Skip to content
 

Envejecer en tu hogar cuando el clima es frío

Para muchos no hay comparación cuando se trata de quedarse a vivir en el mismo hogar por siempre.

Envejecer en tu propio hogar cuando el clima es frío

Fotografía de 123rf

Ocho de cada 10 personas mayores de 45 años está “totalmente o relativamente de acuerdo” con el enunciado: “Lo que realmente me gustaría hacer es permanecer en mi comunidad por el mayor tiempo posible”. Y esto incluye a personas en lugares donde el suelo se mantiene cubierto de nieve de noviembre a marzo.

In English | Para muchos, cualquier lugar de Minnesota estaría entre los peores que se pueden imaginar para jubilarse. El invierno es largo, oscuro y helado, y hay que quitar mucha nieve.

Sin embargo, la gran mayoría de los residentes de Minnesota permanecen en ese estado después de cumplir 50 años. Además, algunas personas mayores incluso se mudan ahí de otros estados.

En general, la pérdida neta de población entre las personas de 60 a 69 años del estado a causa de migración es solo de 2,200 personas al año, de entre 5.5 millones de residentes. No solo eso; más personas de 50 a 60 años y de 70 años o más se mudan a Minnesota comparado con quienes dejan este estado, según la oficina demográfica estatal

Por cierto, Minnesota fue clasificado como número 11 entre todos los estados que son buenos lugares donde vivir para los adultos mayores, según un estudio realizado por Bankrate.com. De hecho, el estudio indica que ocho estados donde el invierno es riguroso están entre los “10 Mejores estados para jubilarse”: 1. Wyoming; 2. Colorado; 3. Utah; 4. Idaho; 6. Iowa: 7. Montana; 8. Dakota del Sur; 10. Nebraska. Esos fueron los resultados, a pesar de que uno de los siete criterios que examinaron los investigadores fue el clima.

Dos grupos que participan en una caminata de 5 kilómetros para promover el bienestar se encuentran dentro del sistema de pasillos elevados de Minneapolis

Fotografía de Alliance for Healthier Minnesota

Dos grupos que participan en una caminata de 5 kilómetros para promover el bienestar se encuentran dentro del sistema de pasillos elevados de Minneapolis.

Los adultos mayores del país anhelan poder envejecer en su propio hogar. Según la “Encuesta de preferencias sobre el hogar y la comunidad” realizada por AARP en el 2014 (en inglés), ocho de cada 10 personas mayores de 45 años están “totalmente o relativamente de acuerdo” con el enunciado: “Lo que realmente me gustaría hacer es permanecer en mi comunidad por el mayor tiempo posible”. Y esto incluye a personas en lugares donde el suelo se mantiene cubierto de nieve de noviembre a marzo. 

Para muchos, la solución al invierno no es dejarlo sino llegar a quererlo.

Jubilarse en el hogar

Mark VanderSchaaf, quien tiene 65 años, recuerda lo encantados que estaban él y su esposa, Elizabeth, de 63 años, cuando se mudaron a St. Paul hace 30 años. “Habíamos vivido en un pueblo pequeño desde donde podíamos escuchar la estación de radio pública de Minnesota. A veces, cerrábamos las cortinas, encendíamos la radio y nos imaginábamos que vivíamos en Minneapolis-St. Paul. Nos parecía un lugar perfecto para nosotros”.

Pero a medida que envejecieron, las Ciudades Gemelas ya no parecían tan perfectas. La idea de aguantar temperaturas bajo cero y aceras cubiertas de hielo por el resto de su vida hizo que la pareja empezara a buscar un nuevo hogar al sur o al oeste. Eventualmente escogieron Seattle, y comenzaron a planear mudarse para allá después de que Mark se jubilara.

Un viaje de exploración los convenció de quedarse en St. Paul y en su lugar pasar unas cuantas semanas cada invierno en Miami o San Diego.

Buscar casa a 1,500 millas de su hogar le recordó a la pareja cuánto les harían falta sus amigos, su vecindario, su casa, su comunidad religiosa, los parques locales, la orquesta de Minnesota, la orquesta de cámara de St. Paul y los muchos círculos sociales en los que participan. De hecho, en su vecindario hay un grupo de voluntarios —St. Anthony Park Seniors— que en los últimos 35 años ha ayudado a 3,500 personas a permanecer cómodamente en sus hogares.

¿Y qué del clima gélido y las calles resbalosas? Mark menciona que una ruta de autobús que queda a media cuadra de su casa hace conexiones con las zonas del centro tanto de Minneapolis como de St. Paul. Si en algún momento las aceras cubiertas de hielo resultan demasiado difíciles, Mark y Elizabeth podrían unirse a los muchos que se mudan al centro, donde los edificios están conectados por pasillos elevados en el segundo piso (ver la foto arriba) que permiten que los residentes paseen durante todo el invierno vestidos con camisetas de manga corta y zapatillas.

El lago Wobegon en vez de la ciudad del sol

Incluso la zona rural de Minnesota logra que se queden muchos residentes mayores y atrae a otros. John y Christie Rasmussen (quienes tienen 70 y 67 años) se mudaron a Park Rapids (población 3,700) de Omaha en el 2009, después de que él se jubiló de su carrera jurídica que los había llevado a vivir en la región central de Estados Unidos y en el sur, en Texas. Habían pasado veranos en la zona, situada entre los lagos y bosques del norte de Minnesota, desde que compraron un hogar de vacaciones en las afueras del pueblo en la década de 1970.

“Por lo general vamos a Arizona por uno o dos meses todos los años”, dice John. “A mí en realidad me encanta el clima invernal, pero mi esposa necesita una tregua”. Sin embargo, este año se quedarán en Minnesota durante el invierno, porque John es el presidente del Park Rapids Rotary Club (en inglés).

“Salgo todos los días a caminar o a esquiar en el lago, aunque la temperatura sea de 30 grados bajo cero”, dice. “No aguanto quedarme en la casa. Y vamos mucho al pueblo. Yo voy a reuniones o a la cafetería Bella Caffe. Mi esposa es voluntaria en el centro de cuidados paliativos”.

El frío tampoco intimida a Pat y Paul Dove. De hecho, la pareja, ambos de 78 años, comenzó a ir a Park Rapids para escapar del calor veraniego del sur de Indiana, donde Paul era profesor de música de la University of Evansville y Pat enseñaba artes culinarias en la secundaria local. Se mudaron a Minnesota en el 2000 y se quedan en su hogar ubicado al lado de un lago durante todo el invierno. 

“En días muy fríos, encendemos la chimenea, leemos libros y miramos la nieve. Aquí el invierno es bello”, dice Pat. “Andamos un poco en motos de nieve y caminamos mucho”.

“Vamos al centro casi todos los días. Es donde todos se reúnen”, agrega Paul, quien fundó en el pueblo la Northern Light Opera Company (en inglés), un grupo que presenta óperas durante el verano. “Limpian muy bien las aceras, por lo que es fácil caminar por ahí”. La calle principal (conocida como Main Avenue) ha sido renovada con aceras más anchas y calles más estrechas en las intersecciones (en inglés), para que sea más fácil para los peatones cruzar.

No es el frío, sino el silencio

“Lo más problemático en el invierno para los adultos mayores no es el frío, porque puedes vestirte para la temperatura. Es el aislamiento”, dice Gil Peñalosa, fundador de 8 80 Cities, que ayuda a mejorar las comunidades para residentes de todas las edades.

“La respuesta no es mudarse al sur”, aconseja Peñalosa, quien nació en Colombia y menciona que las personas pueden quedarse igual de aisladas en su hogar debido al clima caliente. “En lugares de clima frío, solo hace falta que facilitemos que las personas salgan. Necesitamos limpiar las aceras. Necesitamos mejor mantenimiento y materiales en los cruces peatonales, para que no estén dañados ni resbalosos, y mejor iluminación, porque está oscuro durante gran parte del día”.

Dan Burden, el fundador del Walkable and Livable Communities Institute (en inglés) y especialista en acceso peatonal para Blue Zones, ha trabajado en más de 3,000 comunidades norteamericanas. Menciona ciudades ejemplares que cuidan de los adultos mayores en el clima invernal.

En Burlington, Vermont; Keene, Nuevo Hampshire; y Hamburg, Nueva York, el gobierno municipal elimina la nieve de las aceras al igual que en las calles.

East Grand Rapids, Michigan, creó un programa que contrata a adolescentes para que limpien las aceras con soplanieves.

Holland, Michigan, cuenta con un sistema de calentadores en las aceras del centro que derrite de inmediato la nieve y el hielo. 

“No es práctico contar con que los individuos, ya sean los propietarios de viviendas o de negocios, limpiarán las aceras”, dice Burden. “Es difícil para las personas mayores, y cuando hasta solo una persona en una cuadra no puede limpiar con pala, la acera de toda la cuadra se vuelve inútil para todos”.

Caminar puede ser peligroso incluso cuando todos limpian la acera como deben, porque las barredoras de nieve que limpian las calles dejan montículos helados que bloquean las aceras. “Esto ocurre en el 95% de las ciudades donde nieva en las que trabajo”, dice Burden. Golden, Colorado, abordó el problema estableciendo reglas que requieren que los operadores de barredoras de nieve mantengan abiertas las entradas de las aceras.

Tener lugares animados donde reunirse es igual de esencial para que una comunidad sea un buen sitio donde vivir todo el año.

“Muchas ciudades planifican todos sus festivales y eventos para el verano”, dice Peñalosa. “Es fácil divertirse durante el verano. Es bueno que una comunidad haga algo durante el invierno, cuando las personas de verdad lo necesitan”.

Peñalosa enfatiza la importancia de los centros comunitarios locales, las bibliotecas, los programas recreativos y los cursos, donde los adultos mayores pueden, por ejemplo, aprender a cocinar nuevos platos o practicar nuevos deportes. 

Las escuelas deberían convertirse en centros comunitarios (en inglés) después de que los niños regresan a sus hogares en la tarde”, aconseja. “Personas de todas las edades pueden pasar un rato, conocer a otros, caminar por los pasillos para hacer ejercicio, usar el gimnasio. No cuesta mucho y en verdad enriquece el lugar. Desafortunadamente, muchas ciudades en Estados Unidos no permiten que las escuelas se usen así, aun cuando las personas que quieren usar la escuela son quienes pagaron por ella”.

“El invierno en verdad es una cuestión de actitud mental”, resume Peñalosa. “De nosotros depende cuánto se pueden divertir todos en esta época del año”.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto