Skip to content
 

9 formas de prepararte para la temporada de impuestos del 2021

Reúne tus documentos, organízate y presenta la declaración temprano.

Archivador personal dividido por secciones de recibos, personales, impuestos, seguros, finanzas

E+/ GETTY IMAGES

In English

Este año tienes tres días adicionales para presentar tu declaración de impuestos —la fecha límite es el 18 de abril—, pero eso no significa que debas demorar el inicio del proceso. Los pasos que tomes en enero y febrero te pueden ahorrar problemas, dolores de cabeza e incluso dinero. El Servicio de Impuestos Internos (IRS) comenzará a procesar las declaraciones el 24 de enero.

“Algunas personas tienden a procrastinar porque no quieren enfrentar la tarea, pero es mejor completarla y quitársela de encima”, dice Catina Downey, contadora pública certificada en Richmond, Virginia.

Para ayudar a que te motives, te mostramos algunas formas en las que puedes comenzar a organizarte y reunir lo que necesitas para completar tu declaración, ya sea que la presentes tú mismo o utilices los servicios de un contador.

1. Organízate

El tiempo es oro, y es probable que cuanto más tiempo le lleve al contador clasificar tus documentos desorganizados, más dinero te cobre. Harlan Levinson, un contador público certificado en Beverly Hills, California, dice que algunos clientes le entregan una carpeta con el rótulo “Cosas para Harlan”.

“Las personas organizadas me simplifican la vida, y eso significa que no tengo que cobrarles tanto. Las que requieren que yo haga búsquedas, complican el proceso”, dice Levinson.

Algunas empresas de contabilidad, como SobelCo en Nueva Jersey, cobran una tarifa fija para preparar el formulario 1040, pero ese cargo puede aumentar al año siguiente si la tarea del contador se vio demorada por el cliente, dice Mary K. Ford, directora de impuestos en SobelCo. “Si [los clientes] son muy eficientes con su información, ciertamente reducen el costo de preparar la declaración de impuestos”, explica Ford, “pero si son muy desorganizados, el costo va a aumentar cada año porque nos lleva más tiempo preparar su declaración”.

Organizarte puede ser sencillo. A medida que llegan los documentos de impuestos, colócalos en una carpeta (una carpeta física para los documentos impresos y una carpeta digital para la documentación que recibas por correo electrónico o que debes descargar en línea). Muchas empresas contables entregan a sus clientes un listado de los documentos que deben recopilar.

Si tienes dudas sobre un documento, colócalo en la carpeta. “Probablemente sea mejor poner demasiadas cosas en esa carpeta que no incluir suficientes”, dice Levinson.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. No ignores el correo postal

En un mundo digital en el que pagamos facturas en línea y tratamos de controlar buzones de correo electrónico repletos de mensajes, los sobres que llegan por correo postal tal vez se acumulen en una pila para revisar más tarde. Enero y febrero son mal momento para esa tarea.

Estos son algunos de los documentos de impuestos que comenzarán a llegar en enero y febrero:

  • W-2: muestra los ingresos laborales si aún estás trabajando
  • 1099-NEC (compensación para personas que no son empleadas): muestra los pagos efectuados a contratistas independientes
  • 1099-INT: documenta los intereses recibidos de una institución financiera
  • 1099-B: reporta las pérdidas y ganancias derivadas de acciones, bonos y otros valores vendidos por medio de un agente bursátil
  • 1099-R: muestra las distribuciones efectuadas desde cuentas de pensión, anualidades, cuentas IRA y otros planes jubilatorios

Algunos sobres indicarán “Important tax return document enclosed” (documento importante de impuestos), pero es posible que a veces se incluya un documento importante de impuestos con un estado de cuenta mensual, como en el caso de una hipoteca.

Si quieres tener una idea de cuándo llegará cada cosa, puedes encontrar pistas en tu correspondencia. Las firmas de corretaje a menudo agregan una nota a los estados de cuenta trimestrales que envían en diciembre en la cual informan sobre cuándo enviarán los formularios 1099 y otros documentos tributarios.

“Lo primero que tienen que hacer es abrir el sobre, y revisar las hojas de papel adicionales que se incluyen con sus estados de cuenta, porque probablemente contengan información importante sobre impuestos”, dice Downey.

Y en tu abarrotado buzón de correo electrónico también habrá mensajes de instituciones financieras en los que te notifican que hay formularios de impuestos listos para descargar en su sitio web.

3. Conoce la cantidad de tu deducción estándar

Si estás seguro de que vas a aplicar la deducción estándar —que este año es de $12,550 para contribuyentes solteros y de $25,100 para quienes presentan una declaración conjunta—, eso reducirá un poco el número de documentos que necesitarás. (Si tienes 65 años o más, la deducción estándar aumenta $1,350 por persona para las parejas casadas que presentan una declaración conjunta. Por lo tanto, si tanto tú como tu cónyuge tienen 65 años o más, deben sumarle $2,700 a la deducción estándar. Si eres un contribuyente soltero y tienes 65 años o más, puedes agregar $1,700 a la deducción estándar). No tiene sentido dedicar tiempo y esfuerzo a detallar las deducciones si la suma de estas es menor que la deducción estándar.

“La deducción estándar representó un cambio tremendo en cuanto a la documentación necesaria y a la cantidad de tiempo y estrés que significaba reunir todo”, dice Downey. Y agrega que los contribuyentes pueden consultar la declaración del año anterior, ver qué ha cambiado este año y hacer un cálculo estimado de si están cerca de superar la deducción estándar, algo difícil de lograr si no hay una hipoteca o gastos médicos elevados.

Si piensas detallar las deducciones, deberás revisar tu chequera, los estados de cuenta de tus tarjetas de crédito y tus recibos, si a lo largo del año no has llevado registros de cosas como las contribuciones benéficas, por ejemplo. Eso lleva tiempo, pero el esfuerzo puede valer la pena, en especial si has sacado un préstamo hipotecario o has tenido gastos médicos elevados. Además, los distintos estados tienen diferentes limitaciones para las deducciones detalladas, por lo que algunos gastos podrían ser deducibles en tu declaración estatal de impuestos, incluso si aplicas la deducción estándar en la declaración federal, advierte Ford.

Para el año fiscal 2021, se pueden deducir hasta $300 (contribuyentes solteros) y $600 (contribuyentes que presenten una declaración conjunta) en concepto de deducciones benéficas en efectivo, incluso si se aplica la deducción estándar. Al igual que en las declaraciones del año anterior, solo se podrán deducir los gastos médicos que excedan el 7.5% del ingreso bruto ajustado.

4. Calcula la base de costo de tus activos

Si vendiste acciones, bonos u otros valores en el 2021, deberás saber cuál es la base de costo —es decir, lo que pagaste— para calcular cualquier ganancia o pérdida generada por la venta. Antes del 2011, los agentes bursátiles no estaban obligados a reportar la base de costo al IRS, por lo que tal vez no tengan registros de cuánto dinero pagaste. Por ese motivo, eres tú quien debe obtener esa información. Si no utilizas un agente bursátil, tú eres responsable de calcular tu base de costo.

Si vendiste tu casa, debes calcular el precio que pagaste al comprarla junto con todas las mejoras efectuadas, para determinar si debes reportar una ganancia de capital. Los contribuyentes solteros pueden excluir hasta $250,000 de la ganancia derivada de la venta de una vivienda, mientras que los contribuyentes que presenten una declaración conjunta pueden excluir hasta $500,000. Ford advierte que incluso si la venta de la propiedad se encuentra por debajo de esos valores, las transacciones de venta deben reportarse al IRS. “Eso es algo que las personas no siempre saben”, dice.

5. Busca los documentos que te falten

Si bien recibirás muchos documentos en forma automática, otros requerirán que seas proactivo para obtenerlos. “Si recibes compensación por desempleo, normalmente tendrás que buscar el documento en línea e imprimirlo. No es algo que vayas a recibir por correo”, dice Ford, y agrega que muchos estados requieren que los residentes visiten un portal web para imprimir el formulario 1099-G, que resume las cantidades recibidas por desempleo y algunas otras compensaciones del Gobierno, como los reembolsos de impuestos estatales y locales. Para contribuciones benéficas de $250 o más, necesitarás un acuse de recibo de la organización sin fines de lucro. Si todavía no lo has recibido —o lo extraviaste—, este es el momento de comunicarte con la organización y pedir que te envíen una copia.

Si te divorciaste en el 2021, la persona que prepare tus impuestos querrá una copia del decreto de divorcio, dice Ford. Este documento puede contener información importante, como cuál de los padres puede reclamar a un niño dependiente ese año, dice.

6. Verifica tu cheque de estímulo

Si recibiste un tercer pago de impacto económico o cheque de estímulo en el 2021, puedes necesitar esa información para determinar si puedes reclamar una cantidad mayor. Si no recibiste ningún cheque de estímulo, tal vez puedas reclamar el crédito en tu declaración del 2021. El motivo: es posible que te deban más dinero de estímulo si los cálculos del Gobierno se basaron en tu declaración de impuestos del 2020 —o del 2019, si la del 2020 no se había procesado al momento de determinar cuánto te correspondía— y tu situación cambió en el 2021. (por ejemplo, si tus ingresos en el 2021 fueron más bajos).

“Si alguien no recibió la cantidad de dinero que le correspondía, recibirá un crédito”, dice Downey. “Tal vez recibiste un pago de estímulo menor cuando tenías derecho a recibir más’’.

Si el contribuyente recibió un pago de estímulo y no reporta la cantidad correcta en la declaración, el procesamiento de cualquier reembolso podría demorarse o hasta podría ser necesario presentar una nueva declaración enmendada, advierte Ford.

7. Conoce qué documentos puedes ignorar

Si trabajas con un contador, no es necesario que le entregues los estados de cuenta mensuales de tus operaciones bursátiles, solo necesitas darle el formulario 1099-B, que consolida toda la información. Del mismo modo, el contador no necesita los estados de cuenta de las cuentas IRA, solo el formulario 1099-R si es que hubo distribuciones, dice Ford. Si has hecho contribuciones a cuentas IRA o SEP, tampoco es necesario que le des ninguna documentación. “El cliente solo tiene que decirnos que efectivamente las hizo”, dice Ford.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


8. Presenta la declaración temprano y gánales a los estafadores

Tal vez no estés motivado para comenzar a preparar la declaración de impuestos, pero los estafadores ya están tramando sus sucias trampas. “Hay que ser muy precavido y cuidadoso, porque hay mucho fraude y muchas estafas”, advierte Downey. Una táctica ilegal es presentar una declaración fraudulenta con tu número de Seguro Social antes de que tú presentes tu declaración legítima. Ese riesgo se reduce si presentas temprano la declaración.

9. Tómate tiempo para revisar la declaración

Si te sientes abrumado, considera contratar los servicios de un preparador de impuestos. “No te estreses. Si piensas que no puedes preparar la declaración por tu cuenta, contrata a alguien para que lo haga. Quítate ese dolor de cabeza”, dice Downey.

Pero incluso si contratas a un contador, tú eres responsable de todo lo que figura en la declaración, por lo que es fundamental que revises todo cuidadosamente antes de enviar el documento al IRS. “Si eso se hace a último momento, no hay mucho tiempo”, dice Ford. “Por eso es mejor hacerlo temprano. De ese modo, puedes revisar y hacer preguntas, si es necesario”​.

Sharon Waters, ​quien se desempeñó como contadora pública certificada (CPA), ha escrito para Wired.com y otras publicaciones.