Skip to content
 

La pandemia pone en mayor riesgo la jubilación para muchos adultos mayores

AARP pide cambios destinados a apoyar a los jubilados y a los que ahorran para el retiro.

Titulares noticiosos sobre el impacto económico del coronavirus

iStock / Getty Images

In English | La pandemia de COVID-19 ha tenido un efecto muy grande en las personas mayores de 50 años: no solo impactó más gravemente la salud de los adultos mayores que la de los más jóvenes, sino que también obligó a muchos a jubilarse anticipadamente e impulsó a otros a retirar sus ahorros antes de lo planeado.

“Muchos de nuestros socios se quedaron sin empleo”, dijo la Directora Ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, el 18 de agosto en Washington Post Live. "Sabemos que, si tienes 65 años o más y pierdes tu empleo, es más probable que estés desempleado por seis meses o más, y es probable que volver a trabajar te tome tres veces más del tiempo que les tomaría a otros".

El efecto de la pandemia en los adultos mayores

La tasa nacional de desempleo aumentó del 3.5% en febrero del 2020 al 14.7% en abril. Desde entonces, ha caído al 5.9%. Pero el 55.3% de los desempleados a largo plazo —quienes han estado buscando trabajo durante 27 semanas o más— son mayores de 55 años.

Como resultado, para poder llegar a fin de mes, muchos trabajadores tuvieron que usar parte de sus ahorros jubilatorios o dejar de ahorrar para la jubilación. Según una encuesta realizada en junio del 2020 por TD Ameritrade, el 23% de los encuestados de 55 a 73 años se han jubilado temprano —o han considerado jubilarse temprano— debido a la pandemia. Casi uno de cada cuatro adultos de 25 años o más encuestados por AARP en abril del 2021 usó parte de sus ahorros jubilatorios o dejó de contribuir a sus cuentas de jubilación durante el pico de la pandemia.

“Las jubilaciones anticipadas y los retiros de emergencia de las cuentas de jubilación probablemente impedirán que estos trabajadores acumulen años adicionales de salarios y ahorros, lo que reducirá las pensiones y los beneficios mensuales del Seguro Social de por vida y creará la necesidad de gastar ahorros jubilatorios antes de lo previsto”, dijo el 28 de julio David Certner, asesor legislativo y director de Política Legislativa para Asuntos Gubernamentales, de AARP, al Comité de Finanzas del Senado.

La discriminación por edad influyó en el impacto de la pandemia en los trabajadores mayores. "En efecto, hemos visto un aumento en la discriminación por edad", dijo Jenkins. “Creemos en la posibilidad que todos deberíamos trabajar por el tiempo que quisiéramos. Las personas que se dedican a un trabajo, ya sea remunerado o voluntario, viven unos siete u ocho años más que las que no lo hacen. Es muy importante que los empleadores vean a esta nueva fuerza laboral con la idea de contar con cuatro o cinco generaciones en el lugar de trabajo al mismo tiempo".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La brecha de jubilación

Tradicionalmente, la preparación para la jubilación consistía en tres partes: ahorros, ingresos de una pensión pagada por el empleador y el Seguro Social. Pero las pensiones tradicionales, también conocidas como “planes de beneficios definidos”, están desapareciendo para muchos trabajadores. En 1983, aproximadamente el 60% de los trabajadores con un plan de jubilación patrocinado por el empleador tenían un plan de pensión tradicional; para el 2020, solo el 18% de los trabajadores a tiempo completo del sector privado tenían acceso a una pensión tradicional.

Los empleadores han reemplazado en gran medida los planes de pensión tradicionales con lo que se conoce como “planes de contribución definida”, como los planes 401(k), cuyo valor al momento de la jubilación depende de la cantidad que aportan el empleado y el empleador, así como del rendimiento de la inversión y de la habilidad del empleado para administrar el dinero. En 1983, solo al 12% de los trabajadores a quienes se les ofrecía un plan de jubilación se les ofrecía únicamente un plan de contribución definida. Al 2020, al 73% de los trabajadores a quienes se les ofreció un plan de jubilación en el lugar de trabajo se les ofreció solamente un plan de contribución definida.

Más de la mitad de los trabajadores no tienen acceso a ningún plan de jubilación en el trabajo. La mayoría de los trabajadores que tienen acceso a un plan de ahorros en el lugar de trabajo no están ahorrando lo suficiente para financiar adecuadamente una jubilación segura. Para los hogares de 55 a 64 años de ingresos medios con un plan de contribución definida o una cuenta IRA, el saldo medio es de aproximadamente $144,000, lo cual no es suficiente para una jubilación segura, especialmente dado que el número promedio de años de jubilación ha aumentado de forma notable: de 12 en la década de 1960 a casi 20 en la actualidad.

Soluciones de jubilación para los trabajadores

Debido a la gran cantidad de trabajadores que no tienen acceso a un plan de jubilación, AARP apoya firmemente los programas de “trabajo y ahorro” respaldados por el estado, que son programas de deducción de nómina facilitados por el estado para los trabajadores cuyo empleador no ofrece un plan de jubilación. “Los trabajadores tienen 15 veces más probabilidades de ahorrar para la jubilación por solo tener acceso a deducciones de nómina en el trabajo”, dijo Certner. Los programas de trabajo y ahorro requieren que los empleadores faciliten las deducciones de nómina para los trabajadores, pero funcionan como los planes 529 de ahorro universitario y operan a través de asociaciones público-privadas. La participación de los trabajadores es opcional, y ellos son quienes toman las decisiones de inversión.

En última instancia, los programas estatales de trabajo y ahorro podrían ahorrarle al Gobierno miles de millones de dólares en costos relacionados con quienes tienen poco o ningún ahorro. “Estados Unidos podría ahorrar unos $33 millones en programas de asistencia pública entre el 2018 y el 2032 si los jubilados de ingresos más bajos ahorran lo suficiente para aumentar sus ingresos jubilatorios en solo $1,000 más al año”, dijo Certner.

AARP también apoya la legislación federal que fomentaría los ahorros automáticos de deducción de nómina para todos los trabajadores que carecen de cobertura. Además, AARP apoya las mejoras al Savers' Tax Credit (crédito impositivo de ahorros) —que actúa como una contribución equivalente— para incentivar mayores ahorros jubilatorios, especialmente entre los trabajadores de ingresos más modestos. AARP también respalda la mejora de la cobertura de los planes jubilatorios para los 27 millones de trabajadores a tiempo parcial que por lo general no están cubiertos por estos planes, así como una oficina nacional dedicada a ayudar a los trabajadores a ubicar sus beneficios de jubilación de empleadores anteriores (en el 2018, los datos más recientes disponibles del Departamento de Trabajo, había 21.3 millones de cuentas 401(k) inactivas). AARP también apoya firmemente las divulgaciones adecuadas de los planes, incluida una declaración anual impresa de beneficios, para ayudar a los trabajadores a entender y administrar mejor sus planes de jubilación.

Por último, AARP también apoya firmemente el Seguro Social, cuyos modestos beneficios —un promedio de $1,555 al mes para todos los trabajadores jubilados— mantienen a aproximadamente 15 millones de adultos mayores fuera de la pobreza y permiten que millones más vivan sus años de jubilación de manera independiente y sin temor a exceder sus ingresos. “Cada día intentamos lograr a través de nuestro trabajo de defensa de los derechos que el Congreso y la Casa Blanca comprendan lo importante que es el Seguro Social para nuestro futuro”, dijo Jenkins. 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.