Skip to content
 

La lucha de muchos años de AARP por reducir los precios de los medicamentos recetados termina en victoria

El poder de decenas de millones de adultos mayores de 50 años llevó a un triunfo histórico.

Voluntarios de AARP levantan un frasco de medicinas inflables mientras abogan para bajar el costo de los medicamentos

AARP

Voluntarios de AARP en Nueva York sostienen un frasco inflable gigante de píldoras con carteles que abogan por precios justos en los medicamentos.

In English

La llamada de la Casa Blanca llegó temprano en la mañana del 28 de octubre del 2021. Las reformas por las que AARP había estado luchando para reducir los precios de los medicamentos recetados no se incluyeron en el marco del proyecto de ley presupuestario Build Back Better que se lanzaba ese día.

Dentro de una hora, Jo Ann Jenkins, directora ejecutiva de AARP, emitió una declaración que decía que la organización que representa a casi 38 millones de adultos mayores en Estados Unidos estaba “indignada” por la omisión de las disposiciones sobre los medicamentos. Y AARP prometió que la lucha para permitir que Medicare negociara los precios de los medicamentos recetados, limitar los gastos de bolsillo de los beneficiarios de la Parte D y responsabilizar a las grandes compañías farmacéuticas por aumentos de precios desmedidos continuaría.

AARP no perdió tiempo en cumplir esa promesa.

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, se dirige a una audiencia rodeada de varias personas entre ellas la senadora Amy Klobuchar de Minnesota y Debbie Stabenow de Michigan

STEPHEN VOSS para AARP

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, junto a los voluntarios de AARP y las senadoras Amy Klobuchar, a la izquierda, y Debbie Stabenow, a la derecha.

“Acordamos que los directores estatales iban a dejar todo y a enfocarse en esto. Las llamadas comenzaron a llegar a la Casa Blanca y a los líderes del Congreso antes de las 10 de la mañana. Nunca habíamos respondido a algo con tanta rapidez”, recuerda Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo y Compromiso de AARP. En los próximos días, más de 400,000 comunicaciones de socios y activistas de AARP les dejaron claro a los líderes en Washington que retirar la reforma de medicamentos recetados de Medicare del paquete presupuestario era inaceptable. Los socios enviaron correos electrónicos, llamaron, tuitearon e hicieron publicaciones en Facebook y otras redes sociales.

“Eran personas reales llamando a los congresistas”, dice LeaMond. “Personas que estaban hartas de pagar costos tan altos por sus medicamentos recetados”.

La presión funcionó. Cinco días después, el 2 de noviembre, el presidente Biden emitió una declaración en la que indicó que la negociación de Medicare de medicamentos recetados y otros elementos de prioridad para AARP estaban de nuevo en el proyecto de ley. Menos de dos semanas después, el 15 de noviembre, la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó la medida. Esos mismos elementos se incluyen en la Ley de reducción de la inflación del 2022 que el Senado de EE.UU. aprobó el 7 de agosto y luego la Cámara, el 12 de agosto y que se convirtió en ley el 16 de agosto después de que el presidente Joe Biden la firmara. 

“Este proyecto de ley le ahorrará a Medicare cientos de miles de millones de dólares y les dará tranquilidad a los adultos mayores al saber que hay un límite anual sobre lo que deben pagar de su bolsillo por los medicamentos”, dijo Jenkins después del voto del Senado.

LeaMond atribuye el éxito de AARP al poder de permanencia de la asociación y a sus socios y partidarios. “Muy pocas organizaciones pueden continuar luchando por un objetivo de forma tan intensa durante tanto tiempo”, dice. Entre el 2019 y este verano, AARP gastó $60 millones en publicidad, recaudó 4.3 millones de firmas en peticiones que instaban al Congreso a actuar, generó 3.6 millones de correos electrónicos a legisladores e inundó las oficinas del Congreso con cientos de miles de llamadas telefónicas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Una lucha histórica

Aunque el 28 de octubre del 2021 fue un día crucial en este esfuerzo, esta es una batalla que AARP había estado librando durante años. De hecho, la Dra. Ethel Percy Andrus, fundadora de AARP, planteó la necesidad de hacer que los medicamentos fueran más asequibles mucho antes de que se creara el programa Medicare. “Hace mucho tiempo que se ha reconocido que uno de los mayores gastos para las personas jubiladas que viven con presupuestos limitados es el alto costo de los medicamentos y las recetas”, dijo Andrus, quien declaró ante el Congreso en 1961 sobre el alto precio de los medicamentos.

“Esto ha sido parte de nuestro ADN como organización desde el principio”, dice Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP. Señala que una de las principales razones por las que AARP asumió esta lucha y se mantuvo luchando es que los altos costos de los medicamentos fueron y siguen siendo el principal asunto de preocupación para los socios cuando se realizan encuestas, cuando llaman a AARP o cuando participan en eventos patrocinados por la asociación. “Nuestros socios nos decían que esto era algo que realmente les causaba dolor, y tuvimos la oportunidad de hacer algo al respecto”.

Más allá de la victoria de la Parte D

La primera victoria de AARP sobre los medicamentos recetados ocurrió en el 2006, cuando Medicare implementó el beneficio de medicamentos recetados conocido como la Parte D que el Congreso había agregado al programa en una ley del 2003. Pero ese beneficio adicional tenía una desventaja. La ley específicamente prohibía que Medicare negociara los precios, por lo que no había una manera eficaz de controlar los aumentos desenfrenados de los precios de tantos medicamentos que salvan vidas por parte de las compañías farmacéuticas.

A partir de finales del 2018, quedó claro que abordar el alto costo de los medicamentos recetados era algo que los legisladores de ambos partidos apoyaban. Los senadores y los representantes les prometieron a sus electores que tomarían medidas. El entonces presidente Donald Trump indicó en su discurso sobre el estado de la Unión que estaba dispuesto a actuar.

De nuevo, AARP tomó medidas y creó la campaña “Stop Rx Greed” (Basta con medicamentos costosos). Las oficinas estatales y socios en todo el país se alistaron para ejercer una presión constante que convenciera a los legisladores de que ya era el momento de actuar. Las tácticas eran variadas y poco convencionales. Por ejemplo, el 31 de octubre del 2019, los legisladores en los 50 estados y en el Capitolio escucharon el rugido del tiranosaurio rex de AARP (conocido como Rx T. Rex). Se enviaron disfraces de tiranosaurios rex a los 50 estados. Los voluntarios de AARP llevaron puestas camisetas rojas que decían “Stop Rx Greed” (Basta con medicamentos costosos) y se unieron a los tiranosaurios para el día oficial de la organización “Take a bite out of Rx prices day” (Dales un mordisco a los precios de los medicamentos recetados).

Grupo de voluntarios y el personal de AARP esperan a que la candidata Elizabeth Warren llegue a un evento en Charleston, Carolina del Sur

MELISSA GOLDEN

Voluntarios y empleados de AARP asisten a un evento de campaña en Charleston, Carolina del Sur en el 2020.

Surge una nueva campaña

Al igual que todos los aspectos de la vida en Estados Unidos, la pandemia de COVID-19 significó que AARP tuvo que suspender algunas partes de la campaña. Pero no detuvo el esfuerzo de defensa de derechos. La asociación continuó conversando con legisladores y abogando sobre la lucha por precios más bajos para los medicamentos recetados, incluso cuando se concentró en asegurarse de que sus socios tuvieran toda la información que necesitaban para lidiar con la pandemia.

Para el 2021, AARP volvió en gran medida a la lucha contra los altos precios de los medicamentos recetados, lanzando su campaña “Fair Rx Prices Now” (Exigimos precios justos para los medicamentos recetados). Entre las tácticas se encontraban el esfuerzo “Show Your Receipts” (Muestra tus recibos, en inglés), en el cual las personas en Estados Unidos descargaban sus facturas de medicamentos recetados para que los legisladores pudieran ver de primera mano cuánto les costaba a los consumidores tomar sus medicamentos. AARP celebró una audiencia en la que las personas contaron sus historias sobre lo difícil que era pagar por sus medicamentos recetados. El evento virtual generó una transmisión constante de comentarios en la sala de chat y las personas lamentaban la falta de acción para reducir los precios.

Los estados toman medidas

Al tiempo que aumentaba la presión sobre Washington, también continuaban las medidas a nivel estatal. AARP ha luchado constantemente con una campaña de defensa de derechos de dos frentes diseñada para lograr que tanto el Gobierno federal como los estados aprueben leyes para frenar los altos precios.

“Hemos visto una gran cantidad de actividades y proyectos de ley aprobados en las legislaturas estatales de todo el país —en estados rojos, estados azules y estados pendulares—”, dice Sweeney. Y eso ha ayudado a AARP a generar impulso a nivel nacional.

“Y continuaremos luchando. No nos detendremos hasta que todas las personas mayores de 50 años puedan pagar por sus medicamentos”.

Jo Ann Jenkins, directora ejecutiva de AARP

Desde el 2019, las oficinas estatales de AARP han ayudado a aprobar más de 100 leyes estatales relacionadas con el alto costo de los medicamentos recetados. Varias legislaturas estatales aprobaron leyes que establecieron juntas de asequibilidad de medicamentos, que tienen la autoridad para evaluar el costo de los medicamentos y hacer recomendaciones sobre cómo reducir los precios. Muchos estados aprobaron medidas que exigen que las compañías farmacéuticas sean transparentes en cuanto a sus precios, y otros adoptaron leyes para asegurar que los farmacéuticos puedan ayudar a los consumidores a encontrar precios más bajos para sus medicamentos.

Incluso con la aprobación de la Ley de reducción de la inflación del 2022, los funcionarios de AARP dicen que esto no significa el fin de la campaña de reforma del precio de los medicamentos.  

“Vamos a seguir luchando para que se aprueben proyectos de ley en las legislaturas estatales, y continuaremos luchando a nivel federal por otras medidas que reduzcan los precios de los medicamentos”, dice Sweeney.

“AARP hizo todo lo posible para lograr esta victoria histórica”, dijo Jenkins a los partidarios en un mensaje de video.  “Y continuaremos luchando. No nos detendremos hasta que todas las personas mayores de 50 años puedan pagar por sus medicamentos”. 

Dena Bunis informa sobre temas relativos a Medicare, atención de la salud, políticas en materia de salud y el Congreso estadounidense. Además, es autora de la columna “Medicare Made Easy” para AARP Bulletin. Galardonada por su labor periodística, Bunis trabajó durante años en diarios de grandes ciudades. Entre los puestos que ocupó se incluyen los de jefa de la oficina de Washington del Orange County Register y reportera de temas de salud y entorno laboral para Newsday.