Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Tecnologías de seguridad que debería tener tu auto Skip to content

Basta ya de medicamentos costosos. ¡Únete a la campaña de AARP!

 

7 tecnologías de seguridad que debería tener tu auto

De cámaras anticolisión a apps para controlar el carro, y otros sistemas que dan comodidad al conducir.

Persona manipula la pantalla táctil de un automóvil.

Metamorworks/iStock

Pantalla de control táctil de un automóvil futurista.

Hoy en día, si los adelantos tecnológicos no vienen directamente de fábrica en modelos nuevos, puedes conseguir e instalar estos sistemas en tu auto invirtiendo unos cientos de dólares. Estos incluyen cámaras anticolisión y de estacionamiento, conexión a wifi, cargadores inalámbricos para tu teléfono, puertos USB y pantallas que se controlan desde una app, entre otros.

A continuación, te presento algunos de los sistemas para automóviles que permiten mayor seguridad —y comodidad— a la hora de conducir.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Sistemas anticolisión

Hasta hace poco parecía inverosímil que un automóvil tuviera la capacidad de “ver” a otros autos o peatones. Pero hoy es posible comprar un auto, como el Toyota Prius, el Ford Edge o el Subaru Legacy, que tenga instalado un sistema de sensores avanzados para evitar choques.

Si tienes un modelo de auto más antiguo sin esa tecnología, puedes comprar e instalar un sistema de anticolisión delantera. Normalmente, consiste en un sensor y una pequeña pantalla que alerta cuando te estás acercando peligrosamente a otro vehículo o a un peatón. Una opción es el Mobileye 630 ($800) y otra el Brandmotion ADAS+ ($600). La instalación puede costar unos $350.

Cámaras de estacionamiento

Para muchas personas, estacionar el auto no es nada fácil. En ese caso, hay una cámara que se instala en la parte trasera del vehículo y amplía el campo de visión del área donde el conductor va a estacionar. Este sistema, generalmente, viene acompañado de una alarma de riesgo de colisiones.

Desde el 2018, es obligatorio en Estados Unidos que todos los modelos nuevos incluyan un sistema de este tipo, aunque también puedes instalarlo si tu auto es más antiguo. Una cámara que se adapte a la placa trasera de tu auto te puede costar unos $15 o  $20 (verifica que el modelo que compres sea resistente al agua) y un monitor para conectarla, entre $21 y $60 en los modelos más básicos. La instalación requiere cierto trabajo de cableado, y es posible que necesites ayuda para llevarla a cabo.

Puertos USB extra

Es probable que el estéreo de tu auto tenga uno o varios puertos USB. Aunque son útiles para reproducir música, lo más seguro es que no sirvan para cargar tus equipos o que los cargue muy lentamente. La solución más sencilla es instalar un cargador en el encendedor de cigarrillos. Debes verificar que el cargador tenga una intensidad corriente de al menos 2.4A (amperios), porque, de lo contrario, no recargará correctamente tus equipos. Entre más amperios tenga el dispositivo, mejor. Este cargará más rápido, especialmente si es de un modelo reciente, compatible con una carga rápida. Hay varias opciones como el Aukey Car Charger o el Anker Car Charger, que están por el rango de los $10.

Advertencia que indica la presencia de peatones en la vía.

Toa55/iStock

Sistema de detección de peatones en la calle.

Carga inalámbrica para celulares

Este dispositivo, que los autos modernos ya lo llevan incorporado, se ha popularizado recientemente, pues permite usar el teléfono inteligente para consultar un mapa o escuchar música sin agotar la batería, o ahorrarse la incomodidad y el riesgo de usar cables para manejar.

Si tu auto no tiene este mecanismo, hay una amplia variedad de opciones que se pueden conectar al tomacorriente del coche o recargar previamente en casa, como si se tratara de una batería externa. Algunas opciones incluyen el Steanum ($30) o el Nequio ($46), el cual carga con más rapidez.

Conexión por wifi

Muchas empresas automotrices, como Chevrolet, Dodge o Ford, ofrecen wifi de fábrica o han anunciado que ofrecerán la posibilidad de conectarse a redes 4G en todos sus modelos en Estados Unidos. Estas redes son las mismas que usan los teléfonos inteligentes para conectarse a internet y tienen la misma cobertura que las empresas que proveen internet.

Pero si tu coche no cuenta con una conexión incorporada, una solución relativamente económica es que compres un hotspot inalámbrico para crear una red wifi en el auto. Por ejemplo, el ZTE ($50) o el Verizon Jetpack ($48) te dan accesibilidad a internet, pero no olvides tomar en cuenta los costos del internet móvil, que pueden ser de prepago o postpago.

Pantallas conectadas

Muchos autos ya vienen con pantallas, Android Auto o Apple CarPlay, que ofrecen una funcionalidad parecida a la de los teléfonos inteligentes, pero limitada a las funciones más usadas al manejar (mapas, música o llamadas a través de un altavoz Bluetooth) y con una interfaz simplificada para usarse en el auto. Estas pantallas requieren de un teléfono inteligente para conectarse a internet y cargar las aplicaciones, pero son más seguras porque se instalan en el auto, como si fueran el estéreo. Algunos modelos de marcas reconocidas como Sony o JVC, pueden utilizar los dos sistemas, y cuestan entre $250 y $350.

Apps para control del auto

Generalmente, la aplicación para dispositivos móviles se empareja con el auto moderno y permite encender el motor o la calefacción, verificar las puertas, abrir o cerrar los seguros o las ventanas, ayudar en la navegación y mostrar estadísticas, como millas recorridas, estado del tanque de combustible o gasto de las ruedas. Algunas marcas permiten usar la app a todos los usuarios de modelos nuevos, pero otras cobran una tarifa mensual de suscripción. Normalmente, cada fabricante de auto ofrece su propia aplicación, y la calidad y la funcionalidad de estos servicios también varían entre fabricantes y modelos.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.