Skip to content
 

¿Llegó el momento de cambiar de médico?

Bien sea con sus exámenes breves o su trato poco amable, es posible que tu médico no sea el adecuado para ti.

In English l Hace 13 años, Dolly, la madre de Kathleen O'Brien, se desmayó durante un examen médico rutinario. Su doctor no le dio importancia. "Esto es lo que ocurre a medida que la gente envejece", Kathleen recuerda las palabras del médico. "Y me dije, 'A mi mamá, no'".

Hombre afro-americano sentado en una mesa en una consulta médica.

Dan Saelinger

Una buena relación entre médico y paciente puede volverse disfuncional con el paso del tiempo.

Dolly, que en ese entonces tenía 79 años, había sido paciente del consultorio de su vecindario en Minneapolis por más de 20 años, pero a Kathleen le preocupaba la calidad de la atención que recibía, sobre todo porque sabía que hay un historial familiar de derrames cerebrales y enfermedades coronarias. Rápidamente consiguió otro médico, quien tomó muy en serio los síntomas de su mamá. Ese mismo doctor trató a Dolly hasta que murió el año pasado a los 91 años de edad. "Tuvimos a mamá por unos doce años más gracias a él", dice Kathleen, quien le atribuye la buena salud de su madre hasta el final.

El médico original de Dolly no era ningún charlatán, pero hasta la mejor relación médico-paciente puede volverse disfuncional con el tiempo. "Puede que los doctores tengan la mejor intención, pero es posible que su modelo de práctica ya no calce con lo que necesitas", dice el Dr. Zaldy S. Tan, un geriatra de University of California en Los Ángeles.

Con este sí, con este no

En un año cualquiera, un 10% de los pacientes por lo menos considera cambiar de médico, dice el Dr. Gerald Hickson, quien dirige el Center for Patient and Professional Advocacy (Centro de Defensa de los Derechos de Pacientes y Profesionales) de Vanderbilt University. En un estudio de dos años de duración, el 15% de los pacientes se cambió a otro consultorio porque estaban insatisfechos con la atención médica que recibían.

Una razón puede ser que, sencillamente, los pacientes hoy en día esperan un mejor nivel de atención médica, dice Sandy Reifsteck, directora de la Office of Development and Quality Outcomes (Oficina de Desarrollo y Resultados de Calidad) del Institute for Healthcare Communication. Los pacientes tienden a poseer mejor información sobre el cuidado de la salud, ya sea gracias a las noticias o luego de haber investigado su enfermedad por internet. Estos perspicaces consumidores de los servicios asistenciales además quieren que los vean médicos cuyas filosofías de tratamiento estén más de acuerdo con sus propios estilos y elecciones de vida.

A menudo, la razón por la cual el paciente está insatisfecho es la falta de comunicación. "Los pacientes no tienen muy claro cómo evaluar las destrezas médicas, pero sí saben cuando un doctor los interrumpe cuando están hablando de sus preocupaciones".

Este es el caso de Walter Wurfel, un periodista jubilado cuyo primer encuentro con un neurólogo poco después de ser diagnosticado con la enfermedad de Parkinson, dejó mucho que desear. Wurfel había llevado con él una lista de libros sobre el mal de Parkinson que estaban disponibles en la biblioteca de su vecindario en el norte de Virginia, con la esperanza de que el médico le recomendara algunos.

"Al finalizar la cita, le entregué la lista y le pedí su opinión. La miró por un minuto y dijo, 'Estos libros no son para doctores, son para pacientes'", recuerda Wurfel, quien ahora tiene 76 años. "Le dije, 'Por eso pregunto'. Me miró y respondió, 'Acéptelo, lo han diagnosticado con el mal de Parkinson. Va a tener que arreglárselas'. Decidí que necesitaba un doctor más amable y sensible".

El que mucho habla poco escucha

La comunicación médico-paciente pueder verse aun más afectada por la edad, dice la investigadora en geriatría, la Dra. Nancy Sin, de University of California en San Francisco. Su tesis doctoral se enfocó en la comunicación de los médicos con sus pacientes mayores de 60 años. Encontró que si el paciente acude a la cita con un hijo o un cónyuge menor, es posible que el doctor ignore al paciente por completo y discuta el tratamiento en tercera persona.

"Los doctores tienden a ser más igualitarios mientras más jóvenes sean los pacientes y comparten la toma de decisiones con ellos", dice Sin. Además, muchos doctores tienden a enfocarse solo en los síntomas físicos, sin ocuparse de las cuestiones psicológicas o sociales, como por ejemplo si el paciente tiene el transporte necesario para irse a hacer un examen médico.

A decir verdad, la comunicación subestándar no es solamente engorrosa. También tiene serias implicaciones para tu salud. "La investigación demuestra muy claramente que cuando los pacientes participan activamente en la toma de decisiones y sus opciones y perspectivas se incorporan al plan de atención médica, los resultados son mucho mejores", dice la Dra. Maysel Kemp White, de la American Academy on Communication in Healthcare (Academia Estadounidense de la Comunicación en el Cuidado de Salud).

A pesar de todo esto, incluso aquellos pacientes que no están satisfechos con sus doctores pueden dudar a la hora de cambiarlos. Primero, existen desafíos logísticos tales como transferir un largo historial médico o encontrar un doctor que esté bien ubicado y que además lo cubra el plan de salud del paciente. Y los "boomers" que monitorean la salud de sus padres de edad avanzada deben saber que los estadounidenses mayores de 70 años a menudo se resisten a cambiar de médico, casi siempre porque los criaron con un profundo respeto hacia la autoridad y no quieren ofender, dice la Dra. Marilyn Gugliucci, quien dirige el programa de educación e investigación en geriatría de University of New England.

Si decides despedir a tu médico, trata de irte en los mejores términos posibles, ya que tu nuevo doctor podría querer consultar con el anterior. La Dra. Katharine Traeadway, profesora adjunta en la Facultad de Medicina de Harvard University, recomienda enviarle una carta al médico anterior describiendo las razones específicas por las cuales decidiste cambiarte. "Puede que sea difícil escribirla— y, para el médico, difícil leerla—", dice. "Pero todos aprendemos de nuestros errores".

Caroline E. Mayer es una periodista especializada en asuntos del consumidor que vive en Arlington, Virginia.

¿Entonces cómo sabes si tu médico no es el más adecuado?

Tu instinto es a menudo la mejor guía, según los expertos. Pero he aquí algunas señales de advertencia que indican que debes despedir a tu doctor, cortesía del geriatra James Pacala, de University of Minnesota.

Cuidado con un médico que:

1. Hace caso omiso de cualquier queja y se la achaca a la edad.

2. Insiste en que no hay nada que hacer. Siempre se puede intentar algo.

3. Pasa muy poco tiempo contigo o te interrumpe con frecuencia, sobre todo si eres un paciente con un cuadro complejo.

4. Te receta medicamentos sin casi discutirlos.

5. Recomienda tratamientos sin tomar en cuenta tu estilo de vida.

 6. Te receta una variedad de medicamentos y tratamientos, o sigue  

 remitiéndote a especialistas sin que veas una mejoría.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO