Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Los hispanos y los afroamericanos en mayor riesgo de enfermar gravemente por COVID-19

La diabetes, la presión arterial alta, la obesidad y la insuficiencia cardíaca son frecuentes en los pacientes hospitalizados.

Un enfermero le brinda consuelo a una paciente

HISPANOLISTIC/GETTY IMAGES

In English | Los adultos afroamericanos hospitalizados con COVID-19 son más propensos a padecer obesidad, hipertensión, diabetes e insuficiencia cardíaca en comparación con sus homólogos blancos, según un estudio que descubrió que estas enfermedades preexistentes eran evidentes en casi dos tercios de los 906,849 adultos hospitalizados en Estados Unidos hasta el 18 de noviembre del 2020.

Pero en el caso de esas enfermedades preexistentes, que suelen estar asociadas a una mala alimentación, hasta 575,419 adultos en el país, entre ellos muchos de 50 años o más, podrían haber evitado la hospitalización, según el estudio, dirigido por investigadores de Tufts University y publicado en el Journal of the American Heart Association  (en inglés). Los médicos clasifican la obesidad, la hipertensión (presión arterial alta), la diabetes y la insuficiencia cardíaca como enfermedades cardiometabólicas.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


“Nuestros hallazgos respaldan la necesidad de dar prioridad a la distribución de las vacunas, a la buena nutrición y a otras medidas preventivas para las personas con enfermedades cardiometabólicas, sobre todo entre los grupos más afectados por las disparidades de salud”, dijo en un comunicado el autor principal, Dariush Mozaffarian, cardiólogo y decano de la Facultad Friedman de Ciencias y Política de la Nutrición de Tufts.

Al desglosar las cifras, los investigadores observaron que las disparidades eran evidentes por razones de edad, raza y origen étnico.

Juntas, las cuatro enfermedades preexistentes fueron un factor en el 44.2% de las hospitalizaciones por COVID-19 entre las personas de 18 a 49 años, en el 64.5% entre las de 50 a 64 años y en el 73.9% entre las de 65 años o más. La proporción de hospitalizaciones atribuibles a las cuatro enfermedades combinadas fue mayor entre los adultos afroamericanos de todas las edades, seguidos por los hispanos, de acuerdo con el estudio. Entre los adultos jóvenes de 18 a 49 años, se estima que las cuatro enfermedades causaron conjuntamente alrededor del 39% de las hospitalizaciones por COVID-19 entre las personas blancas, en comparación con el 50% entre los adultos afroamericanos.

Por separado, las enfermedades preexistentes tienen un papel muy variado en función de la edad, la raza y el origen étnico entre los adultos hospitalizados con COVID-19.

  • La diabetes oscilaba entre el 6.1% de los pacientes blancos (de 18 a 49 años) y el 33.7% de los hispanos de 65 años o más.

  • La hipertensión oscilaba entre el 7.4% de los hispanos (de 18 a 49 años) y el 38.1% de los afroamericanos mayores de 65 años.

  •  La insuficiencia cardíaca oscilaba entre el 0.7% de los pacientes blancos (de 18 a 49 años) y el 28.2% de los pacientes afroamericanos mayores de 65 años.

  •  La obesidad (IMC de 30 a 40) oscilaba entre el 14.6% de los asiáticos mayores de 65 años y el 24.1% de los hispanos (de 50 a 64 años).

  • La obesidad severa (IMC >40) oscilaba entre el 6.7% de los asiáticos (de 18 a 49 años) y el 16.9% de los pacientes afroamericanos (de 18 a 49 años).

Las estimaciones se extrapolaron a partir de los datos recopilados sobre más de 5,000 pacientes hospitalizados en la ciudad de Nueva York, entre el 1.º de marzo y el 8 de abril del 2020, con COVID-19 confirmada por un laboratorio.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“Los fuertes vínculos entre estas enfermedades y las graves consecuencias en caso de contraer COVID-19 proporcionan una señal convincente a los médicos y los legisladores de la necesidad de enfoques adicionales para mejorar la resistencia de la población contra la COVID-19, así como futuras pandemias”, escribieron los investigadores.

Los mensajes de salud pública sobre las estrategias para evitar contagios (como el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado de manos) deben enfatizar el serio riesgo que supone el coronavirus para los adultos con enfermedades cardiometabólicas subyacentes. Los resultados también apoyan la necesidad de dar prioridad a la vacunación de los adultos mayores, los afroamericanos y los hispanos con mayor riesgo de padecer enfermedades graves.

“Las campañas y actividades de prevención deben centrarse en estas personas y dirigirse a ellas para minimizar la carga de las infecciones graves y el número de casos hospitalarios”, escribieron.

Los investigadores también sugieren la necesidad de realizar investigaciones adicionales para determinar si la mejora de la salud cardiometabólica reducirá las hospitalizaciones y las muertes causadas por la COVID-19.

“Sabemos que simplemente los cambios en la calidad de la dieta, incluso sin pérdida de peso, mejoran de manera rápida la salud metabólica después de solo un período de entre seis y ocho semanas. Es crucial probar estos enfoques de estilo de vida para reducir las infecciones graves por COVID-19”, dijo Mozaffarian.

Enfermedades subyacentes en los pacientes hospitalizados con COVID-19

Los investigadores determinaron que la proporción de hospitalizaciones por COVID-19 de adultos de 50 a 64 años atribuibles a las cuatro enfermedades subyacentes era la siguiente.

Y entre los adultos de 65 años o más

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.