Skip to content
 

¿Tienes sensibilidad al contraste visual?

Una prueba de visión normal podría no detectar este problema común relacionado con la edad.

Un hombre entrecerrando los ojos mientras conduce de noche

DJELICS/GETTY IMAGES

In English | Pasar el examen normal de la vista con un puntaje de 20/20 —la “visión perfecta”— no te da una evaluación real ni completa de cuán bien ves en el mundo real. Cuando identificas esas filas de letras negras sobre fondo blanco, tu oftalmólogo mide tu agudeza visual. “Básicamente, se mide el tamaño de las letras que puedes leer en el tablero”, explica el Dr. John Hovanesian, portavoz clínico de la American Academy of Ophthalmology (AAO) y profesor de UCLA. Y agrega: “Lo que ese tipo de medición no incluye son los tonos de gris”. Por lo tanto, incluso con un puntaje perfecto de agudeza visual es posible que encuentres que, en ciertas condiciones ambientales específicas, no puedes distinguir con precisión los objetos del fondo contra el cual se ubican.

Esta incapacidad se conoce como falta de sensibilidad al contraste visual, y es algo que por lo general no se mide durante un examen visual de rutina.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Es un trastorno sumamente común asociado con el envejecimiento —alrededor de la mitad de las personas mayores de 50 años lo padecen— y relativamente inofensivo cuando es leve. Pero a veces la calidad de la visión se puede deteriorar lo suficiente como para provocar caídas o accidentes automovilísticos. También puede ser señal de alguna enfermedad subyacente, como glaucoma o diabetes, que puede causar ceguera. (Para verificar si hay glaucoma o diabetes, la AAO recomienda un examen completo de la vista a los 40 años y un examen anual de la vista para las personas mayores de 65).

Indicios de un problema

Es probable que al principio no notes ningún síntoma de sensibilidad reducida al contraste, dice el Dr. Thomas Steinemann, portavoz de la AAO y profesor en MetroHealth Medical Center, porque ocurre de manera muy gradual. A veces, dice, “no es obvio ni aparente hasta que alguien lo señala”.

Pero es posible que notes algunos signos tempranos si tienes dificultades para:

  • conducir de noche o en condiciones de niebla, lluvia o resplandor; y determinar con precisión las distancias
  • leer cosas como un periódico donde el contraste de la letra sobre el papel es pobre
  • distinguir objetos cuando su color es similar al color del fondo, como encontrar una billetera negra en una cartera negra, determinar cuándo el café está cerca del borde cuando lo sirves en una taza negra o elegir calcetines negros en un cajón oscuro
  • bajar un bordillo sin marcar, o ver escalones con claridad
  • distinguir rasgos faciales

Causas más comunes

  • Sequedad de los ojos, que resulta de cambios en la composición química de las lágrimas a medida que envejeces
  • Lentes incorrectas que no responden adecuadamente a tus necesidades visuales
  • Cataratas que se forman a medida que la lente dentro del ojo se va nublando
  • Glaucoma, una enfermedad progresiva que daña los nervios ópticos
  • Degeneración macular, que es un daño en el centro de la retina (mácula), en la parte posterior del ojo
  • Diabetes, que causa daño a los vasos sanguíneos de la retina
  • Neuropatías ópticas como infecciones, tumores, esclerosis múltiple, aneurismas u otras enfermedades que reducen el flujo sanguíneo a los nervios ópticos
  • Trauma ocular causado por una lesión en los ojos
  • Cicatrices que se forman durante el proceso de curación después de una operación ocular con láser (LASIK, PRK o la reparación de un desgarro de la retina)

Evaluación

La sensibilidad al contraste se reconoce cada vez más como un factor esencial para determinar la calidad de la visión. Por lo tanto, hay varias herramientas disponibles para evaluar la calidad de la visión en oposición a la cantidad (que es la prueba de agudeza visual que se realiza con la tabla de Snellen estándar).

En la mayoría de los consultorios oftalmológicos, el médico comenzará haciéndote una serie de preguntas sobre los problemas que estás experimentando. Luego realizará una “prueba de resplandor” (el resplandor acentúa la sensibilidad al contraste): simplemente acercará una luz brillante al ojo mientras lees la tabla de Snellen. Incluso si puedes leer la tabla con una precisión de 20/20 en condiciones óptimas de luz, es posible que reacciones al resplandor, dice Hovanesian, y tu puntaje se reduzca a 20/80 cuando tienes una luz brillando directamente sobre el ojo. Otras pruebas incluyen pruebas del campo visual, que se usan más comúnmente para el glaucoma, y la tomografía de coherencia óptica, que se usa para evaluar microscópicamente las estructuras del ojo, explica.

Las pruebas específicas de sensibilidad al contraste usan letras, figuras, líneas, barras y puntos en tonos decrecientes de gris para determinar qué tan bien puedes distinguir los objetos de su fondo. Algunas de las más comunes son la tabla de sensibilidad al contraste de Pelli-Robson y la tabla de letras de Mars. Otras pruebas utilizan rejillas o redes de onda sinusoidal.

Las pruebas generales de resplandor las puede realizar un oftalmólogo u optometrista calificado, pero la mayoría de estos profesionales no cuentan con pruebas más específicas para evaluar la sensibilidad al contraste.

Tratamientos

Dado que la sensibilidad al contraste depende del tipo y la cantidad de luz que entra al ojo, controlar estos elementos —en particular la luz resplandeciente— con varios tipos de lentes puede mejorar tu visión en la vida real. En algunos casos, la cirugía LASIK Wavefront puede mejorar la visión. Y tanto Hovanesian como Steinemann enfatizan la importancia de comer una dieta saludable con muchas verduras de hoja verde para promover la salud general de los ojos. Los suplementos dietéticos también pueden ayudar.

Tú y tu oftalmólogo pueden determinar cuál de los siguientes tipos de lentes, o combinaciones, contrarrestará mejor tu sensibilidad al contraste:

  • Los lentes tintados pueden moderar o modular la cantidad y calidad de luz que entra a los ojos. Cuanto más oscuro es el tinte, más luz queda afuera. Un filtro amarillo en los anteojos ayuda a percibir mejor el contraste.
  • Los recubrimientos antirreflectantes pueden reducir el resplandor.
  • Las lentes fotocromáticas (de tinte variable; se oscurecen cuando aumenta la cantidad de luz) con revestimiento antirreflectante pueden ayudar a lograr un equilibrio en la modulación de la iluminación y el resplandor en condiciones de luz cambiantes.
  • Las lentes polarizadas pueden eliminar el resplandor reflejado.
  • Las lentes intraoculares pueden mejorar la sensibilidad al contraste y disminuir las irregularidades de la luz.