Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Cómo funciona una prueba de COVID casera y cuándo usarla

Expertos en salud recomiendan tomar medidas antes de socializar para frenar la propagación del virus.

Pruebas caseras contra la COVID

SCOTT OLSON / GETTY IMAGES

In English

Los funcionarios de salud enfatizan cada vez más la importancia de las pruebas rápidas en el hogar como una manera de ayudar a frenar la propagación de la COVID-19, en especial dado que la variante ómicron altamente contagiosa ha elevado la cantidad de casos nuevos a números récord.

Estas pruebas de venta libre, que aparecieron por primera vez en las farmacias en la primavera del 2021, requieren un hisopado rápido de la nariz y proporcionan resultados en unos 15 minutos. Y pronto su precio podría bajar de unos $20 por caja a cero, a medida que el Gobierno federal (en inglés) se propone distribuir algunas por correo y requerir que las compañías de seguros privados reembolsen el costo de los kits comprados a las personas en sus planes de salud.

¿Qué tan confiables son estas pruebas? ¿Y cuándo deberías considerar tomar una? Los principales expertos responden preguntas comunes y ofrecen consejos útiles para hacer una prueba de COVID en casa.

¿Cómo funcionan las pruebas rápidas en el hogar?

Al igual que muchas pruebas de COVID administradas en consultorios médicos y centros de pruebas, una versión en casa puede determinar si estás infectado con el coronavirus, por medio de una muestra tomada de la nariz. Estas pruebas, llamadas pruebas de antígenos, funcionan al buscar la presencia de proteínas específicas asociadas con el coronavirus. Si se detectan, un resultado positivo aparece en una tira reactiva en cuestión de minutos, como una prueba casera de embarazo.

“Y eso es útil porque te permite tomar decisiones individualizadas sobre cuán alejado debes mantenerte de otras personas, qué atención médica recibir y cómo detener los ciclos de transmisión con tu comportamiento”, explicó en una conferencia informativa reciente el Dr. Cameron Wolfe, especialista en Enfermedades Infecciosas de Duke Health y profesor adjunto de la Facultad de Medicina de Duke University.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


¿Cuándo deberías hacerte una prueba en casa?

Incluso si estás completamente vacunado, tiene sentido hacerte una prueba en casa si tienes síntomas de COVID-19 o has estado expuesto a la enfermedad, dicen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). También se recomienda que te hagas un hisopado antes de reunirte en el interior con otras personas, ya sea para cenar con un pequeño grupo de amigos, una reunión festiva con la familia o un evento grande, como un concierto.

“La manera en que recomendaría usar pruebas rápidas de antígenos es realmente como un método de detección”, informó a los periodistas el 7 de diciembre Stephen Kissler, investigador del Departamento de Inmunología y Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

Puedes tener que esperar varios días para obtener los resultados de las pruebas estándar PCR (de reacción en cadena de la polimerasa) que se administran en muchos consultorios médicos y centros de pruebas. “Y para cuando recibes los resultados, a menudo estos ya no son muy significativos”, dice Kissler, porque es posible que te hayas infectado durante el período de espera.

Sin embargo, una prueba rápida realizada desde la conveniencia del hogar proporciona “resultados inmediatos y prácticos”, dice Gigi Gronvall, académica sénior del Johns Hopkins Center for Health Security y profesora adjunta de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. “Si tu resultado es positivo, no te acerques a otras personas, porque tienes virus infeccioso en la nariz. Por lo tanto, es una buena herramienta de salud pública para asegurar que las personas que son potencialmente contagiosas mantengan su distancia”.

La clave es hacerte la prueba lo más cerca posible de tus planes; intenta hacerlo el mismo día, explicó Matthew Binnicker, director de virología clínica de Mayo Clinic, en una conferencia informativa reciente. “Eso te dará la mejor información [sobre] si alguien tiene altas cantidades del virus en su sistema en ese momento”.

Los tipos de pruebas de COVID-19

Prueba PCR: un tipo de prueba molecular que busca una infección activa por coronavirus al detectar material genético del virus. Por lo general, una muestra se obtiene con un hisopado de nariz, aunque un hisopado de garganta o una muestra de saliva también son útiles. Puedes hacerte estas pruebas en el consultorio del médico o en un centro de pruebas. Debido a que estas pruebas se analizan en un laboratorio, puede que lleve un día o más recibir los resultados. Estas pruebas se consideran las más precisas disponibles.

Prueba rápida: también conocida como prueba de antígenos, este tipo de prueba busca trozos de proteína del coronavirus, por lo general mediante un hisopado nasal. Las pruebas rápidas —que se pueden administrar en el consultorio de un médico, en una farmacia o en el hogar— ofrecen resultados mucho más rápidos (unos 15 minutos) que las pruebas PCR, ya que no es necesario analizarlas en un laboratorio. Las pruebas se consideran precisas cuando hay una gran cantidad de virus en el cuerpo, pero pueden pasar por alto una infección temprana.

Prueba de anticuerpos: este tipo de prueba puede ayudar a determinar si ya has tenido COVID-19; no identifica una infección actual. Con una muestra de sangre, la prueba busca anticuerpos producidos por el sistema inmunitario para combatir una infección. ¿Estás completamente vacunado? Debes saber que la vacuna contra la COVID-19 puede causar un resultado positivo en la prueba de anticuerpos para algunas pruebas de anticuerpos, pero no todas, dice la FDA. 

Fuente: Yale Medicine/FDA

¿Cuál prueba casera es la mejor?

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha autorizado varios kits de pruebas caseras de venta libre, y algunos ya están disponibles en farmacias y grandes minoristas, aunque el aumento de la demanda puede hacer que sea difícil obtenerlos en algunas áreas.

Es por eso que la mejor prueba es realmente “la que puedes encontrar en los estantes de tu tienda local”, dice Kissler, y agrega que la mayoría de las pruebas “tienen una sensibilidad y una especificidad bastante comparables para detectar el SARS-CoV-2”, que es el nombre oficial del virus que causa la COVID-19.

Si compras tu prueba en línea en una tienda desconocida, asegúrate de confirmar que el producto tenga autorización de uso de emergencia de la FDA, ya que la agencia ha visto que se venden kits de prueba fraudulentos en internet. Esto debe estar claramente marcado en la caja. También puedes consultar el sitio web de la FDA (en inglés) para obtener una lista de las pruebas de COVID autorizadas.

Otro consejo: revisa la etiqueta para saber cuánto tiempo toman los resultados; eso podría ayudarte a decidir si comprar una marca u otra.

“Me gustan las pruebas que me dan resultados más rápido, porque a menudo, si estoy usando una prueba rápida, es porque estoy en camino a algún lugar y quiero saber si tengo el virus o no”, dice Kissler. “Así que una prueba que me da un resultado en 10 o 15 minutos es un poco más conveniente para mí que una prueba que toma una hora”.

La facilidad de uso es otro factor que debes considerar al seleccionar una prueba. Algunos kits requieren introducir un hisopo largo en un lector en forma de tarjeta; otros requieren sumergir una tira reactiva en un frasco de solución. “Es una cuestión de preferencia personal”, señala Kissler.

¿Qué tan precisos son los resultados de la prueba de COVID en el hogar?

Es cierto que las pruebas de PCR son más sensibles que las pruebas de antígenos, lo que significa que es menos probable que recibas un falso negativo si vas por esa vía. Pero las pruebas de antígenos “son muy precisas cuando eres más contagioso”, dice Gronvall. “En realidad, son equivalentes a la PCR durante ese período en el que eres más peligroso para los demás”. Un estudio reciente (en inglés) dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins University encontró que el coronavirus se detectó con precisión mediante pruebas rápidas de antígenos en el 87% de los pacientes hospitalizados con COVID-19 sintomática y en el 71% con casos asintomáticos de la enfermedad. Cuando se trata de ómicron, la FDA emitió una declaración (en inglés) a finales de diciembre que decía que las pruebas de antígenos detectan la nueva variante, “pero podrían ser menos sensibles”.

Los falsos positivos son poco comunes con las pruebas rápidas de antígenos, agrega Gronvall. Por lo tanto, si tienes un resultado positivo con una prueba en casa, es probable que tengas COVID, y deberías aislarte de los demás. Siempre puedes confirmar el diagnóstico con una prueba PCR de seguimiento u otra prueba de antígenos, ya que “la precisión de tus resultados aumenta con varias pruebas”, explica Gronvall.

Si los resultados son negativos, significa que la prueba no detectó el virus, pero no descarta la infección por completo, dicen los CDC. Podría ser que tu infección se encuentra en las primeras etapas y no tienes suficiente virus en tu muestra para que la prueba dé positivo. Repetir la prueba al menos 24 horas después te dará un resultado más claro. Algunos kits para el hogar vienen con dos pruebas por esta misma razón.

“Por supuesto, las [pruebas en el hogar] no eliminan el riesgo de llevar una infección a una reunión, pero sí reducen las probabilidades en gran medida”, dice Kissler. Y recuerda: una prueba negativa solo indica tu estado en ese momento. “Realmente no te da el visto bueno por mucho tiempo; básicamente solo ese día y tal vez el día siguiente”, agrega.

Consejos para realizar una prueba de COVID casera

  1. Asegúrate de que la prueba que compraste tenga autorización de uso de emergencia de la FDA. Esto debe estar claramente marcado en la caja.
  2. Verifica la fecha de vencimiento, también impresa en la caja, y asegúrate de que la prueba no haya caducado.
  3. Lávate las manos y asegúrate de tener una superficie limpia en la que realizar la prueba.
  4. Sigue las instrucciones proporcionadas por el fabricante. Gigi Gronvall, de Johns Hopkins, también sugiere ver si el fabricante de pruebas tiene un video de demostración en línea, lo que te puede ayudar a familiarizarte con el proceso.
  5. Si tu prueba casera es positiva, díselo a un proveedor de atención médica que te pueda ayudar a determinar los próximos pasos. También debes quedarte en casa y lejos de otras personas.
  6. Si tu kit de prueba recomienda realizar pruebas en serie, sigue las instrucciones para saber cuándo realizar la segunda prueba.

Fuente: CDC

¿Qué más debo tener en cuenta?

Las pruebas, ya sea en el hogar o en una clínica de salud, no sustituyen otras medidas de prevención, como las vacunas, las mascarillas y el distanciamiento físico. Es solo otra estrategia de reducción de riesgo que puede ayudar a mantener seguras a las personas, especialmente a las de alto riesgo, mientras el virus continúa circulando a niveles altos.

Kissler espera que haya opciones de pruebas en el hogar para enfermedades respiratorias más allá de la COVID, como la gripe. Podrían hacer mucho para mantener las escuelas y los lugares de trabajo funcionando sin problemas, dice. Pero mientras tanto, estamos enfocados en la capacidad de realizar pruebas rápidas y convenientes para frenar las oleadas en invierno al detener la propagación de la COVID, especialmente a medida que la gente se reúne en persona.

“Sabemos que los eventos de superpropagación, donde una sola infección infecta a muchas otras personas, realmente impulsan enormemente la propagación de este virus. Y las pruebas rápidas de antígenos en realidad pueden reducir las probabilidades de que algo así suceda”, dice Kissler.

Pruebas caseras para viajeros

por Bill Fink

Puedes usar una prueba rápida de antígenos para volver a entrar a Estados Unidos después de viajar al extranjero, pero tendrás que hacer algo de investigación. No todas las pruebas de COVID que se venden sin receta se aceptan bajo la orden del Gobierno federal. Para empezar, las pruebas aprobadas para viajes internacionales deben “incluir un servicio de telesalud afiliado al fabricante de la prueba que brinde supervisión en tiempo real de forma remota a través de una conexión de audio y video”, según los CDC. Esto significa que necesitarás una buena conexión WiFi para que un profesional médico designado pueda observar cómo te administras la prueba y observar los resultados.

Las autopruebas que se consideren aceptables para viajes internacionales también deben poder producir documentación aprobada para compartir con la aerolínea y los funcionarios de aduanas, y deben estar autorizadas por la FDA (enlace en inglés) o la autoridad nacional pertinente del sitio en el que se realiza la prueba. La buena noticia es que varias empresas han lanzado pruebas autoadministradas autorizadas por la FDA que cumplen con los requisitos de los CDC para el reingreso al país. Entre estas figuran la prueba casera BinaxNOW, de Abbott, con servicio de telesalud ($70 por un paquete de dos) y la prueba rápida con supervisión por video Quidel QuickVue, de Qured ($45).

¿Viajaste sin una prueba? Consulta con tu hotel sobre las opciones. Muchos hoteles internacionales ofrecen pruebas aprobadas y supervisadas para sus huéspedes de forma gratuita; casi se ha convertido en una parte estándar del proceso de salida. Las clínicas locales y algunos aeropuertos también ofrecen pruebas aprobadas por los CDC y las aerolíneas, aunque los costos y la disponibilidad varían ampliamente. Cualquiera que sea tu plan para hacerte una prueba, asegúrate de consultar los últimos requisitos de viaje y pruebas de los CDC antes de viajar; no querrás que te nieguen el acceso a tu vuelo de regreso debido a una prueba no aprobada.

Nota del editor: este artículo se publicó originalmente el 8 de diciembre y se actualizó de modo de incluir nueva información.

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.