Skip to content
 

10 consejos para ser un anfitrión exitoso de Airbnb o Vrbo

Lo que debes saber si estás pensando poner tu casa o habitación en alquiler a corto plazo.

Cartel de madera en la puerta de un dormitorio que dice en inglés be our guest

Kristen Prahl/Getty Images

In English

Hace una década, el exadministrador penitenciario Earl Huch y su esposa, Lois Eldred, tomaron la decisión de ser anfitriones de Airbnb.

"Acabábamos de hacer una renovación con dormitorio, baño y entrada separada", recuerda el jubilado de 84 años, quien vive en Catonsville, Maryland. "Queríamos ganar un poco de dinero extra", y alguien les comentó sobre Airbnb.

Ahora, las reservas de su unidad, a $75 la noche, están casi agotadas en Airbnb por lo que resta del 2022, gracias a viajeros que buscan habitaciones a un precio asequible en el área de Baltimore. Con su promedio de 4.76 estrellas (de un total de 5) en las valoraciones de sus huéspedes, Huch y Eldred han obtenido la designación de "superanfitrión" de Airbnb (otorgada, según la empresa, a "alguien que va más allá de sus tareas y es un ejemplo brillante de cómo debería ser un anfitrión").

Aumenta la demanda 

Cada vez más viajeros prefieren los alquileres vacacionales a los hoteles, especialmente en tiempos de COVID-19, cuando las precauciones abundan y el teletrabajo se realiza desde cualquier lugar. Ante esta demanda, son más los propietarios que buscan convertir su hogar, sus dormitorios desocupados o sus casas vacacionales en alojamientos de alquiler.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Muchos anfitriones son de edad avanzada. En el 2021, más del 30% de los "superanfitriones" eran mayores de 60 años, según Liz DeBold Fusco, vocera de Airbnb. "Los adultos mayores figuran entre nuestros anfitriones más apreciados", afirma la vocera, quien señala que el sitio Airbnb les genera ingresos que, en promedio, superan los $8,000 al año. En el sitio de alquileres Vrbo (anteriormente conocido como Vacation Rentals by Owner) también participan cada vez más anfitriones de edad avanzada. 

"Prevemos que esta tendencia continúe en el 2022, así que es un buen momento para considerar ofrecer un alquiler vacacional a fin de generar ingresos adicionales", apunta Alison Kwong, vocera de Vrbo.

"Las tarifas de alquiler se han disparado", dice Cindy Vinson (73 años), residente del área de San Francisco, cuyo condominio frente a una playa de Hawái está reservado a través de Vrbo hasta el final del 2022.

Según Vinson, ella ha podido financiar la compra de una casa vacacional cerca del lago Tahoe gracias a los ingresos que recibe alquilándola por medio de Vrbo cuando su familia no la ocupa. "De otra manera [las propiedades] no habrían estado a nuestro alcance", dice.

Cómo empezar

Los sitios web de Airbnb y Vrbo orientan a los propietarios a lo largo del proceso de crear un anuncio gratuito, fijar tarifas y subir fotos. Se recomienda usar en tu anuncio una descripción atractiva —por ejemplo, "Refugio a orillas del lago" o "Condominio cerca de todo"—, indicar los detalles y las características especiales de la propiedad, y establecer las reglas de la casa. (Si pones un anuncio en Airbnb, podrás consultar con superanfitriones para que te den consejos como expertos). 

Normalemte, Airbnb cobra una tarifa de reserva del 3%, y Vrbo ofrece al anfitrión la opción de pagar $499 al año por alquileres ilimitados o un 8% por cada reserva.

Hombre saludando a una pareja joven en el porche de su casa

svetikd/Getty Images

Vrbo —a diferencia de Airbnb— no permite anunciar espacios compartidos, y en su sitio se anuncian unos 2 millones de unidades en todo el mundo, en comparación con los 7 millones anunciados en Airbnb.

En los demás aspectos, las dos plataformas son muy similares: ambas ofrecen un seguro de responsabilidad civil de hasta $1 millón sin ningún costo adicional, calendarios digitales para llevar un control de las reservas y líneas telefónicas disponibles a toda hora para atender a anfitriones y huéspedes. Además, Airbnb empezó recientemente a ofrecer, de forma gratuita, un seguro de $1 millón para cubrir los daños materiales ocasionados por personas o mascotas. Ambos sitios también permiten el intercambio seguro de mensajes electrónicos entre propietarios y posibles huéspedes.

Puedes anunciar un alojamiento de alquiler en otros sitios, entre ellos TripAdvisor (en su sección de casas vacacionales de alquiler —en inglés—) y Houfy. También existe Plum Guide (en inglés), un sitio exclusivo que evalúa cada propiedad antes de aceptarla. Muchos anfitriones publican anuncios en múltiples sitios para llegar a un mayor número de posibles huéspedes.

Toma cuenta diferentes factores

Si no quieres lidiar con las reservas ni con las exigencias de los huéspedes, puedes contratar a un administrador de propiedades. Este podría ser una agencia inmobiliaria local o una empresa grande especializada en la gestión de alquileres vacacionales, como Vacasa, que —a cambio de una tarifa— se encarga de alquilar la unidad, gestionar las estancias y realizar la limpieza entre un huésped y el siguiente.

Si no usas una empresa de administración de propiedades, tendrás que hacer la limpieza tú mismo o contratar a alguien para que la haga después de cada huésped. 

Y ten en cuenta que se corren ciertos riesgos al ser anfitrión de alquileres a corto plazo. A muchos propietarios les ha tocado vivir alguna que otra pesadilla, desde fiestas desenfrenadas hasta los estragos causados por mascotas prohibidas. Jenny Krones, de 38 años, anfitriona en Austin, Texas, nos cuenta acerca de una huésped que le robó unos muebles y permitió que su gato orinara en toda la casa, por lo cual tuvo que realizar grandes reparaciones.

Una mano sostiene un juego de llaves y otra mano las recibe

andresr/Getty Images

Consejos para el éxito

Una vez que te animes a ser anfitrión, puedes tomar ciertas medidas para reducir los riesgos y aumentar las probabilidades de que tus huéspedes queden satisfechos.

1. Haz que tu propiedad luzca lo mejor posible. Sube el mayor número posible de fotos de alta calidad para sacar a relucir sus puntos fuertes. No estaría de más publicar una docena de fotos. Las personas quieren visualizarse como huéspedes en ese espacio. Airbnb, Vrbo y otros sitios ofrecen ayuda en este sentido.

2. Para llegar a un público más amplio, pon anuncios en múltiples sitios. Si bien eso podría resultar complicado, hay programas informáticos que ayudan a gestionar las reservas recibidas de diversos sitios. Por ejemplo, Host Tools (en inglés) cobra entre $8 y $12 al mes por sincronizar los calendarios de alquileres, enviar a cada huésped un mensaje de bienvenida y el código para abrir la puerta, y permite comunicarse por mensaje de texto con el personal de limpieza. Guesty (en inglés) ofrece un servicio similar.

3. Asegúrate de que la unidad esté en buenas condiciones para recibir huéspedes. Por ejemplo, es importante que las cerraduras sean fáciles de usar, que los colchones y las almohadas sean cómodos, que la ropa de cama y las toallas sean de buena calidad y que los electrodomésticos, la calefacción y el aire acondicionado, los televisores y los sistemas de audio funcionen bien. Pon la casa en orden. Recuerda que compites con muchas otras propiedades y que cada vez más huéspedes buscan una "experiencia excepcional, que sea mejor que su propia casa", afirma Kate Shaw (38 años), superanfitriona en California. Las cerraduras digitales permiten que los huéspedes ingresen al alojamiento por cuenta propia, aunque muchos anfitriones prefieren conocerlos en persona. El anfitrión debe divulgar cualquier uso de monitores de ruido o cámaras de seguridad en los espacios públicos o en las entradas (estos aparatos pueden usarse para verificar el cumplimiento de las reglas, pero este tipo de intromisión podría ahuyentar a los posibles huéspedes).

4. Respeta las normas locales sobre los alquileres a corto plazo. Podría ser necesario obtener un permiso o aprobar una inspección. Si la unidad se encuentra en un edificio de apartamentos, averigua si se permite alquilarla para estancias cortas. No pidas que tus huéspedes suban sigilosamente por el ascensor de servicio o que finjan que visitan a amigos.

5. Establece las reglas de la casa. Si se trata de un espacio compartido, deja claro si el huésped puede usar la cocina, la lavadora y secadora, y otros espacios comunes. Tal vez no quieras que en tu casa se hagan fiestas de despedida de soltero o que se enciendan velas. Quizás prefieras que los huéspedes saquen la basura antes de que se vayan. Indica claramente si vas a proporcionar sábanas y toallas.

6. Ten mucho cuidado a la hora de aceptar huéspedes. Habla de antemano con ellos por teléfono o pídeles que envíen una imagen de su identificación. O tal vez puedas buscarlos por Google. En algunos sitios, los anfitriones evalúan a los huéspedes y los demás anfitriones pueden ver las reseñas. Según Krones, un huésped con evaluaciones negativas no puede reservar automáticamente sus propiedades. La anfitriona Cindy Vinson, por su parte, lleva una lista de exhuéspedes problemáticos y que ya que no volverá a recibir.

7. Comunícate con tus huéspedes antes, durante y después de su estancia. Eso ayuda mucho a confirmar su satisfacción y a resolver cualquier problema. Vinson llama personalmente a sus huéspedes tras su llegada para asegurarse de que todo esté bien. Si hay algún problema, lo atiende enseguida. El auge del alquiler de casas tiene la desventaja (desde la perspectiva del anfitrión) de que los huéspedes se han vuelto más exigentes, señala Vinson.

8. Deja un cuaderno o carpeta que contenga las reglas de la casa, los datos de contacto para emergencias y algunos consejos para la administración de la propiedad. Esta información debería incluir las instrucciones para el uso de la calefacción y el aire acondicionado, así como las contraseñas de la red wifi. Incluye números telefónicos para que el huésped pueda comunicarse contigo, con tu empresa de administración de propiedades o con una persona responsable a nivel local. Para un toque especial, puedes ofrecer sugerencias de tus restaurantes, tiendas y atracciones locales favoritos.

9. Establece un ambiente acogedor. Por ejemplo, podrías dejar una canasta de regalo que contenga refrigerios, frutas, chocolates o una botella de vino. Además, a los huéspedes les gusta encontrar la cocina equipada con cafetera, una variedad de ollas, sartenes y utensilios, así como condimentos y productos básicos como aceite y vinagre, especias, azúcar, papel higiénico, bolsas de basura, detergente de ropa y toallas de papel. Y para un bonito detalle, puedes dejar copas de vino y un sacacorchos.

10. Pide a tus huéspedes que dejen una reseña si su experiencia fue positiva. Las reseñas son importantes para atraer futuros clientes. La evaluación que le dan a la propiedad es lo primero que toman en cuenta los posibles huéspedes.

Kitty Bean Yancey, quien fue subdirectora editorial de USA Today, es redactora de viajes. Ha ganado varios premios Lowell Thomas de la Sociedad de escritores de viajes de Estados Unidos (Society of American Travel Writers).