Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Los adultos LGBT enfrentan enfermedades crónicas y otros problemas de salud

Un nuevo informe destaca las disparidades en el cuidado de la salud y el impacto de la pandemia.

Una mujer con una mascarilla con el diseño de la bandera LGBT

VLADIMIR VLADIMIROV / GETTY IMAGES

In English | Los adultos LGBT son más propensos que la población no LGBT a reportar una serie de retos relacionados con la salud, así como también impactos negativos de la pandemia de COVID-19, según un informe del pasado julio de la Kaiser Family Foundation (KFF) (en inglés).

El informe, que se basa en los resultados de una encuesta representativa a nivel nacional llevada a cabo entre adultos de 18 a 64 años, pone de relieve algunas de las disparidades de salud persistentes que experimentan las personas que se identifican como lesbianas, gais, bisexuales, transexuales u otra categoría que no sea heterosexual.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


"Nos faltan datos relativos a la salud de las personas LGBT", afirma Lindsey Dawson, autora del informe y directora adjunta de políticas sobre el VIH de la KFF, quien señala también que eso supone un reto para los legisladores y los investigadores que tratan de abordar las necesidades de salud de la comunidad. "Desde luego, con nuestro informe hemos tratado de ampliar la información disponible".

Estado de salud y experiencias con los proveedores

Una de las disparidades destacadas en las conclusiones es el estado de salud: los encuestados LGBT mostraron una tendencia más marcada a afirmar que su estado de salud era regular o malo en comparación con el de las personas no LGBT, y una mayor proporción de personas LGBT declaró sufrir un problema de salud continuado que requería un control regular, atención médica o medicación.

Entre los adultos LGBT de 45 a 64 años, por ejemplo, más de tres cuartas partes (77%) afirmaron tener una enfermedad crónica, frente al 54% de las personas no LGBT de ese grupo de edad.

Los investigadores repararon también en las experiencias de las personas LGBT encuestadas con la atención preventiva. El 35% de las mujeres LGBT de entre 40 y 64 años reportaron haberse hecho una mamografía en los últimos dos años, frente al 64% de las mujeres no LGBT de esa misma edad. (Las directrices en cuanto a la examinación varían, pero por lo general se recomienda hacerse una mamografía cada uno o dos años a partir de los 40 años).

En cambio, otras formas de atención, como las pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual y del VIH, fueron más frecuentes entre los adultos mayores LGBT que entre los no LGBT. Las personas LGBT encuestadas también fueron más propensas a afirmar haber tenido conversaciones con su proveedor de cuidados de salud relativas a la salud mental y a temas como la seguridad habitacional.

El impacto de la pandemia

El informe analizó el impacto de la pandemia de coronavirus, y casi una cuarta parte (24%) de las personas LGBT declararon haber buscado atención de salud mental a causa de la pandemia, en comparación con el 12% de los encuestados no LGBT.

Este hallazgo se hace eco de una investigación de la Kaiser Family Foundation llevada a cabo este año, la cual halló que tres cuartas partes (74%) de las personas LGBT afirmaron que la pandemia (en inglés) había tenido un impacto negativo en su salud mental, frente al 49% de las personas no LGBT encuestadas.

"Algo que hay que reconocer es que muchas personas LGBT presentan índices subyacentes de disparidades significativas en cuanto a la salud mental y el consumo de sustancias", afirma Dawson. "Pero también descubrimos (...) que las personas LGBT experimentaron la pandemia de forma distinta en algunos aspectos (...) y otras investigaciones han señalado que las personas LGBT tienen más probabilidades de trabajar en sectores muy afectados".

Según el nuevo informe, los adultos LGBT fueron más propensos que otros adultos a informar que habían tenido que dejar un trabajo por una razón relacionada con el coronavirus o que debieron ausentarse del trabajo por haber contraído COVID-19, para cuidar a alguien infectado o para hacer cuarentena.

Entre el 30% de las personas LGBT que declararon haber tenido problemas para pagar las facturas médicas en el último año, más de la mitad (58%) afirmaron que la pandemia de COVID-19 era, al menos en parte, causante de la situación.

Sarah Elizabeth Adler se unió a aarp.org como escritora en el 2018. Sus artículos sobre ciencia, arte y cultura se han publicado en The Atlantic —revista en la cual fue miembro de la redacción—, en la revista California y en muchos otros medios.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.