Skip to content
 

El fraude de identidad afectó a 42 millones de personas en el 2021

Las víctimas perdieron $52,000 millones en manos de ladrones de identidad el año pasado, según un nuevo informe auspiciado por AARP.

Pareja mayor sentados en la sala de su casa mirando facturas.

Getty Images

In English

Casi 42 millones de personas fueron víctimas de fraude de identidad en el 2021, lo que les costó a los consumidores $52,000 millones en pérdidas totales, según un nuevo informe copatrocinado por AARP (en inglés). El estudio, elaborado por Javelin Strategy & Research, señala que, debido al aumento en la cantidad de personas que recurren a internet a causa de la pandemia, los delincuentes tuvieron muchas oportunidades de obtener datos de identificación personal de sus víctimas. Los ladrones se mostraron especialmente interesados en aprovechar los miles de millones de dólares en fondos de estímulo que muchas personas recibieron como pagos federales por impacto económico el año pasado.

Estos y otros factores causaron que las pérdidas por fraude de identidad tradicional aumentaran un 79% en el 2020, con un total de $24,000 millones robados, según el estudio. La cifra de personas afectadas por el fraude de identidad tradicional también aumentó en 5 millones en el 2021, hasta un total de 15 millones de personas. Javelin define el fraude de identidad tradicional como “el uso no autorizado de alguna parte de los datos personales de una persona para conseguir un beneficio económico ilícito”. Es posible que muchas de las víctimas de este tipo de fraude de identidad nunca descubran cómo o cuándo se vieron comprometidos sus datos personales.

El costo individual del fraude de identidad también creció en el 2021. El promedio de pérdidas por víctima del fraude de identidad tradicional aumentó en $201, a $1,551. Según el estudio, las víctimas dedicaron en promedio nueve horas para solucionar sus problemas de fraude de identidad.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“Las pérdidas del 2021 son asombrosas y ponen de manifiesto lo perjudicial que se ha vuelto el fraude de identidad”, afirmó Kathy Stokes, directora de Prevención de Fraudes de AARP. “Las instituciones deben mostrar empatía por el desgaste financiero y emocional que el fraude de identidad supone para sus víctimas, que esperan —y merecen— un trato respetuoso, independientemente de su situación”.

Los estafadores cambian de táctica

Otro tipo de fraude que analiza el informe son las estafas de fraude de identidad. A diferencia del fraude de identidad tradicional, en el que las víctimas no suelen saber cómo se expusieron, las estafas de fraude de identidad se producen cuando un delincuente engaña directamente a alguien para que le entregue parte de su información personal identificable, ya sea a través de llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes de texto, o de alguna otra manera. Estas estafas de fraude de identidad disminuyeron en el 2021, según el informe. El año pasado hubo 12 millones menos de víctimas de estas estafas, y la cantidad de dinero que se perdió a causa de estos delitos se redujo en $15,000 millones. Pero con un total de 27 millones de víctimas que perdieron un total de $28,000 millones, las estafas de fraude de identidad siguen siendo un grave problema.

La pérdida promedio por víctima de fraude de identidad cayó de $1,100 en el 2020 a $1,029 en el 2021. El informe atribuye la disminución de estas estafas a los esfuerzos de “las agencias gubernamentales, como la Comisión Federal de Comercio (FTC), para rastrear y desmantelar las llamadas automatizadas, los correos electrónicos fraudulentos y las estafas por mensajes de texto”.

A su vez, la disminución de las estafas de fraude de identidad puede haber contribuido al aumento de los incidentes de fraude de identidad tradicional.

“Los datos del 2021 demuestran que los delincuentes cambian sus estrategias para eludir la detección y maximizar la cantidad de información que pueden extraer de sus víctimas”, señaló John Buzzard, analista principal de fraude y seguridad de Javelin y autor del informe.

Los dos tipos de fraude —el fraude de identidad tradicional y las estafas de fraude de identidad— sumaron un total de $52,000 millones en pérdidas y 42 millones de víctimas en el 2021.

El fraude en cifras

Es el 19.º año que Javelin publica el informe sobre fraude. Para elaborar el estudio, Javelin llevó a cabo una encuesta en internet en la que participaron 5,000 residentes de EE.UU. mayores de 18 años, entre el 30 de octubre y el 16 de noviembre del 2021. La muestra es representativa de la distribución demográfica del Censo de EE.UU., y los datos se ponderan utilizando puntos de referencia de la población que incluyen la edad, el sexo, la raza/etnia, la educación y otros factores. Otras cifras destacables del estudio son:

  • El fraude relacionado con las tarjetas de crédito existentes aumentó un 69%. Estos cargos fraudulentos costaron a los consumidores unos $9,300 millones.
  • Los consumidores dedicaron un promedio de 16 horas a disputar los cargos de las cuentas falsas. El fraude de identidad, en el que los delincuentes abren una nueva cuenta utilizando la información de identificación personal de una persona, afectó a 4.9 millones de víctimas. Las pérdidas por este tipo de fraude ascendieron a $6,700 millones.
  • El 70% de los encuestados confían en el escaneo de huellas dactilares, el reconocimiento facial y el escaneo de la retina para luchar contra el fraude. Javelin predice que este nivel de apoyo podría animar a más instituciones financieras a intensificar el uso de estas tecnologías.

  • El fraude de identidad en cuentas corrientes, de ahorros, de seguros o de otros tipos ascendió a $7,800 millones. Este tipo de fraude aumentó un 73% desde el 2020.

Cómo protegerte mejor contra el fraude de identidad

El informe de Javelin contiene algunas observaciones sobre cómo los consumidores pueden protegerse mejor para evitar ser víctimas del fraude financiero:

  • Usa contraseñas únicas para cada sitio web. El informe señala que, si utilizas el mismo nombre de usuario para todos los sitios web, “los delincuentes necesitan piratear, comprar o robar [tu] identidad solo una vez para obtener una llave que, literalmente, puede abrir todas las cerraduras”. Tus contraseñas también deben ser más largas y complejas (con letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos).

  • No hagas clic en los enlaces de los mensajes de texto. Tanto si se trata de un mensaje que te informa que has ganado un premio de la lotería o de un mensaje sobre ofertas de trabajo o una posible amenaza de virus en tu teléfono inteligente, no hagas clic en los enlaces que aparecen en los mensajes de texto no solicitados. El enlace podría ejecutar un código malicioso que recopila tu información de identificación personal sin que lo sepas.

  • No escanees códigos QR desconocidos. Muchos códigos QR —esos recuadros blancos y negros que abren páginas web cuando los escaneas con la cámara de tu teléfono inteligente— te llevarán a negocios legítimos. Pero piensa dos veces antes de escanear un código QR desconocido por curiosidad. “Podría llevarte a direcciones web peligrosas e infestadas de programas maliciosos”, dice el informe. De hecho, el “FBI advirtió recientemente a los consumidores de que tuvieran más cuidado al interactuar con los códigos QR pegados a los cajeros automáticos o que aparecen al azar en lugares públicos”.

Kenneth Terrell es periodista y colaborador de AARP en los ámbitos de trabajo, empleo, discriminación por edad, carreras laborales y el Congreso. Anteriormente trabajó para la Education Writers Association y U.S. News & World Report, donde reportó sobre política y asuntos gubernamentales, educación, ciencia y tecnología, y estilos de vida.