Skip to content
 

Todo lo que deberías saber sobre los camarotes de los cruceros

Qué tener en cuenta si requieres más espacio, con ventana, balcón o interior.

Mujer mira hacia el mar, mientras está sentada en el balcón de un crucero.

Jeff R Clow/Getty Images

Todo lo que necesitas saber para encontrar la mejor litera.

In English | El camarote de un crucero puede parecer una flotante habitación de hotel, pero hay una gran diferencia. Tu camarote es la base para tus vacaciones y, si no se ajusta a tus necesidades, puede arruinarte el viaje. Eso no significa que tengas que pagar por una habitación grande y costosa con vistas al mar y un balcón. El camarote adecuado depende del tipo de crucero, el tipo de barco y tus preferencias personales. Debes seleccionar tu camarote al hacer la reservación, por lo que es importante que te tomes el tiempo para considerar de antemano qué es lo mejor para ti.

Un buen agente de viajes que se especialice en cruceros puede ayudarte a analizar tus opciones, pero también es conveniente saber lo básico.

Cabina de un crucero con ventana y cama doble.

Pavel Losevsky/Getty Images

Puede que disfrutes de una vista del agua desde tu camarote.

¿Interior o exterior?

Los camarotes interiores, las habitaciones más pequeñas y menos costosas, pueden ser una opción ideal. Si tu viaje incluye muchas paradas en el puerto y actividades a bordo, de todos modos no pasarás mucho tiempo en la habitación. Y las compañías de cruceros como Royal Caribbean y Disney han añadido ingeniosamente portillas y balcones "virtuales" a algunas cabinas interiores. Estas pantallas de video de alta resolución muestran la vista real del exterior, dando una impresión bastante convincente de que tienes una ventana al mundo.

En cuanto a los camarotes exteriores de verdad, no todos son iguales. Algunas ventanas están obstruidas por botes salvavidas u ofrecen vistas poco inspiradoras de las rejillas de ventilación o de las cañerías. La mayoría de las líneas te lo avisarán al hacer la reservación, pero, si tienes alguna inquietud, pregunta. Y recuerda, los portillos de los cruceros no se abren, así que no ofrecen brisas marinas. 

La ubicación es lo más importante

Quizás la consideración más importante es la posición del camarote. Las embarcaciones grandes pueden tener más de una docena de pisos, lo que significa subir muchos escalones o esperar un ascensor cada vez que sales del camarote. Consulta un plan de cubierta para calcular la distancia de las áreas de comedor, entretenimiento y piscina donde pasarás la mayor parte del tiempo. Si te mueves con facilidad, la caminata puede ser bienvenida. (Hay muchas oportunidades para comer en los cruceros). Pero, si tienes problemas de movilidad, podría ser una preocupación. Comprueba también lo que hay arriba y abajo. Si tu camarote está directamente debajo de un club nocturno, sentirás el golpeteo de los altavoces todas las noches. 

Otra preocupación es el mareo. Si te mareas fácilmente, un camarote en la cubierta inferior en el medio del barco será más estable. Por último, considera el itinerario. ¿Harás un viaje hacia el norte, a Alaska? Los camarotes exteriores en el lado de estribor (derecha), se venden más rápido porque ofrecen vistas a la costa. ¿Viajas hacia el sur? Querrás estar a babor.    

Mesa y silla en el balcón de un crucero.

Shutterstock

Los camarotes con balcón son más costosos, así que asegúrate de usarlo.

¿Con o sin balcón?

Puede ser encantador contar con una terraza, porque podrás empaparte en el paisaje desde tu habitación. Pero es más costoso, así que asegúrate de usarla. A menos que pases días en el mar, es probable que estés gran parte del tiempo en tierra firme. Y con todas las distracciones a bordo, hay quienes pasan la mayor parte del tiempo en las áreas públicas. 

Los balcones también pueden ser estrechos y ofrecen poca privacidad. "En las pocas ocasiones que reservamos un balcón, apenas lo usamos", cuenta Penny Reidy, que bloguea sobre viajes en ItchyFeetFamily.com.au. Y, en algunas líneas de cruceros, se permite fumar en los balcones. Es bueno saberlo si eres fumador y vale la pena notarlo si no lo eres, porque la mayoría de las terrazas ofrecen una separación mínima entre las cabinas vecinas.

En los cruceros fluviales, tener un balcón significa que tendrás menos espacio en el camarote, explica Tom Armstrong de Tauck, una compañía de viajes global. Es así porque el tamaño de un barco fluvial está limitado por el ancho de las esclusas del canal. Debido a que las naves no pueden tener balcones colgando del costado, el espacio viene del camarote.

Padre lee un libro a su hija mientras que la madre se cepilla el pelo en la cabina de un crucero.

Stewart Cohen/Getty Images

En general, los camarotes de los cruceros son ajustados, a menos que inviertas en una suite.

Camarote 2.0

Con la evolución de la industria de los cruceros, también han mejorado los camarotes, expresa Chris Gray Faust, de CruiseCritic.com. Los nuevos diseños pueden alojar a una familia extendida en suites más grandes y en habitaciones contiguas. Y las literas se han adaptado a la era digital, con actualizaciones tecnológicas como puertos USB junto a la cama, televisores de pantalla plana con películas a pedido y más tomas de corriente.

Independientemente de lo que elijas, espera cuartos pequeños. A menos que pagues por una suite, tu habitación probablemente medirá solo unos pocos cientos de pies cuadrados, incluido el baño. Pero hay más espacio del que podrías pensar: los camarotes están diseñados ingeniosamente con armarios empotrados, gabinetes y almacenaje debajo de la cama. Elizabeth Newcamp, del blog de viajes Dutch Dutch Goose, incluso sugiere traer ganchos magnéticos, que puedes fijar a las paredes metálicas. Una habitación donde te sientas cómodo te permitirá disfrutar de tus vacaciones en el mar.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO