Skip to content
 

Nuevas reglas para las cartas de presentación

Sigue estas reglas sobre qué decir al redactar una carta de presentación eficaz. Si no haces caso, es tu responsabilidad.

Hombre sentado en una silla roja con decenas de hojas de papel en el aire, quizás aprendiendo las nuevas reglas de la carta de presentación.

ISTOCKPHOTO

Una búsqueda de empleo satisfactoria depende de una buena carta de presentación, entérate de las nuevas reglas para redactarla.

In English |  Si no has redactado una carta de presentación en 10 años y no sabes los cambios radicales que ha tenido, sería mejor que usaras una tablilla de piedra para escribir la próxima. En la era de software para hacer seguimiento a los solicitantes y de solicitudes de trabajo enviadas por correo electrónico, todo sobre las cartas de presentación efectivas ha cambiado (desde el tono y el contenido, hasta el propósito y la importancia).

El incremento de los listados de empleo y los sistemas de solicitud en línea ha hecho que las cartas de presentación ya no sean una herramienta fiable de autopromoción (al menos por internet). Si la computadora rechaza tu currículo, también rechazará la carta que hayas subido. Incluso si tu currículo logra llegar al proceso de selección, puede que la persona que lo lea ni se moleste en leer la carta de presentación. Sería un documento secundario en ese momento, no el que capte la atención. “Con los sistemas en línea, las cartas de presentación algunas veces se leen y otras no”, dice Lindsay Barbarino, líder del equipo de servicios de currículo de RiseSmart, un servicio de transición profesional en San José, California. “Pero las cartas de presentación son muy eficaces cuando se leen. Pueden inclinar la balanza”.

Si bien las cartas de presentación que se suben en internet suelen pasarse por alto, las que se envían por correo electrónico casi siempre se leen. “Copiar el texto en el cuerpo del mensaje es la nueva carta de presentación; es la primera impresión”, señala Chris Lawson, director ejecutivo de Eli Daniel Group, una pequeña firma de Allen (Texas) especializada en contratación. Si puedes enviar tu solicitud por correo electrónico directamente al gerente de contratación, tu carta de presentación será tu aliada más poderosa para lograr que te llamen a una entrevista.

Las siguientes son cinco reglas para redactar una carta de presentación eficaz (y para que alguien la lea):

Olvídate de ti, aprende sobre ellos. El currículo incluye tu experiencia, logros y habilidades; la carta de presentación debe mostrar por qué son pertinentes para un empleo determinado y para los objetivos de la compañía. Antes de escribir la primera palabra, lee sobre la compañía y la industria para que puedas hacer referencias con conocimiento de causa en la carta de presentación. “Busca la página web de la compañía, ¿qué está haciendo en el mercado?, busca quién es su competencia”, aconseja Donna Shannon, asesora profesional de Lakewood, Colorado, y autora de Get a Job Without Going Crazy: A Practical Guide to Your Employment Search. Shannon recomienda buscar información sobre la compañía en ZoomInfo y Manta, sobre tendencias de contratación en Glassdoor, y sobre el gerente de contratación y otros empleados de la compañía en LinkedIn.

Dale prioridad a las necesidades de la compañía. Las cartas de presentación eficaces deben ser cortas (aproximadamente de tres párrafos), por lo que debes mostrar lo que sabes sobre la actividad de la compañía lo más pronto posible. “Las primeras líneas deben dar la impresión de que conoces la posición que estás solicitando y por qué la estás solicitando”, afirma Lawson. No comiences con “Estoy interesado(a) en solicitar la posición de…” ni con “Busco una posición con gran potencial de crecimiento”. No te enfoques en tus intereses. En su lugar, di algo como “Su necesidad de un líder de equipo que entienda de finanzas coincide perfectamente con mi decisión de renunciar a mi empleo actual”, aconseja Shel Horowitz, consultor de mercadeo, y escritor de currículos y cartas de presentación de Hadley (Massachusetts). “Lo que les puedas ofrecer está por encima de lo que tú quieras”, dice. “Estás promocionando tu capacidad para ayudarlos”. Incluye datos que hayas averiguado en tu búsqueda: menciona la incursión de la compañía a los mercados asiáticos, su próxima fusión o sus adquisiciones de cuenta recientes.

Ten cuidado con tus palabras. El software de seguimiento de los solicitantes de empleo busca palabras clave en los currículos y las cartas de presentación que concuerden literalmente con la descripción de la posición publicada por el empleador. Por lo tanto, la carta que subas a internet debe incluir tantas de esas palabras como sea posible. “Usa exactamente las palabras que usen”, dice Horowitz. El software identifica las palabras exactas y similares, pero entre más coincidencias, mejor. Sin embargo, cuando le envíes la solicitud directamente a un gerente de contratación, no puedes repetir como un loro sus palabras exactas, dice Horowitz: “si es una persona, parafrasea lo que quieren (los mismos puntos, pero en otras palabras) de forma en que se respete su inteligencia”.

No te preocupes si no eres Cervantes. Las cartas de presentación eficaces necesitan ser claras, no creativas. No son una prueba de tus habilidades narrativas; según Lawson, incluso puedes usar viñetas para hacerte entender. Si muestras que hiciste la tarea, que entiendes la posición y que tienes las habilidades específicas para satisfacer las necesidades particulares del empleador, has escrito una buena carta. Está bien mostrar tu opinión y personalidad, siempre y cuando no interfiera con lo que realmente tratas de comunicar: qué puedes hacer por la compañía.

Conoce los aspectos prácticos. Las cartas de presentación se han vuelto menos formales y más personales, tal vez porque se envían por correo electrónico o por internet. Esto es lo que se debe decir en una carta de presentación y cómo decirlo:

Asunto: nombre de la posición.

Saludo: “Estimado(a) gerente de contratación”, o si tienes el nombre exacto, “Estimado(a) señor(a) de tal”.

Primer párrafo: haz coincidir lo que sabes sobre las necesidades de la compañía con tus habilidades, fortalezas y experiencia. Menciona lo que puedes hacer para ayudar.

Párrafo(s) del medio: explica cualquier cosa de tu currículo que pueda generar preguntas (como por qué renunciaste a tu trabajo anterior en menos de un año o por qué buscas cambiar de carrera). También puedes ofrecer ejemplos más específicos de cómo tu experiencia coincide perfectamente con sus requisitos. “Incluye una anécdota que te haga ver como alguien que soluciona problemas”, aconseja Horowitz. “Luego añade, 'me encantaría hablar de esto en más detalle en una entrevista'. Sin embargo, recuerda que lo importante son ellos, no tú; por lo tanto, evita hacerte demasiada publicidad. No exageres en los detalles, no conviene concentrarse minuciosamente en un solo detalle”, señala Shannon.

Último párrafo: di cómo contactarte: dirección de correo electrónico, número telefónico y horario para llamarte. Si piensas que el salario es un factor decisivo, puedes incluir tus expectativas de salario para ahorrarle a todos el tiempo y las molestias de enterarse más adelante.

Cierre: “Espero escuchar pronto de usted”.

Sigue estas instrucciones al pie de la letra para una carta de presentación eficaz. Si las instrucciones de la solicitud indican subir una carta de presentación, hazlo (incluso si también la vas a enviar en el cuerpo del mensaje por correo electrónico). No hacerles caso a las reglas para las cartas de presentación es la forma más rápida para que te rechacen la carta y a ti también.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO