Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Comité del Senado aprueba un proyecto para reducir el costo de los medicamentos recetados

La medida bipartidista pondría un límite a los gastos de bolsillo que pagan los beneficiarios de la Parte D de Medicare.

Una tarjeta de Medicare colocada dentro de un frasco de pastillas

Getty Images

In English | Con el apoyo de ambos partidos en una votación de 19-9, el Comité de Finanzas del Senado aprobó el jueves un proyecto de ley que limitaría a $3,100 anuales los gastos de bolsillo que los beneficiarios de Medicare pagan por medicamentos recetados y le ahorraría al programa $100,000 millones en una década.

El proyecto, llamado Prescription Drug Pricing Reduction Act of 2019 (Ley de reducción de precios de medicamentos recetados del 2019), modificaría la estructura de financiación de la Parte D de Medicare y eliminaría en forma permanente la brecha de cobertura conocida como "donut hole". También exigiría que las compañías farmacéuticas y los planes de seguros paguen la mayor parte del costo de los medicamentos recetados de los pacientes cuyas facturas anuales de medicamentos recetados son más altas. La medida limitaría los gastos de bolsillo de los pacientes en la Parte D al eliminar la participación del 5% del costo de un medicamento que actualmente pagan los beneficiarios de Medicare cuando sus gastos anuales de medicamentos recetados son suficientemente altos como para ser considerados catastróficos. Los cambios comenzarían en el 2022.

Basta con medicamentos costosos

La medida también requeriría que los fabricantes de medicamentos paguen un reembolso a Medicare si aumentan los precios por encima de la tasa de inflación. En una carta dirigida a los líderes del comité en apoyo del proyecto de ley, Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo y Compromiso de AARP, señaló que de acuerdo con el Informe "Rx Price Watch Report" (en inglés) más reciente, el aumento promedio anual de los medicamentos de marca recetados ha superado la tasa de inflación año tras año, al menos desde el 2006.

El presidente del Comité de Finanzas, Chuck Grassley (republicano por Iowa), dijo que este proyecto de ley "traerá tranquilidad a millones de adultos mayores que nunca tendrán que preocuparse por irse a la bancarrota por tener que pagar medicamentos". El senador Ron Wyden (demócrata por Oregón), el demócrata de más alto rango en el panel, agregó que la medida "será el fin de una era en la que el precio de los medicamentos llevó a adultos mayores a la bancarrota".

De acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso —una entidad sin afiliación política—, en un período de diez años el proyecto Grassley-Wyden ahorraría a los beneficiarios de Medicare $27,000 millones en gastos de bolsillo y $5,000 millones en primas.

El proyecto de ley no incluye una provisión para permitir que Medicare negocie el precio de los medicamentos directamente con los fabricantes, a pesar de que muchos senadores en el comité dijeron que apoyarían esa disposición. "Todos sabemos que pagamos los precios más altos del mundo", dijo la senadora Debbie Stabenow (demócrata por Michigan), quien ofreció una enmienda para permitir tales negociaciones. "En realidad, podríamos rebajar los precios hoy".

La enmienda de Stabenow no fue aprobada (la votación fue 16-12), pero Wyden dejó claro que el tema de la negociación de precios por parte de Medicare no va a desaparecer. "No vamos a permanecer sentados mientras se desperdicia la oportunidad de que los adultos mayores utilicen su poder de negociación en Medicare", dijo. Se espera que los legisladores traten de incluir esta provisión nuevamente para la votación en el Senado.

Antes de la modificación, LeaMond emitió una declaración en la que apoya enfáticamente la provisión de Stabenow. "Abordar el problema de los altos precios de los medicamentos recetados es crucial para los 38 millones de socios de AARP, y permitir que Medicare use su poder adquisitivo para reducir los costos de estos productos ha sido una prioridad durante mucho tiempo para AARP y sus socios", dijo LeaMond.

Permitir que Medicare negocie los precios de los medicamentos es uno de los pilares fundamentales de la campaña Basta con medicamentos costosos, de AARP. El mismo día jueves, AARP patrocinó —conjuntamente con el periódico The Hill— un evento que llamó la atención sobre los esfuerzos que se pueden realizar para detener el costo creciente de los medicamentos recetados a través de políticas públicas.

"Todos sabemos que hay un largo camino desde la sala del comité y las oficinas de los líderes hasta la Cámara de Representantes, el Senado, y luego el escritorio del presidente para que un proyecto se convierta en ley", dijo LeaMond a la audiencia. También hablaron los senadores Tammy Baldwin (demócrata por Wisconsin) y Mike Braun (republicano por Indiana), patrocinadores de un proyecto de ley que aumentaría la transparencia del precio de los medicamentos, otra prioridad de AARP. "Tengo fe de que llegaremos a eso", dijo LeaMond, "pero va a requerir mucho trabajo y concentración para obtener resultados para las personas en Estados Unidos".

La medida del jueves significa que el proyecto Grassley-Wyden está listo para pasar al Senado, pero los legisladores dejaron en claro que probablemente habría más modificaciones antes de que el proyecto llegara a la votación del Senado.

La Casa Blanca ha dicho que apoya la propuesta. El presidente Trump manifestó en varias ocasiones que quiere ver medidas para reducir el precio de los medicamentos recetados. Líderes de la Cámara de Representantes dijeron que también están trabajando en una disposición sobre los medicamentos recetados y esperan publicarla en septiembre.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.