Skip to content
 

4 formas en que la inflación está arruinando tu jubilación

Desde el menor poder adquisitivo hasta la postergación de la jubilación, el efecto de los precios altos se hace sentir.

Mujer sentada en un sofá se cubre las manos con la cara y frente a ella una mesa con un frasco vacío que dice inflación

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

La inflación no se siente solo en el supermercado y la estación de gasolina: también está arruinando la jubilación de una cantidad innumerable de personas. 

Con la inflación más alta de los últimos 40 años —el 8.6%—, la Reserva Federal comenzó a aumentar las tasas de interés, lo cual generó ventas masivas en el mercado bursátil. Esa combinación creó una tormenta perfecta para los jubilados, que no están familiarizados con un entorno con alta inflación y un mercado bursátil en baja. Investigaciones de AARP  (en inglés) indican que el 62% de los trabajadores dicen que los gastos diarios les impiden ahorrar para la jubilación, y el 40% de los trabajadores citan el pago de deudas como el principal obstáculo para ahorrar.

“En este momento, las personas están viendo que su poder adquisitivo se debilita a medida que aumentan los precios de bienes y servicios, el valor de sus ahorros jubilatorios se reduce y los retornos de sus inversiones se desmoronan porque el mercado desciende a niveles cada vez más bajos”, dice Eric Henderson, presidente de la División de Anualidades de Nationwide Financial. “Con los aumentos de las tasas de interés que decreta la Reserva Federal para controlar la inflación, el costo de pedir dinero prestado aumenta, lo que hace que muchos de nosotros tengamos que hacer más con menos. En este entorno, es comprensible que las personas estén nerviosas”. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Nadie espera que la inflación permanezca en 8.6% para siempre, pero por ahora está arruinando la jubilación de varias maneras, incluidas las siguientes: 

1. Menor poder adquisitivo 

El impacto más grande que tiene un período de inflación alta en los jubilados es la reducción del poder adquisitivo. A medida que los precios aumentan, el dinero alcanza para menos. “La familia típica está viendo, en promedio, que salen $450 al mes y no reciben nada a cambio”, dice Pam Krueger, fundadora de Wealthramp.com. “Es como que les están reduciendo el salario”. Eso puede afectar la capacidad de ahorrar para la jubilación.

Si la inflación está afectando tus ahorros jubilatorios, este es un buen momento para evaluar tus gastos y reducirlos a fin de contrarrestar los precios más altos. AARP Money Map es una herramienta que puede ayudarte a crear un plan de ahorros y un presupuesto. “Algunas personas tal vez necesiten encontrar un trabajo ocasional o a tiempo parcial, mientras que otras podrían aumentar el flujo de dinero reduciendo los gastos en distintas áreas”, dice Henderson.

2. Menor rendimiento de los ahorros 

El retorno sobre los ahorros, los certificados de depósito y los bonos ha sido muy desalentador, en particular con una inflación tan alta. Y los aumentos recientes en las tasas de interés que efectuó la Reserva Federal no significan que tu dinero en el banco crecerá de la noche a la mañana. “Sabemos que los bancos, las empresas de corretaje y las instituciones financieras son rápidas para aumentar las tasas de los préstamos y las hipotecas”, dice Krueger. “Tienden a reaccionar con lentitud cuando se trata de aumentar las tasas de los ahorros. Si tu dinero está ganando un 2% y la inflación está en un 4% o más durante los próximos diez años, eso perjudicará el poder adquisitivo en el futuro”. Incluso si la inflación se reduce al 5%, el retorno real va a ser negativo, dice. 

Si tienes mucho dinero en efectivo, este puede ser el momento de diversificar y repartir los activos entre efectivo, acciones, bonos y otras inversiones. De ser posible, ten suficiente dinero en efectivo o liquidez en tu plan de inversiones para cubrir uno o dos años de facturas, sugiere Krueger. Eso evitará que tengas que vender acciones en un momento inapropiado para mejorar tu flujo de dinero. “Lo que no quieres nunca es verte obligado a vender acciones”, dice. “Examina tu plan completo y asegúrate de que tanto tu estrategia como tu plan tengan en cuenta la inflación”. 

3. Carteras de inversión fuera de ritmo 

En el entorno inflacionario actual, seguir el rumbo sin tener un plan ya no es una opción cuando se trata de inversiones. Debes asegurar que tu cartera esté repartida adecuadamente y sea diversificada para absorber cualquier golpe que el aumento de la inflación o de las tasas de interés pueda asestar a sectores específicos. Es importante hacer una prueba de estrés de tu plan para confirmar que todo está alineado según tu meta de tiempo para invertir y tu tolerancia al riesgo. “Una cartera es más que un gráfico circular”, dice Rob Williams, director administrativo de planificación financiera en Charles Schwab. “Es una combinación de inversiones con diferentes niveles de riesgo”. Williams dice que los inversores deben tener una mezcla de acciones, bonos, efectivo y bienes en su cartera, y vigilar las comisiones: cuanto más altas son, menor es tu retorno. Ace Your Retirement, (en inglés) de AARP, es una herramienta digital que puede ayudarte a crear un plan de inversiones.

4. Jubilación diferida 

Incluso el plan mejor pensado puede descarrilarse en un ambiente con inflación alta. Y si agregas a la ecuación la marcada baja del mercado de valores, la jubilación que tenías planeada para el año próximo tal vez ya no sea realista. Ese es el caso de muchas personas que se han visto obligadas a continuar trabajando o volver al trabajo a causa de la inflación. “La pregunta principal ahora es si todavía puedes jubilarte, a pesar de todos estos vientos en contra”, dice Krueger. “Si la inflación es el mayor impulsor, entonces probablemente tengas que considerar trabajar más tiempo y no eliminar tus ingresos tan pronto”. La calculadora de AARP para la jubilación puede ayudarte a calcular cuánto dinero necesitarás.


Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.