Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

¿Sabías que algunas infecciones pueden causar cáncer?

Cómo afectan el cáncer del cuello del útero, del hígado y del estómago a los hispanos mayores.

Infecciones pueden provocar cáncer

SCIENCE SOURCE

Recuerdo mucho que en la época en que empecé mi adiestramiento en oncología médica en el Instituto Nacional del Cáncer de Lima en 1980, era casi un sacrilegio pensar que el cáncer podía ser causado por una infección. ¡Cuánto ha pasado en estos 34 años! En la actualidad, se sabe que ciertos tipos de cáncer, tales como el del cuello del útero, del hígado y del estómago, podrían ser causados por un agente infeccioso.

Lo más preocupante es que los tipos de cáncer relacionados con una infección son más comunes en las personas hispanas mayores de 50 años que viven en Estados Unidos. Al respecto, un estudio reciente del Institute for Health Promotion Research, University of Texas Health Science Center en San Antonio, Texas, encontró que los hispanos que viven en el sur de Texas presentan las tasas más altas de incidencia de cáncer del hígado en todo Estados Unidos.

En los últimos 20 años se ha descubierto que ciertas infecciones crónicas pueden llegar a causar mutaciones del ADN y por tanto producir cáncer en personas susceptibles. Los cánceres relacionados con una infección son los siguientes:

Cáncer del cuello del útero: esta enfermedad es casi dos veces más frecuente en las mujeres hispanas, si comparamos con las mujeres de otros grupos étnicos y raciales en Estados Unidos. Por razones aún desconocidas, los virus del papiloma humano (VPH) son más propensos a causar cambios genéticos en las células del cuello uterino de las mujeres hispanas y provocar cáncer. Esos cambios pueden ser encontrados precozmente ya sea con la prueba de citología o la del virus VPH.

Estas son las recomendaciones de la Sociedad Americana Contra el Cáncer para la detección temprana del cáncer del cuello del útero:

  • El examen de citología debe empezar a hacerse después de los 21 años.
  • Entre los 21 y 29 años, la citología puede hacerse cada 3 años y la nueva prueba del HPV no debe hacerse a esta edad, a no ser que la mujer tenga una citología anormal.
  • Las mujeres entre 30 y 65 años pueden hacerse la citología cada 3 años o alternativamente, pueden hacerse una citología y una prueba de VPH cada 5 años.
  • Las mujeres mayores de 65 años que hayan tenido exámenes regulares negativos ya no deben hacerse la citología. Las mujeres que tengan historia de una anormalidad pre cancerosa, deben hacerse exámenes por los próximos 20 años después de tratada la anormalidad, incluso después de los 65 años.
  • Las mujeres que no tengan útero (histerectomía) no deben hacerse la prueba.
  • Las mujeres vacunadas contra el virus del papiloma humano (VPH) deben seguir haciéndose la prueba de acuerdo a las recomendaciones arriba expuestas, según su edad.

Cáncer del estomago: en Estados Unidos, donde la enfermedad no es muy común, no es recomendable hacer pruebas de detección precoz. En cambio en Japón, país en el que la enfermedad es muy frecuente, se realiza la gastroscopia de manera preventiva para detectar la enfermedad en una etapa temprana.

Las siguientes son las recomendaciones de la Sociedad Americana Contra el Cáncer para reducir el riesgo de sufrir cáncer de estómago:

  • Consumir abundantes frutas, verduras de colores y alimentos ricos en antioxidantes.
  • No fumar cigarrillos porque el riesgo de presentar cáncer en la zona de la boca del estómago (cerca a la unión con el esófago) es mayor en los fumadores.
  • Tratar la enfermedad péptica ulcerosa producida por Helicobacter pylori y acudir al médico si se presentan síntomas tales como ardor de estómago, indigestiones frecuentes y vinagreras. El 90% de las úlceras del duodeno y el 80% de las úlceras del estómago son producidas por la infección por el H. pylori y esta se puede curar con un tratamiento de antibióticos por dos semanas.

Con relación al cáncer del hígado, se estima que 3.2 millones de norteamericanos tienen hepatitis crónica C, (una condición que puede llevar al cáncer del hígado. En ausencia de una vacuna, se recomienda que las siguientes personas deben pedirle a su médico que investigue si tienen la enfermedad:

  • Haber nacido entre 1945 y 1965
  • Haber tenido tratamiento por coágulos en las venas antes de 1987
  • Haber recibido trasfusión de sangre o trasplante de órgano antes de julio de 1992
  • Estar recibiendo tratamiento de hemodiálisis durante largo tiempo
  • Trabajar con pacientes 
  • Estar infectado con el virus VIH

De encontrarse que la persona sufre de hepatitis C crónica, existen tratamientos modernos y efectivos contra esa enfermedad.

Con relación a la hepatitis B, existe una vacuna que debe aplicarse a todo recién nacido pero puede usarse a cualquier edad; puedes consultar con tu médico de cabecera.

Los investigadores de la University of Texas en San Antonio no saben todavía por qué los hispanos del sur de Texas sufren con tanta frecuencia de cáncer del hígado, pero barajan como posibles causas la incidencia  de hepatitis, diabetes, obesidad, predisposición genética e incluso una posible contaminación ambiental en la zona de la frontera.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO