Skip to content
 

Alivio para la artritis

Ahora los remedios se centran en la inflamación y en el dolor.

Mujer cuidando su jardín

GETTY IMAGES

In English | Todos sabemos cómo se siente despertar por la mañana con dolor de espalda o las rodillas agarrotadas. Pero las personas con artritis crónica, una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca a células sanas por error (y que se manifiesta como dolor generalizado y articulaciones rojas, hinchadas o inflamadas) sufren un malestar muy diferente. "La diferencia tiene que ver con el grado de generalización", dice el Dr. Nortin Hadler, profesor emérito de medicina y microbiología/inmunología de University of North Carolina en Chapel Hill. "Sin medicamentos, es cuestión de suerte si las personas con artritis reumatoide o artritis psoriásica se sienten bien en algún momento. La intensidad de los síntomas fluctúa: Hay días buenos y días malos".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Controlar la enfermedad con medicamentos, como fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (MARDs) o biológicos puede reducir considerablemente el dolor. "Pero aunque los medicamentos son actualmente muy eficaces, no son completamente eficaces", dice La Dra. Nancy Shadick, reumatóloga de Brigham and Women's Hospital en Boston y profesora auxiliar en la Facultad de Medicina de Harvard University. "Se trata de brotes intermitentes, dolor continuo o discapacidad".

Según El Dr. Mark Bicket, profesor auxiliar de anestesiología y medicina de cuidado intensivo en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins University, los doctores cada vez usan más las "terapias no farmacológicas" y terapias alternativas para llegar a donde no llegan los fármacos y para ayudar con problemas secundarios y problemas de adicción que pueden causar los medicamentos para el dolor por inflamación. Esto es lo que recomiendan algunos expertos, además de ideas básicas como baños tibios y estiramientos suaves.

Ejerce presión

Si no tienes los músculos y articulaciones demasiado sensibles, un masaje puede brindar un gran alivio contra el dolor de la artritis. La mejor estrategia práctica es un masaje de presión moderada. "Al mover la piel, aumentas la actividad del nervio vago, un nervio grande que conecta el cerebro con otras partes del cuerpo, incluidos el corazón y los pulmones", dice Tiffany Field, profesora en los departamentos de pediatría, psicología y psiquiatría de la Facultad de Medicina de University of Miami Miller y directora del Touch Research Institute. "Eso hace más lenta la producción de cortisol, la hormona de estrés principal del cuerpo. También aumenta la producción de serotonina, un químico del cerebro que ayuda a reducir el dolor".

Muchas investigaciones respaldan la afirmación de Field, incluido un estudio que publicó ella misma en la revista Complementary Therapy in Clinical Practice. Durante el estudio, participantes que sufren de artritis reumatoide dijeron sentir alivio del dolor y agarrotamiento (además de más fuerza al agarrar) tras masajes semanales de presión moderada en los brazos, complementados por automasajes diarios en el hogar. En otro estudio, los investigadores hallaron que los participantes que recibieron un masaje de presión moderada, esta vez en las rodillas, informaron menos dolor y un rango de movilidad más amplio.

"Es importante recibir una dosis diaria de algún tipo de presión en la piel", dice Field, que recomienda programar masajes una vez a la semana con terapeutas de masaje con licencia, así como tomar el asunto en sus propias manos con masajes diarios de 10 minutos en el hogar entre las sesiones con los terapeutas. 

Sube la temperatura

Aliviar el dolor inflamatorio podría ser tan simple como tomar una cápsula. "Existen suplementos nutricionales que han demostrado ser beneficiosos para las dolencias inflamatorias", dice la Dra. Chrystina Jeter, profesora clínica auxiliar de medicina del dolor en el Comprehensive Pain Center de University of California, Los Ángeles (UCLA). "Uno de los suplementos más estudiados es la cúrcuma (turmeric)".

Esta especia india, de color amarillo brillante y de uso frecuente en los curris, ha sido aceptada desde hace tiempo en la medicina china e india por sus propiedades curativas. De hecho, no es la cúrcuma la que reduce la inflamación, sino la curcumina: el químico activo de la cúrcuma. Los investigadores creen que bloquea ciertas enzimas y un gran grupo de proteínas conocidas como citocinas, que causan la inflamación.

Cúrcuma

Getty Images

En un pequeño estudio del 2012, un producto de curcumina llamado BCM-95 demostró ayudar más a reducir el dolor e hinchazón de las articulaciones de los pacientes con artritis reumatoide que un medicamento antinflamatorio estándar.

Y aún más: un estudio pequeño del 2016 halló que la curcumina podría ayudar a prevenir la erosión ósea de las personas con artritis reumatoide. "No es un medicamento que se toma como el Advil", dice Jeter. "Si tienes un brote severo, probablemente no ayude mucho. Pero si se toma a diario, como parte de tu tratamiento normal, la curcumina puede ayudar a suavizar el dolor en general". Añadirle una pizca a tu plato indio favorito no servirá: la curcumina tiene que consumirse como un suplemento. Busca una preparada con pimienta, que podría mejorar la absorción.

Come salmón

Ese pez rosa anaranjado está repleto de beneficios para la salud, y ahora la lista también incluye alivio del dolor. Arthritis Care & Research publicó un estudio del 2017 en el que se les pidió a los participantes que comieran alimentos específicos de una lista, y el pescado graso sacó buenas notas en cuanto a la mejora de síntomas de artritis reumatoide. El atún, las sardinas y la caballa también son ricos en ácido graso omega-3, que reprimen las células inmunitarias llamadas leucocitos y las citocinas. Ambas células son parte de la respuesta inflamatoria del cuerpo.

Para conseguir los beneficios antinflamatorios por completo, come dos o tres raciones de pescado a la semana. Si no te gusta el pescado, considera suplementos de aceite de pescado. "Los datos sobre el aceite de pescado son muy buenos", dice Shadick, que cita investigaciones que demuestran que reduce la rigidez y sensibilidad de las articulaciones.

Tira del elástico de resistencia

Hacer ejercicio puede parecer ilógico cuando te duelen las rodillas o el codo. Pero mantener los músculos fuertes mientras se conserva la flexibilidad y el rango de movimiento es esencial. Si no, las extremidades poco utilizadas se debilitan y causan incluso más dolor cuando tratas de moverte. De hecho, un estudio publicado en el Journal of Aging Research concluyó que el ejercicio mejora la función general de las personas con artritis reumatoide. Ese mismo estudio halló que el mejor programa de ejercicio para las personas con artritis reumatoide debería incluir entrenamiento aeróbico y de resistencia.

"La fuerza muscular es especialmente importante porque los músculos tienen que absorber el impacto que ocurre al caminar o al hacer otras actividades", dice el Dr. Jonathan Samuels, profesor auxiliar de medicina en la división de reumatología y codirector del Joint Preservation & Arthritis Center de New York University (NYU) Lagone Health. "Piensa que es como mantener un amortiguador alrededor de las articulaciones". Los ejercicios de fortalecimiento también son beneficiosos para mantener los huesos fuertes, porque las personas con artritis reumatoide tienen tendencia a desarrollar osteoporosis.

Bombear el corazón aeróbicamente también es una parte importante de la ecuación de mantenerse en forma, ya que la salud cardiovascular pobre es la causa principal de muerte entre pacientes de artritis reumatoide. Los doctores les dan calificaciones altas a pedalear en bicicletas estáticas (un buen ejercicio para las rodillas y el corazón) y a casi cualquier cosa que tenga que ver con el agua, especialmente la natación y los ejercicios acuaeróbicos. La flotabilidad del agua ayuda a soportar el peso del cuerpo, así que estos ejercicios no afectan demasiado a las articulaciones. "Además, muchas clases de ejercicios acuaeróbicos se hacen en agua tibia y se siente fantástica", dice Jeter.

Acaba con el estrés

Las investigaciones demuestran que el estrés y el dolor se nutren entre sí. "Sentir un poco de dolor puede hacerte sentir ansiedad", dice Jeter. "Y si sientes ansiedad, te centras en el dolor". La terapia de biorretroalimentación puede ayudarte a acabar con el ciclo al cambiar cómo responde tu cuerpo al dolor. "Ser consciente de la reacción de tu cuerpo al estrés, y aprender a reducir esa reacción, es especialmente importante para la artritis", dice Darcy Mandell, psicóloga asociada del Chronic Pain Rehabilitation Program de Cleveland Clinic.

Cómo funciona: Un profesional preparado te adhiere sensores a la piel en sitios específicos para permitirte leer medidas de tu pulso cardíaco, presión arterial, actividad muscular y temperatura corporal. Al mirar el monitor puedes ver cómo cambian estas funciones cuando te enfrentas a una situación estresante (por ejemplo, podría subirte el pulso, tus músculos se podrían tensar o podrías respirar más rápidamente). Con esa información a tu alcance puedes aprender, a través de un proceso de prueba y error, qué técnicas (como respirar hondo o la visualización) te ayudan más a "controlar" cómo funciona tu cuerpo desde dentro para sobrellevar mejor el dolor.

"Cuando practicas estas técnicas y aprendes a hacerlas bien, realmente puedes calmarte en cualquier sitio", dice Jeter. Y aún hay más: las investigaciones sugieren que controlar la ansiedad puede llevar al alivio del dolor. "No poder regular o menguar el sistema de respuesta al estrés podría causar la activación de químicos autoinmunes que causan brotes", dice Mandell. "La biorretroalimentación puede cambiar algunos de estos mecanismos biológicos que afectan la frecuencia con que los pacientes sufren estos brotes".

Puedes encontrar un profesional certificado en la página web de la Biofeedback Certification International Alliance (la Alianza Internacional de Certificación de Biorretroalimentación). Una forma de medir tus respuestas al estrés en casa, según Mandell, es usar un termómetro de estrés (disponible en venta por internet), que usa la temperatura de tu mano. (Cuanto más calientes estén tus manos —algo así como 90 grados— más relajado estás, y cuanto más frías estén —en el rango entre 60 y 79 grados— más estresado estás.) 

Toma un antiopioide

He aquí un dato interesante: Hay un medicamento poderoso (naltrexona) que suele usarse contra la adicción a los opioides, y que algunos médicos usan extraoficialmente (o sea, uso para dolencias para las que no han sido aprobados oficialmente) y en dosis muy bajas para tratar muchos trastornos inflamatorios, incluidos la fibromialgia y la artritis reumatoide.

Cómo sospechan los investigadores que funciona la naltrexona de baja dosis (LDN): Hay ciertos trastornos de dolor crónico en los que las células gliales, las principales células del sistema nervioso, se activan demasiado y secretan una cantidad enorme de citocinas, lo que desencadena inflamación y aumenta la sensibilidad al dolor. "Pensamos que la naltrexona de baja dosis [entra] lentamente en el sistema nervioso central y tranquiliza a las células gliales para que dejen de secretar tantas citocinas", dice Jeter. "Con el tiempo, el dolor mejora porque el sistema nervioso central no está tan activado ni irritado".

Las dos razones por las que el medicamento atrae a los médicos: Tiene pocos efectos secundarios, y el medicamento no parece conducir a la dependencia. "Se está estudiando su uso para varias enfermedades", dice Jeter, que receta esta medicina para evitar el uso de opioides en el tratamiento del dolor crónico.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO