Skip to content
 

El mundo nuevo de las pruebas diagnósticas

Estas seis pruebas médicas no solo son revolucionarias, sino que la ciencia las respalda.

Pruebas para diagnosticar enfermedades

Andrew Roberts

Nuevas pruebas diagnósticas pueden ayudar a detectar si estás en riesgo de padecer ciertas enfermedades.

In English | La última generación de pruebas puede identificar quién está en riesgo de padecer ciertas enfermedades, además de determinar el mejor tratamiento. A continuación, seis pruebas revolucionarias respaldadas por la ciencia real.

1. Una prueba prostática más precisa

Los hombres diagnosticados con cáncer de próstata se enfrentan, entre una variedad de opciones, a una difícil decisión: desde la cirugía para extirpar la próstata —los efectos secundarios incluyen tener dificultades con la micción y la impotencia— hasta esperar y vigilar. La prueba del cáncer de próstata Oncotype DX está facilitando esta decisión. Dicha prueba, que analiza la información genética presente en una muestra de biopsia, distingue entre los tumores de rápido crecimiento, que exigen un tratamiento inmediato, y los de menor agresividad, que justifican una monitorización a intervalos regulares. "Por demasiado tiempo hemos tratado el cáncer de próstata excesivamente", dice el Dr. Michael Roizen, director de bienestar de la Cleveland Clinic. "Esta prueba nos permite evitar los tratamientos agresivos cuando no son necesarios y salvar vidas cuando sí los son".

2. Los fármacos y los genes

Los medicamentos afectan a las personas de distintas maneras. "Al analizar el código genético de cada persona, en la actualidad es posible predecir cuáles fármacos funcionarán mejor para cada paciente y cuáles son ineficaces y posiblemente peligrosos", dice el Dr. Dietrich Stephan, profesor y presidente del departamento de genética humana de la University of Pittsburgh Graduate School of Public Health (Escuela de Postgrado de Salud Pública de la University of Pittsburgh). La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, Food and Drug Administration) ha publicado más de 150 fármacos en su sitio web que tras pruebas de ADN se pueden eliminar como tratamientos fútiles; también, las pruebas son capaces de identificar reacciones adversas y determinar una dosis óptima. Por ejemplo, una prueba que evalúa la variación de ciertos genes ayuda a identificar a personas con poca probabilidad de reaccionar a ciertos medicamentos antidepresivos o que son más propensas a experimentar efectos secundarios graves. Una prueba genética puede ayudar a los médicos a recetar una dosis óptima de la warfarina, un anticoagulante, para que no provoque hemorragias. Stephan recomienda revisar la lista de la FDA y consultar con tu médico para evaluar si una prueba de ADN podría cambiar los medicamentos recetados que tomas.

3. Los análisis de sangre, simplificados

Elizabeth Holmes, de 31 años de edad, una multimillonaria artífice de su propio éxito que nunca terminó sus estudios en Stanford University, juró revolucionar el campo de los análisis de sangre —y lo está logrando, pinchazo a pinchazo—. Ese es el primer gran cambio: ya no se necesita un torniquete, una jeringa ni buscar una vena. Con unas cuantas gotas de sangre sacadas de un pinchazo en la punta de un dedo, la fórmula patentada por la empresa de Holmes, Theranos, puede realizar más de 200 pruebas de sangre, desde las habituales pruebas de colesterol hasta análisis sofisticados de ADN. ¿Estás acostumbrado a esperar días o semanas por los resultados de los análisis de laboratorio? Theranos les entrega los resultados a los médicos en unas cuantas horas. Incluso, el costo es una fracción de lo que cobran los laboratorios rivales. Los centros de bienestar de Theranos ya están operando en muchas de las tiendas Walgreens.

4. ¿Temes someterte a esa colonoscopia?

Algunas personas tienen una nueva alternativa: las cápsulas endoscópicas PillCam COLON2. Aprobadas recientemente por la FDA, se trata de una videocámara a pilas desechable en una cápsula que se ingiere. La PillCam recorre tu organismo por hasta 10 horas y transmite imágenes de su recorrido en color a alta velocidad a un grabador que llevas colocado en un cinturón, que envía esas imágenes a tu médico para que las revise. Las ventajas: no necesitas sedación ni tiempo de recuperación. Las desventajas: todavía necesitas prepararte y limpiar los intestinos igual que para la colonoscopia convencional, y cualquier pólipo u otra patología que se detecte se debe tratar a la antigua. En este momento, la PillCam está disponible solo para personas que no pueden someterse a una colonoscopia convencional.

5. ¿Tendrás problemas cardíacos en el futuro?

Investigadores de la Cleveland Clinic han encontrado una correlación entre el nivel en las personas de una sustancia llamada trimetilamina N-óxido (OTMA) y las enfermedades cardíacas. Según un estudio, las personas con los niveles más altos de OTMA —producto de la digestión de la colina, que se encuentra en los huevos, la carne roja y los productos lácteos— tienen el doble de riesgo de muerte, ataques cardíacos y derrames cerebrales en comparación con las que tienen los niveles más bajos. Aún más impresionante: el pronóstico se puede hacer para aquellas personas sin hipertensión u otros factores de riesgo para las enfermedades cardíacas. Como los síntomas se desarrollan lentamente, muchas personas no tienen ni idea de que padecen de enfermedades coronarias hasta que sufren un ataque cardíaco o un derrame cerebral. "Pero con esta prueba, podemos ofrecerles información nutritiva personalizada para que puedan comenzar a elegir alimentos saludables para el corazón", dice Roizen, autor del libro This Is Your Do-Over (Esta es tu segunda oportunidad). La Cleveland Clinic espera que las pruebas de detección de OTMA estén comercialmente disponibles este año.

6. Tu ECG personal

El monitor cardíaco AliveCor (aproximadamente $75), ECG Check de Cardiac Designs (aproximadamente $129) y otros monitores similares utilizan tu teléfono inteligente para grabar un electrocardiograma (ECG) exacto y enviárselo a tu médico. Solo conectas un dispositivo delgado con sensores incorporados al dorso de tu teléfono y descargas una aplicación gratuita. Los monitores cardíacos convencionales ajustables con correa han existido por décadas, pero, dice el doctor Timothy Dutta, de Weill Cornell Medical College, "Según la Ley de Murphy, las personas pueden llevar puestos un monitor las 24 horas, los 7 días de la semana, y no experimentar síntomas. Una vez se lo quitan, los experimentan". Con un teléfono inteligente a mano, puedes, al primer indicio de mareos o palpitaciones, sencillamente dejar reposar tus dedos sobre los sensores.

Margery Rosen es escritora, radicada en Nueva York; se especializa en temas de salud.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto