Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Qué puedes esperar en la primera fase de la reapertura de tu ciudad o estado

¿Escuelas? No. ¿Iglesias? Sí. ¿Distanciamiento social, lavado de manos, mascarillas? Acostúmbrate a todo eso.

Un hombre mira por una ventana mientras sostiene su celular

GARY BURCHELL/10,000 HOURS/GETTY IMAGES

In English | Un mes después de que la Casa Blanca le pidiera a la población del país que permanezca en casa tanto como sea posible y evite las reuniones grupales en un esfuerzo por detener la propagación del coronavirus, el Gobierno publicó un conjunto de pautas que los líderes estatales y locales pueden usar para relajar gradualmente las restricciones y volver a algo que se asemeje a la normalidad.

La estrategia, llamada "reapertura de Estados Unidos" (en inglés) y estructurada en tres fases supeditadas a varios factores, con el tiempo llevará a la reapertura de oficinas, escuelas, restaurantes e instalaciones deportivas. Antes de iniciar la primera fase, las pautas recomiendan que las autoridades estatales y locales esperen a contar con 14 días de una trayectoria descendente en los reportes de enfermedades similares a la gripe y la COVID-19, y también una trayectoria descendente en los casos documentados de COVID-19 o en las pruebas de detección que arrojan resultado positivo. Además, los hospitales deben estar en posición de tratar a todos los pacientes sin atención de crisis y contar con un programa de pruebas de detección para todos los trabajadores del área de la salud. Solo entonces las regiones, estados o localidades deberían avanzar a la primera fase del proceso de reapertura.

La decisión de cuándo permitir que las personas vuelvan a trabajar o que los estudiantes regresen a la escuela es una decisión con la que "están luchando" los estados y ciudades en todo el país, dijo en una conversación reciente con periodistas Richard Serino, un distinguido catedrático emérito de la iniciativa NPLI (un programa nacional de liderazgo para tiempos de crisis) de la Facultad de Salud Pública T. H. Chan de Harvard, quien también se desempeñó como subadministrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

"Porque si hay algo que no queremos es hacer esto mal" y ver el resurgimiento del virus, que es lo que algunos expertos en salud dicen que sucederá si las comunidades abren demasiado rápido. "Si se hace mal al comienzo, va a ser difícil que las personas crean o confíen en las autoridades locales y estatales. De modo que deben hacerlo bien", agregó.

Pautas para la fase 1 de la reapertura

Le toman la temperatura a una mujer que usa una mascarilla

RUDI SUARDI/GETTY IMAGES

  • Todas las personas de alto riesgo, incluidos los adultos mayores, continúan permaneciendo en su hogar
  • Todos practican el distanciamiento social
  • Las escuelas continúan cerradas
  • Algunos negocios abren, pero con pautas de distanciamiento social
  • También abren iglesias y gimnasios, y los restaurantes pueden aceptar comensales; en todos los casos se deben seguir pautas de distanciamiento social y desinfección
  • Los bares permanecen cerrados
  • Las personas que pueden trabajar en forma remota siguen haciéndolo
  • Los trabajadores que regresan a la oficina lo hacen en etapas
  • Las áreas comunes de las oficinas permanecen cerradas; el control de la temperatura corporal es rutina
  • Los viajes no esenciales se mantienen a un mínimo
  • Los centros de adultos mayores y los hospitales prohíben las visitas
  • Algunas operaciones quirúrgicas opcionales pueden reanudarse
  • Lavarse frecuentemente las manos continúa siendo importante, al igual que cubrirse la cara en público

Algunas áreas han anunciado que están listas para comenzar el camino de reapertura de sus economías. Otras, en cambio, están adoptando una estrategia más cautelosa. 

Esto es lo que puedes esperar en la primera fase del proceso de reapertura:

Todavía se recomienda quedarse en casa y no tener contacto con otras personas

Para la mayoría de las personas, la vida en la fase 1 será muy similar a la de ahora, especialmente para los adultos mayores y aquellos con problemas de salud subyacentes, que tienen mayor riesgo de hospitalización y muerte por COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. La recomendación para este grupo es permanecer en el hogar durante la primera fase de la reapertura y evitar el contacto con otros. Las mismas instrucciones se aplican durante la segunda fase.  

"Está bien salir a caminar, caminar en el bosque, pero no es una buena idea reunirse en persona con otros todavía", explica Wayne C. McCormick, jefe de la División de Gerontología y Medicina Geriátrica en el Departamento de Medicina de University of Washington en Seattle. "Mantente en contacto con amigos y familiares, pero hazlo por teléfono".

Las pautas recomiendan que todos, incluso quienes no tienen un alto riesgo de enfermarse gravemente, mantengan la distancia con los demás y eviten los grupos de más de 10 personas. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda mantener al menos 6 pies de distancia de los demás. Las escuelas deben permanecer cerradas durante este período inicial, los viajes no esenciales se deben reducir al mínimo, y los hogares de ancianos y los hospitales deben continuar prohibiendo las visitas. Se sigue promoviendo el trabajo remoto para quienes pueden hacerlo.

"La recomendación para el país no ha cambiado mucho: lavarse las manos, usar una mascarilla cuando se está afuera donde hay otras personas, autoaislarse", dice McCormick. "Y sé que es difícil hacerlo; esto no se ha vuelto más fácil. Pero al menos hemos aprendido a hacerlo. Así que sigamos haciéndolo bien". 

Regreso a la actividad comercial, pero no de la manera usual

Entonces, ¿qué cambiará? Unos pocos lugares de trabajo pueden comenzar a permitir la presencia de empleados en las oficinas, pero solo unos pocos al mismo tiempo. Las áreas comunes que se usaban para pausas de café y conversaciones con los compañeros de trabajo probablemente estén cerradas, y los puntos de control de la temperatura corporal pueden convertirse en algo común en los vestíbulos.

Las instalaciones más grandes, como cines, iglesias, gimnasios y restaurantes que sirven comidas en el lugar pueden abrir en la primera fase de las pautas del Gobierno, pero con protocolos estrictos de distanciamiento físico. Las operaciones quirúrgicas opcionales también pueden reanudarse en clínicas ambulatorias que se adhieran a las pautas federales.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


En Georgia, un estado que anunció sus planes de restablecer la actividad económica, negocios pequeños como barberías y salones de belleza pueden abrir siempre y cuando apliquen medidas de distanciamiento social. Los restaurantes que sirven comidas en el salón y los teatros también pueden reanudar la actividad "sujetos a mandatos específicos de distanciamiento social y desinfección", anunció el gobernador de Georgia Brian Kemp en una rueda de prensa reciente. Los bares, los clubes nocturnos y los sitios de espectáculos en vivo permanecerán cerrados.

"No vamos a salir de esto de la noche a la mañana", dijo Serino. "Va a ser gradual, lo que quiere decir que la recuperación de la economía va a ser gradual". 

La duración de la fase 1 dependerá de la situación en cada área. Según las pautas, cuando no haya evidencia de un resurgimiento de casos, los líderes locales podrán avanzar a la etapa siguiente. La fase 2, entre otras cosas, permite la reapertura de las escuelas y el reinicio de los viajes no esenciales. Si siguen sin reaparecer casos, la fase 3 abriría el camino para que las personas mayores y quienes tienen mayor riesgo se animen a salir a lugares públicos, tomando precauciones, los lugares de trabajo abran completamente, y se reanuden las visitas a hospitales y centros de adultos mayores.

Un esfuerzo colectivo para frenar la propagación

No todos están ansiosos por relajar los esfuerzos actuales de mitigación y lanzarse de lleno a una estrategia de reapertura. Una encuesta reciente del Pew Research Center de casi 5,000 personas en el país halló que dos tercios de los adultos creen que los Gobiernos estatales levantarán las restricciones a la actividad pública demasiado pronto; la mayoría (73%) dijeron que todavía falta lo peor del brote de coronavirus. Y la última encuesta de seguimiento de salud de la Kaiser Family Foundation indica que una mayoría de adultos (80%) dicen que las medidas de permanecer en el hogar "valen la pena para proteger a las personas y limitar la propagación del coronavirus".

Lo que es singularmente difícil con respecto al coronavirus, explica Serino, es que, a diferencia de otros desastres —"se trate de un huracán, una inundación, un tornado o incluso un atentado con bombas"—, aquí no hay un punto final claro y por lo tanto no hay un comienzo claro de las tareas de recuperación.

"Y sin un punto final claro, a las personas les va a resultar difícil ajustarse" a una "nueva normalidad" siempre cambiante, dijo. "Y yo creo que lo más difícil para muchas personas es cambiar". 

McCormick, de University of Washington, dice que le llama la atención cuán bien se han adherido la mayoría de las personas a las órdenes de permanecer en casa y a las pautas de distanciamiento social. En momentos en que distintas áreas en todo el país consideran la idea de una reapertura, dice, "tiene sentido seguir siendo cuidadosos y seguir haciendo todo lo que hemos aprendido a hacer este último par de meses". De esa manera ayudaremos a proteger a quienes son más vulnerables frente al virus.

"No se trata de lo que puede lograr un individuo", agregó Serino. "En realidad, ahora más que nunca, va a ser un esfuerzo conjunto. Lo que podamos lograr como un grupo de personas trabajando juntas va a ser la forma en que vamos a atravesar esto".