Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Cámara de Representantes aprueba proyecto de ley que recorta la cobertura de salud

El futuro de la ley de salud ahora está en manos del Senado.

Mano con una tijera cortando un estetoscopio

Peter DazeleyPeter Dazeley/Getty Images

In English | La Cámara de Representantes de EE.UU. votó —por un margen muy estrecho— para derogar y reemplazar la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio (ACA) con un proyecto de ley que permitiría la discriminación contra las personas con enfermedades preexistentes y el aumento considerable de las primas de seguros para los adultos mayores, lo que causaría que millones de personas pierdan cobertura y empeoraría la salud fiscal de Medicare.

El proyecto de ley, aprobado mayormente con votos en línea con el partido, 217 a 213, también recortaría los fondos de Medicaid en más de $800,000 millones durante 10 años, de los cuales dependen millones de adultos mayores, niños y adultos con discapacidades.

La American Health Care Act (AHCA) obtuvo el apoyo de 217 republicanos. Y 20 republicanos y 193 demócratas votaron en contra. La ley ahora irá al Senado, donde se espera que enfrente una fuerte oposición, y su pronóstico es incierto.

La AHCA ha sido rechazada por principales grupos de consumidores y de salud, incluidas AARP y organizaciones médicas y de hospitales.

"AARP está increíblemente decepcionada por el voto de hoy de la Cámara de Representantes para aprobar este proyecto de ley de salud tan deficiente", dijo la vicepresidenta ejecutiva de AARP Nancy LeaMond. "El proyecto de ley nos impondrá un impuesto por edad, perjudicando a millones de familias en Estados Unidos con seguro médico, y obligando a muchos a perder cobertura o a pagar miles de dólares más por el cuidado de salud. Además, el proyecto de ley pone en riesgo a los 25 millones de adultos mayores con enfermedades preexistentes, como el cáncer y la diabetes, a quienes se les hará difícil, o imposible, pagar por el cuidado de su salud".

Retirado de la consideración de la Cámara de Representantes a principios de la primavera debido a la falta de votos suficientes para su aprobación, esta ley halló nueva vida a través de una enmienda que les permite a los estados solicitar exenciones que autorizarían a las aseguradoras a cobrar primas más altas a las personas con enfermedades preexistentes. Esto representa una divergencia mayor de las protecciones de la ley actual.  Unos 25 millones de personas de 50 a 64 años tienen enfermedades preexistentes y enfrentarían primas mucho más altas —de miles de dólares al año—, que en muchos casos no podrán costear.

A pesar de que los que apoyan esta ley dicen que las personas con enfermedades preexistentes podrán ser atendidas a través de las asignaciones para casos de alto riesgo, un análisis del Instituto de Política Pública de AARP halló que las primas en estos grupos se elevarían a niveles inasequibles —tanto como a $25,700 al año para el 2019—. En el pasado, estas asignaciones han representado una carga financiera tan onerosa para los estados que los beneficios se redujeron y se limitó la inscripción en ellos.

Para ganar el voto de los congresistas que todavía no estaban de acuerdo con esta ley, el liderato de la Cámara incluyó una enmienda de $8,000 millones a lo largo de cinco años para las asignaciones de casos de alto riesgo; lo que representa una fracción muy pequeña de lo que se requeriría.

Con esta ley, los estados podrían también obtener exenciones que les permitiría a las aseguradoras evitar ofrecer cobertura por beneficios críticos como los servicios de emergencia, hospitalización, pago de medicamentos recetados, servicios de salud mental, manejo de enfermedades crónicas y cuidado preventivo.

La polémica sobre cómo manejar la cobertura de las personas con enfermedades preexistentes fue solo una de las objeciones de los grupos de consumidores sobre la AHCA. La ley impone un “impuesto por edad” debido al efecto combinado creado al permitir que las aseguradoras cobren a los adultos mayores cinco veces más de lo que pagan otros consumidores por el mismo tipo de seguro, y también permitir la reducción de créditos impositivos que ayudan a los adultos mayores a pagar por su cobertura de salud. El efecto combinado de estos dos grandes cambios resultaría en un aumento de hasta $13,000 anuales en las primas, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO).

El problema se agrava al permitir que las aseguradoras en los estados que reciben exenciones federales les cobren a los adultos mayores hasta más de cinco veces lo que otras personas pagan por la cobertura.

La CBO halló en marzo que esta ley ocasionaría una pérdida de cobertura para 24 millones de personas en el país durante la próxima década. El liderato de la Cámara de Representantes se enfrascó en la votación a pesar de que los cambios recientemente propuestos todavía no han sido analizados por la Oficina de Presupuesto del Congreso. Como resultado, los miembros del Congreso votaron por una ley sin saber a cuántas personas podría afectar y cuánto tendrían que pagar en primas.

La AHCA no solamente afectará a las personas de 50 a 64 años. Este proyecto de ley también empeorará la situación fiscal de Medicare al reducir los recaudos del programa. Aceleraría la insolvencia de Medicare por varios años y debilitaría su capacidad para pagar por servicios futuros para aquellos que dependen del programa para ayudar a cubrir sus costos del cuidado de salud.

AARP prometió hacer responsable a cada miembro del Congreso que votó a favor del proyecto de ley al dejarle saber a sus casi 38 millones de socios cómo sus representantes votaron.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO