Skip to content
 

¿Qué significa para un país una calificación crediticia más baja?

El impacto en acciones, bonos, tasas de interés y gobiernos.

In English | P. A estas alturas, todos sabemos que Standard & Poor's bajó la calificación crediticia de EE. UU. el 5 de agosto. ¿Qué es Standard & Poor's y cómo hace su trabajo?

R. Standard & Poor's, generalmente llamada S&P, es una importante agencia calificadora de riesgo cuya tarea es darle al inversor una opinión sincera y objetiva sobre la solvencia de los grandes prestatarios. El prestatario podría ser una compañía o un gobierno, pero la pregunta básica es la misma: ¿Será cancelada la deuda?

Vea también: Qué hacer cuando se desploma el mercado de valores.

P. ¿De qué manera la agencia llega a un resultado?

R. Supongamos que una compañía eléctrica decide emitir bonos para financiar la construcción de una nueva planta generadora. Básicamente, los bonos no son otra cosa que pagarés: La compañía no está prestando el dinero de un banco, sino el de la gente que compra los bonos. Y está prometiendo pagarles una determinada tasa de interés por un período dado, y abonarles todo junto al vencer dicho plazo.

Con los preparativos para la emisión de nuevos bonos, comienzan a trabajar los analistas de la agencia de calificación crediticia. Ellos observan los ingresos y gastos de la compañía, y sus antecedentes sobre el pago de deudas contraídas anteriormente. Buena parte de su trabajo pasa sólo por los números, pero también tienen en consideración otros aspectos, como por ejemplo, si los gerentes de la compañía están a la altura de las circunstancias o si hay gran demanda para la electricidad que generará la planta. Al terminar, asignan una calificación para esos bonos.

P. Entonces, ¿cuán importante es esa calificación?

R. Es muy importante, porque será determinante para establecer qué tasa de interés les pagará la compañía a quienes compren sus bonos. Una calificación alta significa que la agencia calificadora cree que es muy probable que la compañía eléctrica pague sus deudas. Eso equivale a un riesgo bajo y, por lo general, una baja tasa de interés.

Si la calificación crediticia es baja, en general, la compañía eléctrica deberá pagar una alta tasa de interés para compensar el mayor riesgo de que los inversores no pudieran recuperar su dinero del todo.

Obviamente, una baja calificación es mala para el negocio: Si la tasa de interés es demasiada alta, podría suceder que la compañía no pudiera pedir el dinero y construir la planta.

A medida que el proyecto progrese, la agencia calificadora podría cambiar su calificación si creyera que la situación ha cambiado.

P. ¿Cómo funciona esto con los gobiernos?

R. Más o menos igual. Para recaudar dinero para gastos generales o proyectos específicos, los gobiernos emiten bonos que prometen pagos con intereses a particulares u otros gobiernos que los compren. Los analistas consideran los ingresos fiscales del emisor y sus gastos. Analizan su economía y sistema de toma de decisiones políticas, y a partir de allí, deciden una calificación que puede influir en las tasas de interés.

Es por eso que la decisión de S&P de bajar la calificación crediticia de EE. UU. de AAA a AA+ causó tanto revuelo. Podría significar que el Gobierno de EE.UU. tuviera que comenzar a pagar tasas de interés más altas, una carga que, finalmente, recaería sobre las espaldas del contribuyente estadounidense.

P. Entonces, ¿cuándo comenzarán a regir las tasas de interés más altas?

R. Es difícil decirlo; siempre existe la posibilidad de que la rebaja en la calificación no llegue a afectar realmente las tasas de interés. Quienes compran bonos del Gobierno de EE. UU. podrían decidir que, independientemente de lo que diga S&P, siguen confiando en esos bonos y están dispuestos a seguir aceptando las tasas de interés bajas.

Siguiente: ¿Es S&P la única agencia calificadora de riesgo? >>

P. ¿Este sistema se parece mucho a lo que hacen las agencias que confeccionan los informes de crédito de los consumidores?

R: Sí. Las tres grandes agencias dedicadas a la confección de informes de crédito analizan su historial financiero personal: ¿Paga sus cuentas en término?, ¿Deja parte de los saldos de sus tarjetas sin pagar?, ¿Cuánto? Al asignarle una calificación crediticia, la agencia está haciendo una suposición informada sobre usted respecto del riesgo que representaría a futuro para quien decidiera otorgarle un crédito o préstamo. Una calificación baja significa que pagará una tasa de interés más alta sobre las nuevas hipotecas que obtenga. Una calificación alta significará una tasa baja.

P. ¿Las agencias calificadoras de riesgo califican acciones?

R. No. Las acciones difieren de los bonos: representan un porcentaje de la propiedad del capital de una empresa o sociedad. Son calificadas por una categoría diferente de analistas de Wall Street.

P. Entonces, ¿por qué cayeron las acciones luego de la noticia de que habían bajado la calificación crediticia del Gobierno de EE. UU.?

R. Aparentemente, porque Wall Street vio la rebaja de la calificación como una nueva prueba de una caída de la economía global. Si hasta EE. UU. se veía vapuleado, ¿cuánto podía faltar para que pasara lo mismo con el resto de las economías? Comenzó una liquidación que hizo que la predicción se cumpliera a sí misma: la gente vendió las acciones por temor a que cayera su valor, y el venderlas hizo que su valor cayera.

P. ¿Son realmente objetivas las agencias calificadoras de riesgo?

R. Tienen, dentro de sus propias estructuras, minuciosos resguardos concebidos para garantizar que informen en forma completa y con absoluta franqueza lo que encuentren. Pero los críticos dicen que hay una falla fundamental en el sistema: con los bonos corporativos, estas agencias reciben su paga de las mismas empresas cuyos bonos están calificando. ¿Cómo —se preguntan los críticos— pueden realmente decir toda la verdad acerca de quien está pagando sus cuentas?

P. ¿S&P es la única agencia calificadora de riesgo?

R. No, hay otras dos grandes: Fitch y Moody's. Luego de que se llegara a un acuerdo sobre el límite de endeudamiento, ambas confirmaron su calificación AAA para el gobierno de EE. UU. Aunque Fitch también dijo que mantendría esa calificación en revisión hasta fines de agosto.

P. ¿Cuán confiables resultan ser las calificaciones?

R. Generalmente, muy confiables. Las agencias saben qué buscar. Sin embargo, no son pocos los operadores de Wall Street que dicen que las agencias son demasiado lentas a la hora de bajar las calificaciones cuando comienzan a aparecer los problemas. Los bonos emitidos por Enron mantuvieron una alta calificación hasta poco antes del colapso de esta compañía eléctrica.

Y, según los críticos, en los meses previos a la gran crisis financiera del 2008, las agencias calificadoras de riesgo no hicieron sonar la alarma sobre los bonos respaldados por hipotecas mancomunadas, otorgándoles altísimas calificaciones a algunas de las que se tornaron tóxicas y terminaron haciendo que enormes instituciones cayeran de rodillas.

Al mismo tiempo, las instituciones con bajas calificaciones a menudo se quejan de que sus calificaciones no son precisas ni reflejan la realidad. A modo de ejemplo, el Gobierno de EE. UU. dice que la explicación que dio S&P por la rebaja de su calificación crediticia tenía un error matemático de $2 billones ($2 trillion) y, por lo tanto, es injusta. (Tal como muchas veces nosotros sentimos que las agencias que hacen nuestros informes de crédito nos han calificado demasiado bajo).

P. ¿Alguna vez vuelven a subir las calificaciones de los países?

R. Sí, pero puede llevar mucho tiempo. El director ejecutivo de S&P, John Chambers, le dijo al canal de noticias MSNBC que cinco países —Australia, Canadá, Dinamarca, Suecia y Finlandia— habían perdido su calificación AAA, pero la recuperaron. ¿En cuánto tiempo? Entre nueve y 18 años.

John Burgess es redactor adjunto de AARP Bulletin.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto