Skip to content
 

Cómo mejorar tu postura durante la pandemia

Es hora de reconsiderar la distribución de tu oficina.

Ilustración de una mujer trabajando en su oficina desde casa

ILLUSTRATION BY ANUJ SHRESTHA

In English

Tus hábitos de postura durante la pandemia podrían afectarte sin siquiera darte cuenta.

Hacer largas llamadas en conferencia desde la mesa de la cocina o usar tu sillón reclinable como estación de trabajo puede causar dolor; rigidez; y, con el tiempo, lesiones. A medida que muchos de nosotros comenzamos a regresar a la oficina, es un buen momento para reevaluar tu espacio de trabajo.

Posiciona correctamente el monitor de tu computadora

El borde superior de la pantalla debe colocarse exactamente al nivel de los ojos, dice Susan Kotowski, profesora adjunta de la Facultad de Medicina de University of Cincinnati. Si está demasiado bajo, te encorvarás y esto causará dolor en el cuello. Si usas dos monitores, coloca el monitor más utilizado directamente delante de ti.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Mejora tu iluminación

Los ojos de los adultos mayores necesitan más luz que los de las personas jóvenes. Kotowski recomienda usar iluminación específica: una luz individual, como una lámpara de lectura o de escritorio, para que puedas iluminar un área específica.

Ponte de pie

Probablemente hayas oído que estar sentado es malo para tu salud. Entonces, ¿es mejor un escritorio para trabajar de pie? Sí y no.

En un estudio, la mitad de los participantes padecieron dolor lumbar después de trabajar de pie en un escritorio ergonómico durante dos horas consecutivas. Una mejor estrategia es cambiar de postura cada 30 minutos aproximadamente, alternando entre estar de pie y sentado.

Ajusta tu silla

Es probable que tu silla de oficina tenga altura ajustable, apoyabrazos y soporte para la espalda. Para encontrar la configuración ideal, haz lo siguiente:

  • Siéntate con la espalda completamente apoyada en el respaldo de la silla.
  • Ajusta la altura del asiento para que los pies estén planos sobre el suelo. Las rodillas, los pies y los tobillos deben estar en un ángulo de 90 grados.
  • Mueve los apoyabrazos para que los codos formen un ángulo de 90 grados con tu escritorio. Si vas a trabajar a distancia por un tiempo más, considera invertir en una silla de oficina que te permita mantener la postura descrita.

Elige la altura adecuada para el escritorio

Al sentarte en tu silla en tu lugar de trabajo, deberías poder mantener cómodamente los ángulos de 90 grados mencionados anteriormente. Si tu escritorio es demasiado alto, utiliza un taburete ergonómico debajo del escritorio para apoyar los pies. Si es demasiado bajo, usa elevadores de muebles para aumentar la altura.

Reposiciona el teclado

Invierte en una bandeja de teclado que se sujeta al borde del escritorio y mantiene el teclado en una posición más ergonómica. Escribir a la altura del escritorio puede causar un estrés innecesario en el cuello y en la zona lumbar.

Jessica Migala ha escrito para Prevention, Marie Claire y más de otras 30 revistas.