Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Puedes contraer el coronavirus después de haberte vacunado?

Las probabilidades son bajas, pero algunas personas completamente vacunadas se han infectado con el coronavirus.

Un médico examina a una paciente que usa mascarilla

BERNARD BODO/GETTY IMAGES

In English | Un número pequeño de personas en Estados Unidos se ha infectado con el coronavirus después de recibir la vacuna contra la COVID-19. Estos casos, llamados "casos revolucionarios", han llegado a los titulares recientemente y plantean una pregunta: ¿qué posibilidades tienes de contraer la COVID-19 si estás completamente vacunado?

La respuesta, según los estudios, es muy pocas; probablemente solo una fracción de un punto porcentual. Aun así, es normal que se presenten algunos de estos casos, incluso con vacunas altamente eficaces.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


"En cualquier vacunación habrá infecciones revolucionarias cuando se esté vacunando literalmente a decenas y decenas de millones de personas. Por eso, en algunos aspectos, no es sorprendente", dijo el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, en una sesión informativa sobre la COVID-19 en la Casa Blanca el 26 de marzo (en inglés).

Cuando se trata de lo más importante —prevenir la muerte— las vacunas fueron 100% eficaces en los ensayos.

Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicado el 2 de abril (en inglés) reveló que el régimen de dos dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna contra la COVID-19 permitieron la prevención en un 90% de las infecciones por coronavirus dos semanas después de la segunda dosis, que es cuando se considera que estás completamente vacunado. 

Es importante destacar que, incluso si te infectas después de la vacunación, es probable que tu caso sea asintomático o leve, como un resfriado común, dice Gregory Poland, especialista en enfermedades infecciosas de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, y director del Mayo's Vaccine Research Group.

Del total de 9,245 casos de avance reportados a los CDC hasta el 26 de abril de 2021, 835 resultaron en hospitalización, muestran los datos federales. Eso es de los más de 95 millones de estadounidenses que habían sido vacunados en ese momento. 

Además, enfatiza que las tres vacunas contra la COVID-19 autorizadas —de Pfizer-BioNTech, de Moderna y de Johnson & Johnson— son altamente eficaces para prevenir casos graves de la enfermedad. "He sido vacunólogo durante cuatro décadas y nunca había visto una eficacia como esta en la vacunación de primera generación".

Qué significan realmente los índices de eficacia

Probablemente hayas oído hablar de los índices de eficacia de cada vacuna. En los ensayos clínicos de Estados Unidos, las vacunas de dos dosis de Pfizer-BioNTech y de Moderna tuvieron un índice de eficacia de aproximadamente el 95%, mientras que la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson tuvo un índice de eficacia del 72%.

Si el índice de eficacia de una vacuna es del 95%, se puede suponer que 5 de cada 100 personas vacunadas se enfermarán. Pero las matemáticas no funcionan así, dice Anna Wald, especialista en Enfermedades Infecciosas y epidemióloga de la Facultad de Medicina de University of Washington.

El porcentaje real de personas vacunadas que contrajeron la COVID-19 en los ensayos clínicos de Pfizer y Moderna fue mucho menor —alrededor del 0.4%—.

En realidad, la eficacia se calcula comparando a las personas que recibieron la vacuna con las que recibieron el placebo en un ensayo, dice Wald. Por lo tanto, si recibiste la vacuna de Pfizer-BioNTech o la de Moderna, "independientemente de cuál era tu probabilidad [de contraer la COVID-19] antes, ahora es un 95% menor", explica Wald.

Hay dos cosas más que hay que saber sobre esos índices de eficacia. En primer lugar, ninguno de los participantes en los ensayos que recibieron alguna de las vacunas autorizadas murió de COVID-19. En otras palabras, cuando se trata de lo más importante —prevenir la muerte— las vacunas fueron 100% eficaces en los ensayos.

En segundo lugar, los ensayos se diseñaron únicamente para evaluar si las vacunas podían evitar que alguien se enferme con COVID-19, por lo que los investigadores evaluaron solo a aquellos que desarrollaron síntomas. Esto significa que los índices de eficacia de los ensayos no reflejan la eficacia de las vacunas para prevenir las infecciones asintomáticas.

Los 'casos revolucionarios' son extremadamente raros

Ahora que las vacunas han sido autorizadas y van a llegar a los brazos de millones de personas, los investigadores de la salud están siguiendo de cerca su rendimiento en el mundo real y también están analizando si protegen contra las infecciones asintomáticas.

"Cuando haces un ensayo clínico, esa es una población idealizada. Todo es lo más perfecto posible", dice Poland. "Eso es diferente de lo que llamamos 'eficacia en el mundo real', donde ahora las personas poco saludables la reciben, no hay protocolos estrictos y se depende de que 100,000 administradores de vacunas diferentes lo hagan bien".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Hasta ahora, los estudios sobre la eficacia de las vacunas contra la COVID-19 en el mundo real han demostrado que las vacunas son muy eficaces para prevenir las infecciones tanto sintomáticas como asintomáticas. Un estudio publicado por los CDC a mediados de mayo descubrió que las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna reducían el riesgo de enfermar por la COVID-19 en un 94% entre una población amplia y diversa de trabajadores sanitarios totalmente vacunados.

Dos estudios publicados el 23 de marzo en The New England Journal of Medicine sugieren que los casos revolucionarios son muy raros entre las personas completamente vacunadas. Un estudio reveló que solo 4 de 8,121 empleados del Southwestern Medical Center de University of Texas en Dallas dieron positivo al coronavirus después de estar vacunados por completo. El otro encontró que solo 7 de 14,990 trabajadores de la salud en California dieron positivo dos semanas después de su segunda dosis.

En ambos estudios, la probabilidad de infección después de la vacunación completa fue de aproximadamente el 0.5%. Los autores señalaron que los hallazgos del estudio son aún más notables si se tiene en cuenta que los participantes tenían probablemente un mayor riesgo de exposición que las personas promedio ya que trabajan en entornos de atención médica. Más aún, se les hizo una prueba en medio de una oleada de casos después de la temporada navideña.

¿Qué puede ocasionar un caso revolucionario?

Según los expertos, hay varios factores que pueden afectar la eficacia de una vacuna en el mundo real y la posibilidad de que se presente un caso revolucionario. Entre ellas:

  • Mala administración de la vacuna. Es raro, pero si la vacuna se maneja mal, podría darse un caso revolucionario. Puede que los viales no se mantengan a la temperatura necesaria, que la vacuna se administre en la parte equivocada del brazo o que no se reciba una dosis completa. En febrero, por ejemplo, una farmacia CVS en Massachusetts ofreció una disculpa porque inadvertidamente administró a algunos pacientes solo una dosis parcial.

  • La persona tiene una respuesta inmunitaria débil. Con todas las vacunas, hay un pequeño subgrupo de personas que no desarrollan una respuesta inmunitaria robusta, dice Chris Woods, especialista en enfermedades infecciosas y director ejecutivo del Hubert-Yeargan Center for Global Health de Duke University. Puede ser el resultado de medicamentos que debilitan el sistema inmunitario (como la quimioterapia para el cáncer) o de diferencias genéticas. Aunque se cree que la edad también debilita la respuesta inmunitaria, los ensayos clínicos de las vacunas contra la COVID-19 muestran altos índices de eficacia entre los adultos mayores.

  • Nuevas cepas o variantes del coronavirus. Los primeros datos indican que las vacunas contra la COVID-19 actuales deberían funcionar contra las variantes conocidas del coronavirus que son más infecciosas. Pero es posible que una variante pueda eludir parte de la protección que obtenemos de la vacunación, dice Poland. Fauci ha dicho que es importante secuenciar el genoma del virus en los en los casos revolucionarios para averiguar si cada infección proviene de la cepa original del virus o de una variante. Mientras tanto, los fabricantes de vacunas ya están trabajando en cambios para brindar una mejor protección contra las variantes.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.