Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Susan Cotton

Cofundadora y presidenta del directorio de The Lily Project.

"Lo que impulsa el éxito de Lily es algo que aprendí hace décadas: si permites que las personas talentosas tengan la oportunidad, las herramientas y el apoyo que necesitan para hacer su mejor trabajo, lograrán cosas increíbles".

In English | Cuando tenía 56 años fundé The Lily Project, una organización sin fines de lucro dedicada a la salud femenina que ofrece servicios de detección y tratamiento del cáncer cervical a mujeres en las villas rurales de Nicaragua.

El problema que estoy intentando solucionar

Si bien el cáncer cervical es fácilmente prevenible cuando se detecta y trata temprano, sigue siendo el cáncer que más vidas cobra en Nicaragua. Las altas tasas de mortalidad son el resultado del sistema inadecuado de salud del país, una cultura machista que promueve conductas sexuales que facilitan el contagio del virus del papiloma humano (VPH) y una falta generalizada de conocimiento sobre la salud reproductiva y sexual. El problema más grave se da en comunidades rurales donde las tasas de alfabetización son bajas y la actividad sexual comienza a temprana edad. Las madres solteras están al frente de casi el 50% de los hogares en estas zonas y cada mujer que muere prematuramente deja hijos. The Lily Project está respondiendo a este problema con clínicas de salud móviles que ofrecen atención médica gratuita a mujeres y niñas en las villas rurales. El personal de nuestras clínicas utiliza un procedimiento de detección y tratamiento simple y económico que está avalado por la Organización Mundial de la Salud. Consiste en aplicar vinagre (ácido acético) para detectar células precancerígenas y crioterapia para tratarlas. Por menos de $10 por paciente, mujeres y jóvenes reciben servicios de detección y tratamiento del cáncer cervical conjuntamente con educación sobre la salud reproductiva y sexual y, cuando es necesario, apoyo psicológico.

El momento que despertó mi pasión por este proyecto

Yo estaba buscando una forma de empezar de nuevo luego de mi divorcio, la partida de mi hijo mayor a la universidad y la disolución de mi nueva compañía de cuidado de la salud. Quería aportar todo lo que había aprendido como líder de negocios durante más de 25 años para ayudar a resolver un problema social importante. En el 2014 conocí a Anielka Medina, una nicaragüense cuya madre, Lily, había fallecido de cáncer cervical. Anielka soñaba con iniciar un programa de prevención del cáncer cervical en Nicaragua. Supe inmediatamente que yo era la persona adecuada para ayudarla a concretar su valiente misión. En el 2015 lanzamos The Lily Project y hoy nuestros resultados son tan alentadores que el Ministerio de Salud de Nicaragua (MINSA) nos ha contratado para que brindemos servicios de salud femenina en todas las regiones rurales de Nicaragua.

Consejos para los que desean marcar la diferencia

Comiencen con una persona. No sé quién fue el primero que dijo "No todos pueden mejorar la vida de un millón de personas, pero todos podemos mejorar la vida de una", pero esta idea nos ayuda a diario. Hortencia, una de las líderes de The Lily Project, me contó la historia de una joven madre que vino para una prueba de detección y necesitaba crioterapia para remover lesiones precancerígenas. Estaba tan agradecida que al día siguiente regresó con su madre, sus hermanas y otros familiares, e insistió en que todas se hicieran la prueba de detección. Como nos concentramos en una mujer a la vez, hasta ahora hemos realizado pruebas de detección a más de 10,000 mujeres.

Por qué mi estrategia es única

Mucha de la innovación que se da en el cuidado de la salud se centra en tratamientos y dispositivos médicos. Hay muy poco en materia de prestación de servicios. Nuestras clínicas móviles resuelven muchos de las problemas logísticos y culturales que no permiten que las mujeres reciban atención médica en Nicaragua. Estas clínicas "portátiles" no requieren electricidad y se arman en cuestión de minutos, por lo general en una escuela o una iglesia. Están atendidas por jóvenes nicaragüenses profesionales de enfermería que han recibido capacitación para brindar educación, servicios de detección y tratamiento y ayuda psicológica de nivel básico en materia de traumas, porque muchas mujeres en el país han sido víctimas de abuso sexual. Las mujeres que se atienden bajo el sistema de salud de MINSA a menudo se quejan de que no reciben los resultados de las pruebas o con frecuencia los resultados son incorrectos y que, si en efecto tienen un problema, no reciben atención médica. El programa del MINSA está estructurado para simplemente llevar la cuenta de la cantidad de pruebas de detección que se realizan. The Lily Project está diseñado para prevenir el cáncer cervical. Por lo tanto, somos responsables no solo de las pruebas de detección sino también del tratamiento, asegurando la disponibilidad de atención médica para el seguimiento y el control de las mujeres que resultan con el VPH.

Cómo sé que nuestra labor tiene impacto

Cuando nuestro equipo descubrió tres de los cuatro casos de cáncer cervical en una de las áreas que cubrimos, MINSA lo supo y ahora estamos ayudando a mejorar el cuidado que el organismo brinda a las mujeres. Nos hemos hecho cargo de muchos programas de capacitación del MINSA para personal administrativo y de enfermería a fin de ayudarlos a aprender lo que hace falta para hacer este trabajo. De modo que los efectos de nuestra labor son múltiples. En los próximos cinco o seis años nos vemos cubriendo la mitad oeste de Nicaragua y mejorando la salud y la vida de muchas más mujeres y familias.

Los próximos pasos de The Lily Project

Para el año 2022, The Lily Project tendrá 10 clínicas móviles de salud con capacidad para realizar pruebas de detección a 25,000 mujeres por año, y más de 250,000 jóvenes adolescentes participarán en alguno de nuestros programas educativos destinados a ayudarlas a entender y valorar su cuerpo, sus capacidades y sus oportunidades. Hace poco, un benefactor del proyecto nos donó una casa y una granja para un programa de sostenibilidad a fin de que las mujeres jóvenes puedan desarrollar las habilidades necesarias para cultivar, elaborar y vender productos orgánicos, creando ingresos sostenibles para ellas y para la organización.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.