Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Secretos para tener un corazón saludable

Cuándo realmente necesitas una endoprótesis vascular (o no)

Una endoprótesis vascular puede salvarte la vida durante un ataque cardíaco, pero nuevas investigaciones revelan si también puede prevenirlo.

Médico muestra unas imágenes de colocación de stent

GETTY IMAGES

In English | Cada año, casi un millón de personas en el país se colocan una endoprótesis vascular (estent), que consiste en un pequeño tubo de malla, generalmente de metal, que ensancha una arteria obstruida. Si tienes una enfermedad cardíaca, el médico también puede recomendar que te coloques una. Pero que la necesites o no, es otra cuestión.

Si bien la investigación demuestra que las endoprótesis vasculares salvan vidas cuando se colocan durante un ataque cardíaco, “no hay datos concretos que indiquen que son más eficaces que los medicamentos y los cambios en el estilo de vida para salvar la vida o mejorar los síntomas de la mayoría de los pacientes que tienen una cardiopatía estable”, advierte el Dr. Frederick Welt, presidente de la Unidad de Intervenciones del American College of Cardiology. Estos datos incluyen un estudio importante que se publicó el año pasado en la revista New England Journal of Medicine, que reveló que las personas que padecen enfermedades cardíacas que recibieron tratamiento con medicamentos y consejos sobre el estilo de vida no corrieron un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco o morir que quienes se colocaron una endoprótesis vascular.

Eso no significa que debas evitar las endoprótesis vasculares por completo; nuevamente, en las debidas situaciones te pueden salvar la vida, señala Welt. Estas son las últimas novedades sobre los casos en que las necesitas y los casos en que no.

El origen de la endoprótesis vascular

La colocación de endoprótesis vasculares, que se difundió por primera vez en la década de 1980, cobró fuerza cuando resultó claro que era un tratamiento de emergencia eficaz para los ataques cardíacos. En este procedimiento, también conocido como angioplastia, se infla un globo delgado en la arteria obstruida y se inserta una endoprótesis vascular para mantenerla abierta.

A partir de ahí, los médicos supusieron que las endoprótesis vasculares serían eficaces ante otras obstrucciones causadas por enfermedades cardíacas. “Parecía razonable a primera vista, porque las arterias coronarias aportan sangre y oxígeno al miocardio, y su angostamiento debido a la acumulación de placa puede causar síntomas de cardiopatías, como dificultad para respirar o dolor en el pecho”, explica la Dra. Rita Redberg, cardióloga preventiva de University of California San Francisco y redactora de la revista JAMA Internal Medicine.

Sin embargo, esa idea se revirtió en el 2007, cuando la revista New England Journal of Medicine publicó un estudio que se llevó a cabo con más de 2,000 personas con cardiopatías que reveló que los índices de ataque cardíaco y muerte entre quienes se colocaron una endoprótesis vascular como medida preventiva eran similares a los de las personas que acaban de tomar medicamentos.

Desde entonces, otros estudios han arrojado resultados similares. “Lamentablemente, comenzamos a usar endoprótesis vasculares antes de que realmente tuviéramos datos de su eficacia en la prevención de enfermedades cardíacas”, señala Redberg. “Las empresas gastaron miles de millones de dólares en tecnología y capacitación y a los médicos realmente se les inculcó la idea de que esto era lo indicado”. No obstante, agrega, “ahora que la investigación se ha puesto al día, muchas personas en este país todavía reciben endoprótesis vasculares cuando no las necesitan”.

Sin embargo, si bien parte de la presión para colocar endoprótesis vasculares de eficacia discutible puede provenir de los médicos, estos señalan que la presión también proviene de pacientes que siguen convencidos de que una endoprótesis vascular podría solucionar el problema que enfrentan, en especial cuando ven obstrucciones vasculares en estudios de imágenes cardíacas.

Cuándo deberías (o no) colocarte una endoprótesis vascular

Si sufres un ataque cardíaco, la endoprótesis vascular es imprescindible, destaca el Dr. Donald Lloyd-Jones, presidente del Departamento de Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina Feinberg de Northwestern University, en Chicago. Dado que un coágulo ha obstruido completamente una arteria, el miocardio no recibe oxígeno. Esto puede causar daños permanentes si no se trata de inmediato.

Sin embargo, tal vez no necesites una endoprótesis vascular si tienes una enfermedad cardíaca estable. Esto significa que si bien tienes síntomas como dolor en el pecho o dificultad para respirar, estos solo aparecen cuando haces ejercicio o te sientes estresado y responden a los medicamentos. “Sabemos que algunos de estos pacientes sufrirán ataques cardíacos, pero colocar una endoprótesis vascular en el vaso sanguíneo obstruido no evitará que ocurra ese ataque”, explica Welt. ¿Por qué no? “Por lo general, la placa se encuentra a lo largo de todo el vaso sanguíneo, por lo que no es fácil predecir dónde se desprenderá y causará un ataque. Podrías colocar una endoprótesis vascular en un lugar y que el ataque cardíaco se produjera un centímetro más abajo”.

En estas situaciones, tiene la misma eficacia efectuar cambios en el estilo de vida y tomar medicamentos como betabloqueantes para controlar la presión arterial, estatinas para reducir el colesterol y aspirina para prevenir los coágulos de sangre. Una reseña que se publicó en diciembre del 2016 en la revista JAMA Internal Medicine reveló que este método podría reducir la cantidad de angioplastias en casi un 80%.

Por otra parte, Lloyd-Jones advierte que las endoprótesis vasculares tienen “índices de complicaciones leves pero reales”. Por ejemplo, pueden producir malestar, hemorragia e incluso pequeños desgarros alrededor del sitio de colocación de la endoprótesis vascular. Para colocarlas también es necesario tomar grandes cantidades de medicamentos, como anticoagulantes para ayudar con la recuperación, agrega Lloyd-Jones, quien advierte que esos medicamentos a veces también pueden causar hemorragias.

Sin embargo, es razonable considerar colocarte una endoprótesis vascular si los medicamentos y los cambios en el estilo de vida no alivian los síntomas como el dolor en el pecho, señala el Dr. Khaled Ziada, cardiólogo intervencionista de la Cleveland Clinic. En estos casos, o si los síntomas ocurren incluso en reposo, una endoprótesis vascular puede ayudar a que te sientas mejor.

El estudio que se publicó el año pasado en la revista New England Journal of Medicine demostró que las endoprótesis vasculares ayudaron a aliviar los síntomas y mejoraron la calidad de vida de este grupo particular de pacientes. Sin embargo, “no perdemos nada si comenzamos por indicar medicamentos y cambios en el estilo de vida; sabemos que no aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco ni de morir”, destaca Ziada. “Muchos de mis pacientes todavía piensan que si tienen uno o dos episodios de dolor en el pecho, automáticamente necesitan colocarse una endoprótesis vascular. En realidad no es así. Para la mayoría de las personas, el estilo de vida y la farmacoterapia son la mejor medicina”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.