Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

5 maneras de calmar a tu perro cuando hay fuegos artificiales y tormentas eléctricas

La fobia a los ruidos es común en los perros, pero se puede controlar.


spinner image Un perro escondido bajo la cama
Getty Images

Los fuegos artificiales del 4 de Julio generan sentimientos de orgullo, patriotismo y alegría en la mayoría de los estadounidenses. Pero, en quienes tienen perros, con frecuencia generan ansiedad en vez de admiración, y temor en vez de regocijo.

Neil Zevnik, de 70 años, es una de esas personas. El chef privado jubilado residente de Eustis, Florida, dice que cada año se le parte el corazón por Pearl, su perra adoptada de 8 años que pesa 120 libras. A pesar de su gran tamaño —es mezcla de labrador retriever y San Bernardo—, Pearl se esconde con cada estruendo, detonación, estallido y explosión. 

spinner image Neil Zevnik en su auto con Pearl
El ruido de los fuegos artificiales aterroriza a Pearl, la perra de Neil Zevnik.
Cortesía de Neil Zevnik

“El problema que tenemos aquí es grande, porque las personas de Florida son muy aficionadas a los fuegos artificiales”, explica Zevnik, y agrega que los fuegos artificiales del 4 de Julio en la zona central de Florida normalmente comienzan varios días antes del festejo y con frecuencia se extienden hasta varios días después. “Pearl se aterroriza. Se le agrandan mucho los ojos. No se separa más de 6 pulgadas de mí. Y si los ruidos son muy intensos, trata de montarse sobre mí, algo que no es posible con su tamaño... Lo pasa muy mal”.​ 

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Zevnik y Pearl no están solos. Varios estudios indican que muchos perros tienen una reacción negativa ante los fuegos artificiales. Un estudio realizado en el 2021 por el Kennel Club, una organización británica dedicada al bienestar y entrenamiento de perros, halló que hasta el 80% de los perros tienen temor de los fuegos artificiales. El mismo estudio reveló que la cantidad de perros que se pierden aumenta un 100% durante la época de fuegos artificiales.  

​“Es muy común”, dice el veterinario Alex Schechter, fundador de Burrwood Veterinary en Royal Oak, Míchigan. “En realidad, mi propio perro le teme a los fuegos artificiales y a los truenos, así que tengo que lidiar con eso constantemente”.​

Si tu perro les tiene miedo a los fuegos artificiales, probablemente ya lo sepas. Pero el estrés puede ser más notable en algunos perros que en otros, según Nicolle Ellis, la famosa entrenadora de perros y experta de Rover.com. Las señales de las que debes estar pendiente, dice, incluyen jadear ansiosamente, lamerse los labios, lloriquear y tratar de escapar a través de puertas o ventanas. 

“Los temblores son uno de los signos más marcados”, señala Ellis.​

El motivo del estrés de los perros es simple: lo genera el sonido. Si bien los perros son conocidos por su excepcional sentido del olfato, también tienen un sentido auditivo extremadamente sensible. De modo que cuando los fuegos artificiales comienzan a retumbar, también retumban los oídos de los perros. 

Los perros “pueden oír sonidos que están más lejos —hasta cuatro veces más lejos de los que oímos nosotros—, pero también perciben sonidos en frecuencias más elevadas, lo cual significa que reciben mucho más estímulo auditivo con sonidos como los fuegos artificiales”, dice la veterinaria holística Lindsey Wendt, propietaria de Crystal Lotus Veterinary Care, una clínica veterinaria de Los Ángeles que se especializa en medicina integral. “Además, debemos recordar que los perros no tienen idea del contexto en el cual se producen estos sonidos”.​

Lamentablemente, no puedes evitar que las autoridades de la ciudad y las personas en el vecindario iluminen el cielo. Pero con las estrategias siguientes, podrías minimizar la ansiedad que siente tu mascota cuando eso sucede. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

1. Readapta su cerebro

La investigadora Stefanie Riemer, que ha estudiado los métodos de control y tratamiento que usan los dueños de mascotas para combatir la fobia a los fuegos artificiales, dice que la manera más eficaz de controlar el miedo es evitar que surja. Su estudio de investigación, publicado en el 2020, halló que el “contracondicionamiento” —reemplazar las asociaciones negativas con asociaciones positivas— es la estrategia más eficaz: redujo la ansiedad en más de dos tercios de los perros que la recibieron. ​ 

​“Comienza a replicar el sonido de los fuegos artificiales en tu hogar”, dice Ellis, quien recomienda usar videos de fuegos artificiales de YouTube. “Podemos usar eso a nuestro favor y reproducir los sonidos en el televisor, en el teléfono y en el auto, para hacer que los perros se acostumbren a esos sonidos fuertes, inesperados y esporádicos. Si les das algunas golosinas cuando se producen los ruidos y lo celebras —conviertes la situación en algo divertido en vez de algo estresante—, puedes comenzar a modificar sus asociaciones”​.

See more Salud y bienestar offers >

2. Recurre a accesorios para mascotas 

Hay muchos productos que puedes ponerle a tu mascota que podrían ayudar con la fobia a los ruidos, entre ellos prendas con peso —bandas, chaquetas con peso y chalecos para la ansiedad— que, según se afirma, calman a los perros con su envoltura suave. También puedes hallar envolturas diseñadas específicamente para la cabeza de los perros, además de orejeras y tapones para los oídos que amortiguan los ruidos fuertes.

Lo que es eficaz con un perro podría no serlo con otro, según Ellis, quien señala que puedes separar los productos buenos de los que no sirven buscando comentarios positivos de personas reales y la existencia de investigaciones científicas que respaldan las promesas publicitarias. 

Y no esperes hasta el 4 de Julio para abrir el envase del producto. “Tienes que permitir que se acostumbren con tiempo, no durante los momentos en que están estresados”, dice Ellis.​

3. Prueba remedios naturales 

Las golosinas tranquilizantes son lo único que le ha dado resultado a Zevnik con Pearl. Los ingredientes activos en su golosina favorita son flor de la pasión, raíz de valeriana, manzanilla y bayas de espino. Otra variedad que también le da resultado con Pearl contiene teanina y triptófano. ​

​“Le doy un puñado. No la duermen, pero realmente la calman”, dice Zevnik. “Cuando comienzan a hacerle efecto, deja de jadear, no está tan desesperada por estar cerca de mí, y recuesta la cabeza y se relaja”.​ 

​A Wendt le gustan las golosinas que contienen adaptógenos, como los hongos melena de león, y antiinflamatorios, como la cúrcuma. Se ha comprobado que los primeros reducen los síntomas de ansiedad, y los segundos reducen la inflamación en la amígdala cerebral, la parte del cerebro responsable del miedo. 

El CBD también puede ser eficaz, según Schechter, quien respalda la recomendación de Ellis de elegir productos que cuentan con el respaldo de estudios científicos. “El CBD todavía no está regulado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), por lo que no todos los productos son iguales”, advierte. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Los dueños de mascotas deben consultar a un veterinario antes de probar algún suplemento, especialmente si el perro está tomando medicamentos. 

4. De ser necesario, usa medicamentos 

Los medicamentos pueden ser una manera eficaz, como último recurso, de controlar la ansiedad del perro. Schechter y Wendt dicen que los veterinarios pueden recetar Xanax, trazodona y gabapentina, entre otros fármacos. Incluso hay un medicamento aprobado por la FDA, llamado SILEO, que está diseñado específicamente para tratar la aversión canina a los ruidos. ​

Como tu perro puede responder bien a un medicamento y no tan bien a otro, es importante ser proactivo, según Schechter, quien dice que debes consultar a tu veterinario con tanta anticipación como sea posible. Si esperas hasta el 3 de julio para pedirle que te recete un medicamento, no tendrás tiempo de comprobar su eficacia, y el veterinario podría no tener el medicamento o no tener tiempo para surtirlo. 

Y mientras te anticipas a la fecha, asegúrate de actualizar las placas de identificación y la información del microchip de tu perro, recomienda Schechter, quien dice que el 4 de Julio es el día en que más perros se pierden, ya que, asustados, tratan de escapar de los fuegos artificiales.

5. Crea un ambiente de tranquilidad y calma 

Si nada da resultado, lo mejor que puedes hacer es crear un ambiente cómodo para tu perro. Estas son algunas cosas que pueden ayudar:

  • Un espacio seguro. Si tu perro está entrenado para estar en una jaula, asegúrate de que la jaula esté disponible para que tenga un lugar seguro donde esconderse. De lo contrario, “crea un rincón acogedor, pequeño y tranquilo… donde pueda acurrucarse y sentirse seguro, lejos de todo”, aconseja Ellis.​ 
  • Ejercicio. Si el perro hace ejercicio —tanto como sea posible— temprano en el día, podría cansarse y ser menos reactivo a los fuegos artificiales a la noche, dice Wendt.​
  • Ruido de fondo. Antes de que comiencen los fuegos artificiales, llena tu hogar con sonidos ambientales para ayudar a mitigar los ruidos externos, dice Wendt, quien sugiere música tranquilizante —clásica o reggae, por ejemplo— o ruido blanco.​ 

Y Zevnik recomienda no olvidarse de los abrazos. Dice que lo que Pearl más quiere el 4 de Julio es atención extra de su papá. “Honestamente, tiendo a acomodar mis horarios para poder estar en casa con ella”, dice. “Esa es mi estrategia… me quedo con ella, mantengo la calma, le doy golosinas, la tranquilizo constantemente y le doy mucho amor”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.