fondos de cobertura, fondos de inversión inmobiliarios privados, inversiones alternativas y similares.  Cuanto más compleja es la inversión, peor suele ser. Señalo el grueso documento de divulgación del producto y digo: "Los abogados y los actuarios no escribieron este documento para protegerte". Estos productos son, a menudo, fáciles de comprar, pero muy costosos de descartar, si es que se puede.

Los productos simples son típicamente superiores. Yo le digo a la gente que no solo necesitan entender lo que están comprando, sino que si no pueden explicárselo a un niño de 8 años, probablemente no deberían comprarlo. Quédate con las inversiones simples. En una entrevista, Schlesinger dijo que cuanto más grande sea el documento de divulgación, más importante es entenderlo a fondo.

2. Asumir demasiados riesgos.

Nuestra voluntad de asumir riesgos no es estable. Cuando los mercados se vuelven agresivos, creemos que tenemos una alta tolerancia al riesgo. Solo cuando se hunden nos damos cuenta de que estábamos equivocados. La investigación de Daniel Kahneman, el primer psicólogo en ganar el Premio Nobel de Economía por su trabajo en economía conductual, reveló que obtenemos el doble de dolor al perder dinero que el placer de ganar esa misma cantidad.

Debido a que el mercado alcista tiene casi diez años de antigüedad y a que la caída del 2008-2009 es un recuerdo lejano, olvidamos las lecciones del mercado en baja y tendemos a pensar que somos muy tolerantes al riesgo. Incluso los asesores asumieron demasiado riesgo, solo para pasarse al efectivo después de la caída.

Aunque recibimos un pequeño recordatorio a finales del año pasado, el mercado no llegó oficialmente al territorio bajista, que se define comúnmente como una caída del 20% o más. 

Todos queremos más riqueza, pero a menudo olvidamos las consecuencias si las cosas no salen bien. Esas consecuencias podrían ser trabajar muchos años más o, incluso, tener que volver a trabajar después de jubilarte.

En resumen: Elige una asignación de activos con la que puedas vivir. Es mucho mejor comprar acciones cuando ya están a la venta que seguir el rasgo (demasiado humano) de vender después de una caída.

3. Hacer que el dinero sea más importante de lo que es.

Soy culpable de esto. El dinero parece tener una importancia mágica en la sociedad que puede eclipsar a otros objetos de valor. Como escribe Jonathan Clements en su blog HumbleDollar: "El dinero puede parecer nuestro recurso más escaso, en especial cuando somos más jóvenes. Pero, en realidad, nuestro recurso más limitado es el tiempo".

Schlesinger escribe que las personas se sienten más felices cuando ganan entre $65,000 y $75,000 al año. Considera la posibilidad de utilizar una medida diferente de la riqueza financiera: Riqueza en años = valor neto en dólares/gastos anuales.

Si, por ejemplo, tienes un patrimonio neto de $200,000 y necesitas $20,000 más que el Seguro Social, tienes 10 años de riqueza financiera. Si analizas qué compras en el pasado te hicieron feliz, podrías ser capaz de eliminar algunos gastos. 

En el ejemplo anterior, si reduces tus gastos por encima del Seguro Social en $10,000, habrás duplicado instantáneamente tu riqueza financiera a 20 años. Schlesinger me dijo que ha escuchado a muchas personas decir que eran más felices cuando ganaban menos dinero.

Y conseguir buenas ofertas en las compras puede aumentar tu riqueza. Estas son seis cosas que pueden ahorrarte mucho dinero y no requieren demasiado tiempo.   

Estas son solo tres de las trece cosas tontas que Jill Schlesinger menciona en su libro. Ella hace un relato vívido de las personas con las que ha trabajado, cambiando los nombres para proteger a los culpables. Los lectores pueden descubrir que han cometido algunos de estos mismos errores. No te preocupes: para cada una de estas trece decisiones tontas, Schlesinger ofrece un gran consejo para corregir estos errores financieros.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO