Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

¿Fue un caso de discriminación por edad?

Pon a prueba tus habilidades legales en juicios que están afectando la vida de las personas mayores.

Ilustración de dos abogados argumentado en una corte.

WILLIAM J. HENNESSY JR.

In English | Todos los días, las personas mayores luchan por sus derechos en todo tipo de asuntos, desde las viviendas para adultos mayores hasta las disputas tutelares de posibles herederos que discuten sobre una propiedad cuando no hay testamento. A menudo, los resultados son sorprendentes. Esta es tu oportunidad de poner a prueba tus habilidades legales y jugar a ser juez y jurado en casos reales. Y recuerda que, aunque algunos de estos veredictos son llamativos, lo que sigue es —juramos— la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

¿Víctima de discriminación por edad o ladrón de alacena?

La situación: un año antes de cumplir los 65, Bobby Nickel dice que lo forzaron a dejar su trabajo como gerente de instalaciones en Staples en La Mirada, California, después de, según él, soportar bromas relacionadas con la edad por parte de personas en cargos más altos quienes con frecuencia se referían a él como un "viejo chocho" y un "caballo viejo". Nickel, quien había sido contratado 9 años antes por una agencia externa que típicamente paga más de lo que reciben los empleados contratados por Staples, cree que los empleadores estaban resentidos porque ganaba más y lo despidieron, al igual que a otros empleados mayores. La compañía respondió que Nickel fue despedido por robar de la cafetería de la oficina a la hora del almuerzo y después de las horas de trabajo, y que incluso había admitido haber tomado tres refrescos y un pimiento.

El caso: Nickel demandó a Staples sobre la base de discriminación por edad, acoso, represalias y difamación. Los demandados alegaron que no había pruebas suficientes de discriminación y que, en cualquier caso, Nickel, al llevarse alimentos y refrescos, simplemente había violado la política antirrobo de tolerancia cero de Staples, por la que también habían sido despedidos varios empleados más jóvenes.

En febrero del 2014, el tribunal superior de Los Ángeles otorgó a Nickel, tras una apelación, $16 millones por daños compensatorios y punitivos. Varios empleados mayores de Staples alegaron en el juicio que ellos también se sintieron presionados a abandonar sus empleos a causa de discriminación o represalias. Uno de ellos inclusive describió haber recibido burlas por pedir adaptaciones que necesitaba tras un derrame cerebral. Después de su despido, Nickel no pudo encontrar trabajo en California y se vio obligado a mudarse a Idaho. Empezó a mostrar señales de depresión, ansiedad, aumento de peso, y lo que su esposa llamó un "espíritu quebrantado", lo cual dejó "apenas la sombra de lo que era antes". En cuanto a la afirmación de robo, era más bien una mala broma: Staples le llamó la atención a Nickel por tomarse tres bebidas fuera de horario (las cuales, según admitieron funcionarios de la empresa, pagó después) y comerse el pimiento de una ensalada que se había caído al piso mientras evaluaba si los refrigeradores funcionaban correctamente. Nickel testificó que posteriormente pagó la enorme cantidad de 68 centavos por el pimiento.

¿Cuál es la lección? "Si crees que te están agraviando, no te rindas", señala Michael DeLaney, abogado certificado especializado en derechos de adultos mayores e integrante de la junta directiva de la National Elder Law Foundation. "Puede que muchas personas se rindan, pero Nickel intuyó que existía la intención de deshacerse de las personas mayores —a quienes les pagan más— para sustituirlos con empleados más jóvenes, y él defendió lo correcto".

 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO