Skip to content
 

6 servicios que ayudan a cancelar las suscripciones

En Estados Unidos, los usuarios gastan en recargos mucho más de lo que piensan.

Se ve escrita la palabra en inglés unsubscribe

Alamy

In English

¿Cuánto crees que gastas cada mes sin mover un dedo?

Si eres como la mayoría de los habitantes del país, la cifra es mayor —mucho mayor— de lo que piensas. A las empresas les gusta cada vez más vender servicios a través de suscripciones. Piensa en Netflix, Home Chef o Stitch Fix... cuando te registras por primera vez les das el número de tarjeta de crédito y continúas recibiendo el servicio hasta que lo cancelas.

Los consumidores subestiman, en unos 250%, la cantidad de dinero que gastan en suscripciones mensuales, según un estudio de C+R Research, una empresa con sede en Chicago. Piensan que están gastando $86, pero en realidad están desembolsando $219.

Kathleen Blum, vicepresidenta de Información del Consumidor en C+R Research, dice que piensa que algunas empresas ofrecen suscripciones con la esperanza de que el cliente se olvide del costo continuado. “Espero que no todas actúan de esa manera. Pero de verdad pienso que, para algunas, es como un flujo constante de ingresos”, dice.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Para ti, el dinero que sale de a poco cada mes podría convertirse en un torrente cuando miras el costo total.

Hay varias aplicaciones y sitios web que prometen ayudar a gestionar las suscripciones. Algunas hacen solo eso; otras ofrecen el servicio como parte de un menú de ofertas más amplio que incluye asistencia para presupuestos y negociación de facturas para reducir los cargos.

Algunas te piden que vincules tus cuentas bancarias y tus tarjetas de crédito, algo que muchas personas no están dispuestas a hacer por motivos de privacidad. En otras, solo tienes que ingresar tus suscripciones en forma manual. Las que te obligan a vincular cuentas con la aplicación dicen que tienen seguridad de nivel bancario y que no almacenan nada de la información, pero siempre es mejor leer la letra pequeña.

Algunos de los servicios son gratuitos; otros tienen un nivel gratuito y diferentes niveles pagos, y otros cobran su propio cargo recurrente después de un breve período de prueba.

Es posible que tu tarjeta de crédito ofrezca un servicio similar sin cargo adicional, dice Blum, y menciona a Chase y a Capital One como dos empresas con seguimiento de facturas “que podrían ser una opción mejor”.

A continuación, te presentamos seis servicios independientes que pueden ayudarte a gestionar los recargos.

Un gestor de suscripciones solo para dispositivos Apple

El seguidor de suscripciones Bobby tiene un propósito que es gestionar las suscripciones recurrentes. No requiere vincular cuentas bancarias ni tarjetas de crédito.

Después de descargar la aplicación de la tienda App Store de Apple —Bobby no está disponible para dispositivos Android—, necesitas tomarte el tiempo de ingresar todos tus gastos recurrentes. La aplicación tiene una lista de muchos servicios populares, entre ellos Amazon Prime, GoDaddy y YouTube. Por supuesto, también puedes agregar manualmente cualquier servicio que no esté en la lista.

Costo: la mala noticia es que la versión gratuita permite hacer el seguimiento de solo cinco suscripciones. La buena noticia es que puedes ingresar una cantidad ilimitada de suscripciones por un cargo único de 99 centavos, y puedes comprar un paquete con todas las funciones de Bobby —incluida la posibilidad de usar identificación facial (Face ID) y una contraseña para que tu información esté segura, elegir distintos temas y seleccionar el tipo de letra— por $2.99.

Una aplicación para presupuestos de una empresa conocida

El servicio de presupuestos y finanzas personales Mint es parte de la familia de empresas Intuit, posiblemente más conocida por TurboTax, pero que también incluye Credit Karma, Mailchimp y QuickBooks. Fue el servicio de seguimiento de suscripciones más popular en la encuesta de C+R Research: el 34% de quienes respondieron dijeron que lo usaban; el segundo servicio en popularidad fue Truebill, con el 10% de respuestas.

Dado que debes vincular tus cuentas bancarias y tarjetas de crédito, Mint puede identificar tus suscripciones y advertir que son diferentes de otros pagos recurrentes, como las facturas de servicios públicos. En la versión gratuita, también puedes crear presupuestos; recibir recordatorios para pagar facturas; ver y monitorear tus tarjetas de crédito, préstamos e inversiones; calcular tu patrimonio neto; y hacer el seguimiento de tus gastos.

Costo: la mayoría de las funciones son gratuitas, pero las versiones mejoradas vienen con un cargo mensual. Una versión sin avisos publicitarios cuesta 99 centavos al mes. Mint Premium, disponible solo para usuarios de iOS, cuesta $4.99 al mes e incluye un servicio por el cual Mint cancela las suscripciones por ti.

Algo para probar que no divulgará tu información personal

PocketGuard, un planificador y seguidor de gastos, está disponible en la tienda App Store de Apple y en Google Play. Pero para sacar el mayor beneficio del programa, debes vincular tus cuentas bancarias y tarjetas de crédito. A diferencia de otras aplicaciones, no necesitas hacer eso mientras pruebas el servicio.

PocketGuard no cancelará las suscripciones por ti, pero identificará los cargos recurrentes si has vinculado tus cuentas. A partir de allí, la cancelación corre por tu cuenta. PocketGuard también te muestra tus gastos con gráficos y diagramas circulares.

Costo: la aplicación básica es gratuita. PocketGuard Plus cuesta $7.99 al mes, $34.99 al año o $79.99 por el acceso de por vida.

Una aplicación gratuita solo para Android

El gestor de suscripciones Subby es similar a Bobby en cuanto a que tiene un solo propósito. A diferencia de Bobby, Subby está disponible únicamente para los dispositivos Android.

Debes ingresar manualmente las suscripciones —la cantidad es ilimitada— junto con el monto y la tarjeta de crédito o la cuenta bancaria que usas para pagarlas. La aplicación te muestra el total de tus cargos mensuales y puedes configurarla para que te alerte cuando vencen las facturas.

Costo: es gratis, pero puedes pagar $2.99 al mes y eliminar los avisos comerciales.

Un servicio en línea que cancela las suscripciones no deseadas

Trim no es una aplicación, pero los creadores del sitio web dicen que puede hacer el seguimiento de tus gastos, monitorear y cancelar las suscripciones que no deseas, y negociar la reducción de tus facturas, incluidas las de servicios de cable, teléfono e internet, y hasta las facturas médicas. La negociación de facturas bancarias y médicas no está disponible en Alaska, Arkansas, Connecticut, el Distrito de Columbia, Massachusetts, Rhode Island y Vermont.

Y debes vincular el servicio a tu cuenta bancaria. Si quieres que Trim negocie tus facturas de cable, internet, teléfono fijo o teléfono celular, deberás vincular también esas cuentas.

Trim analiza tus gastos y hace el seguimiento de los cargos recurrentes. Te enviará un mensaje preguntándote si quieres cancelarlos.

Costo: en su mayor parte, es gratuito. Trim se queda con el 15% de lo que ahorras el primer año en la negociación de cualquier factura que realice: por ejemplo, si el servicio reduce tu factura de cable de $150 a $100 por mes, la compañía te cobrará $90 al inicio —$7.50 al mes x 12 meses—, pero tú ahorrarás $42.50 al mes, por un total de $510 en el año.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Una aplicación con siete días de prueba gratis

Truebill, una aplicación de presupuestos y seguimiento de facturas, dice que su “misión es empoderar a las personas para que vivan su mejor vida financiera”; el ahorro que genera para sus 3.4 millones de clientes asciende a $245 millones.

Está disponible para dispositivos Apple y Android. Ayuda a presupuestar, gestionar suscripciones, negociar ahorros en facturas y hacer el seguimiento de los gastos. Debes vincular tus cuentas bancarias y tarjetas de crédito.

Costo: puedes descargar Truebill gratuitamente, con una salvedad: tienes siete días de prueba gratis. Al momento de inscribirte, te pedirán que pagues “lo que consideres justo” cada mes: $7, $8 o $9. El pedido aparece después de que has vinculado tus cuentas bancarias y tarjetas de crédito, lo cual puede desanimar a algunos.

¿Qué es lo mejor para ti?

¿Qué servicio deberías escoger? Blum, de C+R Research, dice que la respuesta varía.

“Va a depender de quién es la persona”, dice. “Hay servicios como Bobby, por ejemplo, que se asemejan a un videojuego entretenido. Eso probablemente sea muy atractivo para los consumidores más jóvenes. A los consumidores mayores posiblemente les guste las opciones como Truebill o Trim, que son algo más tradicionales”.

Una alternativa menos tecnológica: si te gustan las hojas de cálculo, puedes ingresar en un documento en blanco tantos detalles como desees sobre tus suscripciones recurrentes, con los cargos anuales que se hacen una sola vez y las fechas de pago. No olvides poner nuevos renglones cuando sea necesario.

Configura un recordatorio en el calendario varios días antes del vencimiento de cada suscripción para poder obtener el mayor beneficio de tus compras antes de considerar la cancelación. Algunos servicios se cancelarán el día en que hagas la notificación sin que tengas derecho a recibir un reembolso, incluso si has pagado por adelantado.

Ed Waldman es un redactor y escritor que cubre temas de tecnología. Anteriormente, fue redactor en The Baltimore Sun, enseñó periodismo en University of Maryland y lanzó un sitio web de deportes para escuelas secundarias de todo el estado.