Skip to content
 

¿No estás listo para un audífono pero necesitas uno?

Los amplificadores personales son económicos y poderosos. Pero ni se te ocurra llamarlos audífonos.

Amplificador personal Soundhawk

Soundhawk

El amplificador auditivo Soundhawk cuesta aproximadamente $350.

In English | ¿No puedes oír en restaurantes bulliciosos? ¿Te pierdes anuncios importantes en las reuniones? ¿Te cansaste de tener el volumen de la televisión a decibeles dolorosos? ¿Estás seguro de que tu audición todavía es bastante buena, pero a veces solo necesitas una ayudita? Los dispositivos electrónicos conocidos como amplificadores personales de sonido (o PSAP) ofrecen muchos de los beneficios de los audífonos por una fracción del costo.

Como sugiere su nombre, los PSAP amplifican los sonidos pero no abordan los otros componentes de la pérdida auditiva, tales como la distorsión. Sin embargo, son bastante más económicos que los audífonos. Los amplificadores cuestan un promedio de $250 a $350 cada uno, en comparación con los audífonos, que varían de $1,000 a $3,000 cada uno.

Los PSAP en realidad han estado disponibles “hace tiempo”, dice Robert Sweetow, profesor de otorrinolaringología de la University of California en San Francisco. Pero gracias a los avances en los circuitos electrónicos y la tecnología, se han vuelto más pequeños y sofisticados, y más populares, dice. La Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos) no ha aprobado los PSAP como dispositivos médicos; están clasificados como productos electrónicos portátiles de uso ocasional y recreativo por consumidores que no tienen discapacidad auditiva.

Alan Bernheimer, al menos, es un fan. Por varios años, este ejecutivo de mercadeo se perdía conversaciones en restaurantes y fiestas. Simplemente se quedaba sentado, asentía con la cabeza y sonreía, y se sentía incómodo. Las pruebas de audición indicaron que su pérdida no era lo suficientemente grave como para necesitar audífonos, pero Bernheimer quería hacer algo. Entonces leyó sobre el Soundhawk, un dispositivo electrónico diseñado para ayudar a personas como él. Incluye un dispositivo parecido a los de Bluetooth, llamado Scoop, para la oreja, además de un pequeño micrófono inalámbrico opcional. Bernheimer probó el Scoop cuando él y su esposa esperaban a que les dieran una mesa en un restaurante. “Me coloqué el Scoop en la oreja y cuando mi esposa comenzó a hablar, le dije que no tenía que gritar”, dice Bernheimer. “Podía oírle perfectamente”.

Hombre usando un amplificador personal

Jacob VanVooren

El CS50+ de Sound World Solutions.

No dejes de hacerte la prueba de audición

El precio del Soundhawk (aproximadamente $350) y de dispositivos similares los hace atractivos para los consumidores. Y resulta fácil comprarlos. Los PSAP están listos para usarlos directamente del paquete. No hace falta que se realicen pruebas ni se ajusten. Esa es la principal preocupación de los audiólogos y los profesionales de la audición: que con el apuro de obtener ayuda a bajo costo para la audición, no se detecte un problema de salud que puede ser debilitante. Una prueba profesional de la audición puede determinar si tu pérdida auditiva solo tiene que ver con la edad o si tiene otro origen médico, que puede variar desde cerumen hasta un tumor.

Los fabricantes tienen muy presentes estas críticas. “Obtener un PSAP no sustituye el acudir a un profesional”, dice Gail Gudmundsen, una audióloga y directora de ventas y mercadeo en Etymotic Research Inc., una empresa de Elk Grove Village, Illinois que fabrica el Bean Quiet Sound Amplifier. “Pero para algunas personas, es un primer paso”, dice.

Los dispositivos aprovechan la tecnología Bluetooth disponible y los hay en varios estilos. Por ejemplo, el Bean de Etymotic cabe en el canal auditivo y es casi invisible. El Soundhawk y el CS50+ de Sound World Solutions parecen auriculares de Bluetooth. Un modelo más nuevo de Sound World Solutions, el Sidekick, está diseñado para ser un discreto audífono para colocar detrás de la oreja.

Se sincroniza con teléfonos inteligentes

“Como la mayoría de los demás auriculares de Bluetooth, nuestros productos te permiten contestar llamadas directamente con el dispositivo y transmitir música o sonido desde tu teléfono al dispositivo”, dice Shawn Stahmer, vicepresidente de desarrollo empresarial de Sound World Solutions, una empresa con sede en Park Ridge, Illinois. Eso es importante para Richard Einhorn. En el 2010, este compositor de Nueva York perdió toda la capacidad auditiva en el oído derecho a causa de un virus. Desde entonces, ha usado dispositivos de ayuda tales como audífonos y amplificadores personales de sonido de manera intercambiable, entre ellos el CS50+, que parece un auricular de Bluetooth. “En realidad es un auricular de Bluetooth”, dice Einhorn. “Transmite música y audiolibros y también me ayuda a oír sonidos en vivo”.

El Soundhawk incluye una aplicación gratuita que le permite al usuario seleccionar un programa optimizado para ambientes distintos —interiores, exteriores, restaurantes, automóviles— “y luego optimizar el sonido en ese ambiente al arrastrar un dedo por la pantalla del teléfono inteligente”, dice Drew Dundas, presidente y director científico de Soundhawk. Básicamente, te permite personalizar el dispositivo. El micrófono opcional incluido con el Scoop es bueno para conversaciones individuales o para colocarlo cerca a los parlantes del televisor, dice Alan Bernheimer.

El Sidekick y el CS50+ también se pueden personalizar con una aplicación de teléfonos inteligentes. “Tu teléfono inteligente se convierte en tu control remoto”, dice Stahmer de Sound World. “Puedes ajustar y personalizar el dispositivo de acuerdo a tus propias preferencias”.

Mujer con un audifono

Scott Bell

El Bean de Etymotic cabe en el canal auditivo y es casi invisible.

La duración de la batería varía

Los accesorios incluyen estuches compactos, adaptadores para la oreja de diferentes tamaños a fin de que les queden bien a los clientes, y en el caso del Soundhawk y el CS50+, kits para cargar la batería. El Bean usa baterías, pero duran más que la mayoría de las baterías de los audífonos, aproximadamente de 10 a 12 días.

Para algunos usuarios, los amplificadores personales de sonido son un complemento práctico para sus audífonos. “El Bean funciona mejor que mis audífonos en la mayoría de los ambientes excepto durante las presentaciones”, dice William de Groot, un pulmonólogo jubilado de Galveston, Texas, quien probó el Bean para AARP. Una versión incluye una bobina compatible con los aros magnéticos, unos finos alambres de cobre instalados alrededor del perímetro de salas de estar, iglesias, teatros, museos y aeropuertos para ayudar a quienes usan audífonos a compensar la acústica deficiente.

Todos estos dispositivos pueden realizar la tarea de amplificar los sonidos, pero uno podría funcionar mejor que otro en ciertas situaciones. En mis propias pruebas, el Soundhawk fue el mejor para ayudarme a oír a los otros miembros de mi junta local de planificación. Coloqué el micrófono inalámbrico en el extremo más alejado de la mesa, y con el Scoop en la oreja, pude escuchar todo lo que se dijo. El Sidekick de Sound World Solutions, diseñado para colocarlo detrás de la oreja, es genial para conversaciones individuales y en restaurantes. Mi esposo probó el Bean en una presentación de Metropolitan Opera in HD (en el cine) y se maravilló de lo bien que podía oír la música. También usa el Bean para ver televisión.

“Si alguien simplemente necesita una ayudita con el volumen, ¿por qué debería pagar miles de dólares por audífonos cuando puede comprar algo como esto?”, pregunta Robert Sweetow. Y mejoran la comunicación. “Es esencial para la salud mental y física de las personas con dificultades auditivas que se mantengan conectadas”, dice Einhorn.

Cathie Gandel es escritora independiente y vive en Bridgehampton, Nueva York.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO