Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Conflictos familiares: tus hijos pueden aportar su granito de arena para los cuidados

Pero no te olvides de prestarles atención y pasar tiempo individual con ellos.


spinner image Niña molesta, su mamá al fondo
ISTOCK/GETTY IMAGES

Según su edad, tus hijos podrían o no comprender por qué debes pasar tanto tiempo cuidando a tu ser querido mayor.

Es posible que lo único que entiendan es que pasarán menos tiempo contigo, y que les prestarás menos atención o les tendrás menos paciencia. Esto puede generar resentimiento de su parte y culpa de la tuya, especialmente si no puedes ir a algún evento deportivo o de la escuela.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

“Date cuenta de que no vas a ser perfecto y que tus hijos no necesitan que lo seas”, aconseja Barry J. Jacobs, psicólogo clínico, consultor de atención médica y columnista de AARP.org. “Necesitan que les des amor y apoyo”.

Las siguientes son algunas estrategias que pueden ayudarte a reducir al mínimo el efecto de prestar cuidados en tus hijos:

1. Mantén los referentes de la vida en familia

“Asegúrate de dedicarles tiempo a tus hijos, incluso los rituales antes de irse a dormir y de las comidas”, dice Jacobs.

Esto hará que estén más cercanos y unidos a ti, y ofrecerá una influencia estabilizadora que contrarrestará las veces en que distraes de repente la atención debido a las necesidades del miembro mayor de la familia.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

2. Involucra a tus hijos de formas adecuadas

Si involucras a tus hijos en la prestación de cuidados, se sentirán incluidos y valorados, en la medida en que no tengan que hacer demasiado.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

“Decide quién de la familia puede proveer apoyo y alivio con trabajos físicos y emocionales”, indica Nancy Schlossberg, profesora emérita de Orientación Psicológica de la University of Maryland y autora de Too Young to Be Old. En lugar de asignarles a los niños pequeñas tareas arduas de cuidados, permíteles entretener al miembro de la familia mayor al contarle historias divertidas, jugar a las cartas o ver una película juntos.

A los adolescentes, puedes hacerlos escoger cómo ayudar, tal vez al recoger los medicamentos en la farmacia o al llevarle la comida al ser querido. Cuando los niños ayuden, elógialos por sus acciones.

3. Dales oportunidad a los niños para hablar de sus sentimientos

Acepta que no están recibiendo tanto tiempo ni atención como estaban acostumbrados o como te gustaría, y “permíteles expresar su enfado o resentimiento”, afirma Schlossberg.

Mantenlos enterados de lo que sucede con la situación de prestación de cuidados sin necesidad de abrumarlos con los detalles. Y deja que hablen sobre sus verdaderos sentimientos.

Permitirles que se desahoguen disipará algunas de sus frustraciones y es posible que descubras alguna solución relativamente fácil para algo que les haya estado molestando (si puedes determinar cuál es el problema).  

4. Dedícale tiempo a cada hijo

Cada semana, trata de pasar tiempo individual con cada uno de tus hijos “para que les des la seguridad de que son lo más importante en tu mente mientras ayudas a la abuela o al abuelo”, sugiere Eve Markowitz Preston, psicóloga con consultorio privado en la ciudad de Nueva York que atiende más que todo a adultos mayores y suele hacer visitas domiciliarias.

Al dedicarle tiempo semanal a trabajar en un proyecto artístico, ir de compras, jugar, hablar o simplemente pasar el tiempo con cada hijo, todos recibirán el mensaje de que siguen siendo una prioridad para ti, que los quieres y que todavía queda un poco de la vida normal en familia.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.