Skip to content
 

¿Puedo obtener un préstamo personal si no tengo crédito o es muy malo?

6 cosas que debes saber antes de cometer un error potencialmente costoso.

6 columnas de monedas apiladas y encima un birrete, un carrito de compras, una casa, un avión, una alcancía, y unos anillos

AndreyPopov/GETTY IMAGES

Una emergencia inesperada, el aumento en el costo de vida a causa de la inflación y otras circunstancias pueden afectar tu presupuesto mensual y llevarte a considerar si debieras pedir un préstamo personal para cubrir gastos y deudas, especialmente cuando no tienes ahorros.

Sin embargo, si no tienes crédito o tienes mal crédito, pedir un préstamo personal puede convertirse en una solución muy cara y con consecuencias devastadoras para tus finanzas y tu bienestar. Te explicamos qué debes saber antes de recurrir a un prestamista no convencional.

¿Qué tipos de préstamos hay disponibles si tengo poco o ningún crédito?

Hay dos tipos de préstamos personales:

  • Los garantizados: requieren algún tipo de garantía como condición para el préstamo. Se puede garantizar un préstamo personal con una cuenta de ahorros o un activo físico, como tu auto. Si no pagas el préstamo, el prestamista podría quedarse con lo que has puesto como garantía.
  • Los no garantizados: no requieren ninguna garantía para pedir dinero prestado. Al ser considerados más riesgosos, por lo general tienen intereses más altos.

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Cuál es la mejor opción si busco un préstamo?

Si piensas que no tienes otro recurso que pedir un préstamo, busca prestamistas convencionales que se rijan por las leyes y que estén autorizados a operar en el estado donde vives. Tanto los bancos como las cooperativas de crédito convencionales pueden ofrecer préstamos personales garantizados y no garantizados.

El tipo y valor del préstamo y el nivel de interés dependerá del historial y puntaje crediticio del prestatario. Cabe señalar que hasta, al menos, el 10 de marzo de 2023, las cooperativas de crédito no pueden cobrar más del 18% de interés (en inglés) en los préstamos.

Ten mucho cuidado con los prestamistas que prometen un proceso fácil y sin investigar tu historial de crédito.

Entre los préstamos no garantizados considerados peligrosos figuran los llamados préstamos de día de pago (payday loans, en inglés), o préstamos rápidos, conocidos así porque se supone que son a corto plazo, hasta que la persona pueda cobrar su próximo cheque. Generalmente, este tipo de préstamo tiene intereses altísimos.

“Una compañía podría tratar de implementar un interés exagerado como 150, 200 o 300 y hemos visto hasta intereses en los miles de porciento”, advierte David Ferreira, del Center for Responsible Lending (Centro para préstamos responsables o CRL)—enlaces en inglés—, que aboga por políticas y regulaciones que frenen los préstamos abusivos.

¿Cuál es la puntuación de crédito mínima para que me aprueben un préstamo?

¿Cuándo un puntaje de crédito se considera bueno?

Los parámetros según FICO:

  • Excepcional: 800 puntos o más
  • Muy bueno: de 740 a 799 
  • Bueno: de 670 a 739
  • Regular: de 580 a 669
  • Malo: menos de 580

 

El puntaje mínimo para extender un préstamo personal varía según los prestamistas.

“Si estás pensando en pedir un préstamo, es muy importante entender tu puntaje del FICO, que le da a la empresa financiera una idea de tu capacidad de pago”, explica Carlos García, presidente y fundador de Finhabits, una plataforma bilingüe de educación y servicios financieros. “El FICO tiene un rango de 300 a 850. Si tu puntaje es menos de 580, es posible que sea un préstamo más caro”.

Por lo general, el puntaje crediticio mínimo para calificar para un préstamo personal suele ser de 610 a 640, según un análisis de NerdWallet (en inglés) de consumidores que precalificaron para préstamos personales. Pero es posible conseguir préstamos con una puntuación menor. Hay que tener en cuenta que eso afectará el monto del préstamo y los intereses que impone el prestamista.

Calificar dependerá de una combinación de factores: tu historial y puntuación crediticia, ingresos y deudas.

¿Puedo obtener un préstamo sin verificación de crédito?

Sí, pero no es tan fácil o recomendable, asegura García.

“Hay que tener un historial de trabajo donde tú puedas verificar con esta empresa y decirle, ‘yo llevo trabajando dos años y aquí están mis ingresos y mis egresos’. Eso se le llama cashflow underwriting —suscripción de flujo de efectivo—. Hay que encontrar una empresa que te pueda aceptar y evaluar basado en tu historial de trabajo”.

Suele ser común que prestamistas en línea, de día de pago y otras compañías ofrezcan préstamos sin verificación de crédito.

“Es muy fácil acudir a un préstamo en línea porque dicen, ‘tú calificas’. Lo que no te das cuenta es que la tasa de interés que te están cobrando es tan alta que sí, te resuelve de inmediato el problema que tienes, pero estás generando otra deuda más complicada”, señala García. “Estos prestamistas te dicen ‘no te preocupes, te doy el siguiente y el tercer préstamo de día de pago’. Estás creando un círculo vicioso donde tu préstamo se está haciendo más y más grande”.


AARP Money Map™ te ayuda a retomar el control de tus finanzas. 


¿Qué debo tener en cuenta antes de pedir un préstamo de día de pago?

“Las compañías que te ofrecen [estos] préstamos están ahí porque quieren hacer dinero”, dice García. Antes de firmar un acuerdo, debes tener claro los términos del préstamo, cual es el interés y si es fijo o variable. “Ahora que están subiendo las tasas de interés, puede cambiar de repente y eso va a afectar tu presupuesto”.

Además, debes averiguar si hay costos adicionales y si te cobran por saldar la deuda antes de tiempo. García recomienda hacer todo lo posible para “pagar esa deuda lo más pronto posible”.

También debes saber que hay regulaciones que te protegen de abusos financieros.

“Como, por ejemplo, el fraude en contra de prácticas engañosas. Que te digan que te están dando un interés y de verdad te dan otro. Eso es ilegal. Pero aparte de esas investigaciones donde hay fraude, muchos prestamistas no tienen que seguir las mismas reglas o leyes que las instituciones financieras verdaderas”, señala Ferreira, que advierte de las medidas extremas que algunas toman para recuperar el dinero prestado.

“Hay muchas compañías que son más agresivas en la forma que tratan de colectar el dinero. Tratan de llevar a las personas a la corte o retirar sus posesiones, sus autos en el proceso de recobrar su dinero”, explica Ferreira.

Durante años, el CRL ha batallado estas prácticas, dice Ferreira, en particular de parte de compañías prestamistas como Oportun u OppFi, y recomienda que si alguien es víctima de este tipo de agresión, que presente una queja con los reguladores estatales o federales.

“Solo así es que [los reguladores] van a conocer quién está rompiendo la ley. Y así es que van a poder imponer las multas y hacer los cambios”, dice Ferreira.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Cómo puedo comprobar que el banco o prestamista es legítimo?

Los bancos y las cooperativas de crédito están regulados por diferentes organismos y tienen que estar autorizados por un estado o el gobierno federal. Los prestamistas en línea también deben registrarse en el estado donde operan. En algunos estados, las compañías que dan préstamos de día de pago deben tener licencia; en otros, están prohibidos. La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (o CFPB), una agencia gubernamental, provee información sobre dónde están autorizadas a operar estas empresas.

Para verificar que el prestamista es legítimo, se recomienda:

  • Comprobar la información de contacto. El número de teléfono, dirección de correo electrónico y la dirección física deben aparecer en el sitio web del prestamista.
  • Investigar en línea. A menudo, los clientes de prestamistas publican sus experiencias, buenas o malas, en Google y Yelp. Pueden ser una buena fuente para evitar compañías abusivas.
  • Consultar el Better Business Bureau (Oficina de Buenas Prácticas Comerciales, BBB) para averiguar si un prestamista es digno de confianza. También sirve como una fuente de opiniones de los consumidores.
  • Confirmar que está registrado. Los prestamistas legítimos deben registrarse en los organismos estatales antes de dar préstamos. 

Varios sitios de finanzas tienen listas que califican y comparan a compañías que ofrecen préstamos personales para quienes tienen mal crédito, como NerdWallet, WalletHub y Bankrate (en inglés).

 

Verónica Villafañe es una periodista multimedia que ha recibido múltiples premios de excelencia periodística, incluyendo un Emmy, y cuyo trabajo ha sido publicado en español e inglés en Univision, Telemundo, CNN en Español, the Mercury News y Forbes, entre otros. Fundadora y editora de MediaMoves.com, Villafañe es expresidenta de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ).