Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Consejos de Carmen Dominicci para empacar la maleta de viaje Skip to content
 

10 técnicas para empacar tu maleta como un trotamundos

Aplica estos consejos en tu próxima aventura o en la vacación con tu familia.

Persona termina de empacar su equipaje de viaje.

Tatomm/iStock

¿Empaqué suficiente? ¿Empaqué demasiado? Son preguntas que a menudo nos hacemos delante de nuestra compañera de viaje, la maleta, como si esta nos pudiera contestar. La agonía es comprensible, porque una vez que cerramos esa maleta, ¡lo que se quedó, se quedó!

Lo cierto es que no importa cuánto hayas anhelado el viaje, empacar maletas es una de las tareas más temidas de los viajeros. Por eso, no es raro que, sabiéndome trotamundos, tantos me pidan consejos sobre cómo empacar. Luego de embalar cientos de maletas a través de los años (nefastas, gloriosas, y hasta ordinarias), he comprobado que me funcionan estas 10 técnicas infalibles.    


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Anota, empaca y coteja

Pocas cosas irritan tanto como el que un olvido nos obligue a comprar artículos que ya tenemos en casa. No te apoyes totalmente en tu memoria, haz una lista de lo que necesitarás y revísala antes de viajar. Los pilotos tienen una lista de todos los botones que tienen que apretar, ¿por qué te vas a arriesgar a olvidar empacar algo? Anota, empaca y coteja.

No empaques de más

¿Cuántas veces al regresar de un viaje te sorprendes desempacando cosas que nunca usaste? Esto es señal clara de que empacaste demasiado. La verdad es que cuando viajamos, no necesitamos de tanto. Es una ecuación simple: ropa adecuada para el clima, calzado cómodo para tus excursiones, artículos de higiene y ¡vámonos!

Escoge tus colores

Nada me simplifica más los viajes que adherirme a unos pocos colores cuando selecciono lo que voy a empacar. Al comprometernos con una paleta de colores neutrales, como negro y gris o blanco y crema, reducimos la necesidad de llevar tantas piezas, pues combina todo. Esto es universal y se aplica a todos los miembros de la familia.

Disfraza la rutina de vestirte con los mismos colores añadiendo accesorios de colores brillantes como collares, bufandas o gorras.  

Planifica tus combinaciones

¿Deseas eliminar la preocupación de qué te pondrás cada día del viaje? Coordina tus combinaciones completas antes de empacarlas y, luego, tómales una foto. Así, tendrás en tu teléfono un programa visual de opciones de tu vestuario.

Una vez que hayas combinado tu ropa, enrolla los conjuntos individualmente como si fueran tubos. De esta forma evitarás los arranques de olvido, como el “¿dónde puse la blusa que me iba a poner con esto?” Además, esta técnica evita que se arruguen. Para tus hijos, puedes hacer lo mismo, pero quizá no necesites tomar fotos.

Carmen Dominicci muestra cómo quedó empacada su maleta de viaje.

Cortesía de Carmen Dominicci Trotamundos

Divide y vencerás

Dividir tu maleta te ayudará a encontrar lo que buscas y a mantenerla organizada. Usa fundas de tela para clasificar tus piezas por categoría (ropa interior, accesorios, medias, zapatos). Los cubos para empacar son muy útiles e higiénicos y te permiten mover tu ropa de la maleta a la gaveta y viceversa, en un dos por tres. Esto es muy conveniente cuando nuestro viaje incluye cambios frecuentes de hotel.  

Deja un espacio vacío

Resiste la tentación de llenar ese espacio que aún queda disponible en tu maleta. Aprovéchalo para colocar ahí un bulto y varias bolsas plásticas. Cuando vengas de regreso podrás utilizar el bulto para proteger tus compras (¡claro que irás de compras!) y las bolsas para echar tu ropa sucia o mojada.

Empaca tu farmacia

No olvides empacar los medicamentos que tomas o crees que podrías necesitar durante tu viaje, especialmente aquellos que requieren receta médica para adquirirlos. Quedarte sin un medicamento esencial en un país extranjero podría arruinar no solamente tus vacaciones, sino también el de tus compañeros de viaje.  

Mantén los líquidos bajo control

Nadie quiere comenzar las vacaciones con la ropa cubierta de acondicionador de cabello, producto de un monumental derrame en la maleta. Protege tu ropa de estos accidentes cerrando bien los envases líquidos y poniendo el neceser dentro de una funda plástica con cierre.

No olvides tu “salvavidas”

Me refiero a tu equipaje de mano. No importa cuánto hayas empacado en tu maleta, no debes viajar sin una pequeña maleta de mano. Aquí vas a empacar todo lo que no puedes arriesgarte a perder, como: joyas, cámara, tabletas, laptop, cargadores, adaptadores de enchufe, itinerario impreso, medicamentos recetados y una muda completa de ropa. Esto último te sirve en caso de que necesites cambiarte al llegar al hotel y tu habitación no esté lista; o, peor aún, si la aerolínea pierde tu maleta, tendrás con qué defenderte y ganarás tiempo hasta que aparezca tu maleta o vayas de compras.  

Extra útiles

Empacar un sarong es muy conveniente para las mujeres. Puedes usarlo para abrigarte del frío en el avión, para cubrir tu traje de baño o para cubrirte en lugares religiosos donde se requiere un vestuario modesto.

Algo que tampoco debes dejar de empacar es una báscula portátil. Esto te permitirá monitorear el peso de tu maleta durante el viaje y evitar recargos sorpresivos por sobrepeso en el aeropuerto.   

En fin, cada viaje es mundo y quizás solo algunos de estos consejos se apliquen a tu próxima aventura. Aun así, espero que te ayuden a mejorar la calidad de la experiencia de empacar para que tus viajes sean más placenteros.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.