Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Consejos para evitar el síndrome del árbol de Navidad Skip to content
 

¿Qué es el síndrome del árbol de Navidad?

Sigue estos consejos para evitarlo.

Mujer estornudando cerca de un árbol de Navidad.

Istock

La Navidad es una de las épocas del año más esperadas. Con ella llegan las reuniones familiares y las fiestas y, ¡hay que decorar la casa! Mientras algunos reciclan el árbol plástico y los adornos de antaño, para otros es indispensable comprar un árbol natural…  ese aroma a pino fresco no tiene precio, ¿verdad? Pero, ¡cuidado! porque cuando traes a la casa un pino o una corona natural le estás abriendo las puertas a los mohos y el polen que habitan en ellos y exponiendo a tu familia a los residuos de los fertilizantes con que estos árboles fueron rociados durante su crecimiento. Los pequeños microorganismos que viven en estas coníferas comienzan a flotar dentro de la casa y podrían desatar alergias o lo que han denominado “el síndrome del árbol de Navidad”.

Los síntomas a los que debes estar atento, según los expertos de la American Family Care (en inglés), son:

  • Ataques de asma severos
  • Fatiga
  • Congestión nasal

Estos síntomas pueden comenzar a manifestarse inmediatamente, o hasta pasadas dos semanas después de haber instalado el árbol o corona.

Según un estudio realizado por la State University of New York, el 70% de los mohos que se encuentran en los árboles de Navidad desencadenan algún tipo de reacción alérgica. Así que si en estos momentos sientes picazón en los ojos, congestión nasal o fatiga, no culpes únicamente al cambio de clima y mira a tu alrededor a ver si has compartido en espacios cerrados con pinos naturales.

¿Hay algo que podamos hacer para evitar las alergias y aun así disfrutar de la tradición? La American Christmas Tree Association (en inglés) te da algunos consejos para minimizar el impacto de alérgenos, pero también explica que si hay personas que padecen problemas respiratorios lo mejor es evitar el árbol de Navidad. Los árboles artificiales también pueden ocasionar alergias debido al polvo que acumulan durante el tiempo que permanecen guardados. Veamos qué hacer:

Si el árbol es natural:

  • Utiliza guantes y camisa de mangas largas cuando vayas a manipularlo para que evites irritaciones en la piel.
  • Lava el árbol con abundante agua antes de entrarlo a la casa, esto ayudará a eliminar la mayor cantidad de polen y moho. Antes de lavarlo podrías sacudirlo bien o someterlo a la presión de aire de una de esas herramientas que se utilizan para soplar o barrer las hojas. Después de lavarlo lo ideal sería dejarlo secar a la intemperie por algunos días para evitar que el moho se reproduzca.
  • Evita dejar el árbol de Navidad dentro de la casa por más de siete días.

Si el árbol es artificial:

  • Guárdalo en un lugar seco y envuélvelo bien para evitar que acumule polvo.
  • Límpialo bien, con un paño húmedo, antes de adornarlo. No olvides sacudir y limpiar bien los adornos.
  • No abuses al rociarlo con el spray que simula nieve, estos aerosoles contienen químicos que pueden irritar los ojos, la nariz e incluso los pulmones.

¿Eres alérgico a los pinos y árboles de Navidad en general? ¿Qué medidas tomas para sobrevivir durante esta época? Cuéntanos en el área de comentarios.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO