Skip to content
 

3 cosas que debes saber sobre la variante ómicron

La nueva cepa del coronavirus está causando alarma. Estas son las maneras de protegerte.

Tubo de ensayo muestra de sangre con la variante ómicron

NO-MAD / GETTY IMAGES

In English 

En cuestión de días, una nueva variante del coronavirus ha pasado de ser desconocida a ser una variante de preocupación. Ómicron ha puesto al mundo en máxima alerta y ha afectado los viajes y los planes para las festividades en todo el mundo.

La llamada variante ómicron al principio se relacionó con un aumento en casos de COVID-19 en Sudáfrica. Y desde entonces ha sido la causante del aumento de las infecciones en Estados Unidos y otros países. Los científicos se apresuran a aprender más sobre la nueva cepa, incluida la rapidez con la que se propaga y si puede causar una enfermedad más grave. Esto es lo que sabemos hasta ahora sobre ómicron, además de consejos para mantenerte seguro a medida que se propaga.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Se destaca por una multitud de mutaciones

Los virus cambian y evolucionan a medida que circulan, por lo que las mutaciones de la versión original son de esperar. “Podrías considerarla como un nuevo primo en la familia”, dice el Dr. William Schaffner, profesor en la División de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de Vanderbilt University. 

La variante ómicron, sin embargo, tiene lo que el Dr. Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas, llama “una combinación muy inusual de cambios” en comparación con las cepas anteriores del coronavirus.

Delta —la variante que se convirtió en la cepa dominante durante el verano y aún es responsable de más o menos la cuarta parte de los nuevos casos de COVID-19 en Estados Unidos— tiene alrededor de 10 mutaciones en la  proteína de la espiga, la parte importante del virus, dice el Dr. Egon Ozer, profesor adjunto en la Facultad de Medicina Feinberg de Northwestern y director del Center for Pathogens Genomics and Microbial Evolution en el Havey Institute for Global Health.  

Ómicron, por otro lado, tiene más de 30 mutaciones tan solo en la proteína de la espiga, y alrededor de 50 en total. “Esto no es delta”, enfatizó Fauci en una conferencia de prensa en la Casa Blanca. “Es algo diferente”.

La variante ómicron podría ser más peligrosa que las variantes anteriores

Todavía es demasiado temprano para saber qué significan todas estas mutaciones, pero los estudios en curso están empezando a proporcionar algunas respuestas.

Las variantes de preocupación del coronavirus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nombró a ómicron una “variante de preocupación” el 26 de noviembre, una clasificación reservada para las variantes que se han asociado con una mayor transmisibilidad, enfermedades más graves o una menor eficacia de los recursos diagnósticos disponibles (tratamientos, vacunas, pruebas, etc.). Se une a otras cuatro en la lista de la OMS:

  • alfa, designada el 18 de diciembre del 2020
  • beta, designada el 18 de diciembre del 2020
  • gamma, designada el 11 de enero del 2021
  • delta, designada el 11 de mayo del 2021
  • ómicron, designada el 26 de noviembre del 2021

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Lo que sí es seguro es que la presencia de ómicron en Estados Unidos está aumentando rápidamente. En tan solo una semana, pasó de causar solo una pequeña cantidad de casos de COVID-19 nuevos a convertirse en la variante dominante, sacando a delta de la posición que tuvo durante mucho tiempo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) esperan un repunte en infecciones nuevas a medida que la variante se fortalece. La agencia dice que se cree que el rápido surgimiento de ómicron se debe a una combinación de mutaciones que la hace más contagiosa y más apta para evadir algunas de las protecciones que ofrecen las vacunas o una infección previa.

Se necesitan datos adicionales para determinar si ómicron causará una enfermedad más grave en comparación con otras variantes (algunos informes preliminares sugieren que puede ser menos grave, aunque es muy temprano para saberlo a ciencia cierta) y cómo serán las infecciones postvacunación en las personas que también tienen el refuerzo. Los investigadores también estudian si el conjunto de tratamientos que están disponibles podrán seguir haciéndole frente a la COVID-19. Con base en algunos de los cambios en ómicron, los CDC dicen, "algunos tratamientos probablemente sigan siendo eficaces, mientras otros lo serán menos". Se espera que la mayoría de las pruebas puedan identificar una infección de coronavirus causada por ómicron, dijo la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Las mascarillas, las vacunas y los refuerzos son clave

Los expertos en salud pública dicen que la llegada de ómicron a Estados Unidos no cambia las mejores medidas de protección, las que han estado aconsejando durante todo este tiempo.

“No creo que esto cambie las medidas fundamentales que sabemos que funcionan para proteger contra la transmisión del virus. No creo que esto necesariamente haga que las mascarillas sean menos eficaces; no va a hacer que el distanciamiento social sea menos eficaz. Estas son medidas que se han puesto a prueba y funcionan”, dice Ozer.

Con la llegada del invierno, también es importante evitar los espacios con mala ventilación y los espacios cerrados concurridos, los que le dan al virus más oportunidades de propagarse.

Una vacuna de refuerzo, si aún no la has recibido, aumentará tu protección contra la COVID, incluso si resulta que ómicron disminuye el grado de eficacia de la vacuna. Eso se debe a que las vacunas no solo atacan una parte de la proteína de la espiga; atacan varias partes de esta; “por lo tanto, la pérdida de eficacia contra una parte de esta proteína quizás no afecte los anticuerpos que se han creado para atacar otras partes”, dice Ozer. Y lo que hace una vacuna de refuerzo es fortalecer esos anticuerpos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Necesitas ayuda para encontrar una vacuna o refuerzo de la COVID-19?

Visita Vacunas.gov o llama al 1-800-232-0233 (TTY: 888-720-7489) para recibir asistencia en inglés, español y muchos otros idiomas.

Con un nivel de anticuerpos lo suficientemente alto, de la mano con “otros elementos de la respuesta inmunitaria”, dijo Fauci, “todo apunta a que” las vacunas continuarán siendo capaces de evitar que las personas se enfermen gravemente a causa del ómicron y otras variantes.  

Tanto Pfizer como Moderna están desarrollando vacunas específicamente contra la variante ómicron que podrían estar disponibles tan pronto como la primavera del 2022, en caso de que se necesite.

La prueba de COVID es otra medida que los expertos están recomendando a medida que ómicron se intensifica. Las pruebas rápidas pueden ayudar a identificar rápidamente los casos antes de que se propaguen. Y junto con otras medidas de precaución, pueden brindar tranquilidad a las personas durante las reuniones de fin de año.

Por último, vacúnate contra la gripe. Si ómicron resulta ser una versión más virulenta del virus, “lo último que queremos es que dos pandemias —un brote de COVID y un brote de gripe al mismo tiempo— abrumen nuestros hospitales simultáneamente”, dice Schaffner.

“Diría que es hora de redoblar los esfuerzos; todavía no estamos fuera de peligro”, dice Ozer. “Creo que la aparición de esta variante es una señal segura de eso, así que solo necesitamos seguir haciendo las cosas que necesitamos hacer: protegernos y proteger a nuestras familias [y] a las personas que nos rodean”. 

Nota de la redacción: Este artículo, puibiocado originalmente el 15 de diciembre del 2021, se ha actualizado con información nueva.

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.