Skip to content
 

Un veterano del Cuerpo de Marines graba una canción en un estudio de Nashville gracias al programa Wish of a Lifetime

Ray Espinoza, de 86 años, espera que su canción impulse la investigación sobre el cáncer.

Ray Espinoza frente a uno de sus murales en Denver

Rocky Mountain News/ Denver Public Library Special Collections

In English

Ray Espinoza, artista residente en Denver, de 86 años, es diestro en pintura, dibujo, escultura, escritura y canto. Pero su carrera artística no despegó hasta que dejó las Fuerzas Armadas y aprovechó los beneficios del GI Bill (Proyecto de ley del soldado) para asistir a una escuela de arte.

De niño, le gustaba pintar y dibujar. Pero cuando tenía 9 años, empezó a trabajar junto a sus padres, que eran trabajadores agrícolas migrantes, ayudándolos a cosechar verduras en los campos. "En mi ciudad natal no había nada que hacer más que alistarse en el Cuerpo de Marines, ir a la cárcel o ser pobre", dice.

Se incorporó a la Infantería de la Marina a los 17 años durante la Guerra de Corea y fue enviado a Japón, donde ayudó a distribuir armas y suministros por toda la región. Sus dos hermanos mayores y su hermano menor también eran veteranos de la guerra de Corea.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Espinoza, que se identifica como chicano, es decir, estadounidense de ascendencia mexicana, recuerda que durante sus ocho años de servicio conoció solamente a unos cuantos soldados con la misma cultura que él, con los que entabló una amistad que aún hoy valora.

Una ilustre carrera

Cuando dejó las Fuerzas Armadas en mayo de 1962, empezó a centrarse en el arte, y recurrió a sus orígenes, su amor por el arte y su respeto por las Fuerzas Armadas.

Después de graduarse de la antigua Rocky Mountain School of Art, ayudó a fundar el campus multiinstitucional de Auraria, donde enseñó Arte, Historia del Suroeste e Historia del Arte. Su plataforma e influencia le ayudarían a convertirse en un artista chicano muy conocido en todo el suroeste.

"Algunos de mis trabajos de escultura están relacionados con los indoamericanos del suroeste. He hecho muchos estudios y retratos mexicanos", dice. "Hasta escribí un manuscrito sobre la historia de la música chicana, que espero que algún día se publique".

Espinoza calcula que ha escrito 10 manuscritos, 2,000 canciones y 10 libros de poesía. "Así mantengo activa la memoria", afirma.

A lo largo de su carrera, Espinoza desarrolló una plataforma en la que usó su arte para retribuir a las comunidades chicana y militar.

En 1970, realizó un estudio con la esperanza de mejorar el programa federal de cupones de alimentos y abogó por la obtención de fondos para capacitar a los artistas con el fin de ampliar el conocimiento de la cultura y la historia mexicanas. Más tarde, en honor a los infantes de la Marina, pintó y dedicó un mural en el centro de Denver a los que sirvieron y murieron durante la guerra.

Un sueño hecho realidad

Aunque grabó canciones en español y trabajó con un sello discográfico en Colorado, el sueño de Espinoza era grabar un disco de música country en Nashville. Fue entonces cuando se puso en contacto con el programa Wish of a Lifetime de AARP (en inglés).

Mike Espinoza en un estudio de grabación en Nashville

Wish of a Lifetime from AARP

"No he grabado nunca en inglés. Las puertas de la música country estaban cerradas para los artistas chicanos. Nunca tuve ni la oportunidad ni los medios para hacerlo", dice.

Décadas antes, en 1980, Espinoza escribió una canción sobre el dolor de amar a alguien que padece cáncer, con la esperanza de fomentar la investigación sobre esa enfermedad. Esta canción se le ocurrió después de detenerse en un restaurante de camino al trabajo y observar que una mujer le apretaba la mano a su pareja.

"Era evidente que ella estaba sufriendo. Y pensé, bueno, debe estar sufriendo físicamente por la forma en que reaccionó y eso me dio la idea para la canción", dice Espinoza.

El cáncer es algo que Espinoza conoce demasiado bien. Además de ser un sobreviviente, perdió a dos hijos adultos y a su abuela a causa de la enfermedad.

Para hacer realidad su deseo, Wish of a Lifetime envió a Espinoza a Nashville, donde grabó su canción en inglés y en español. También recorrió el Broadway de Nashville y se fotografió en el escenario del Grand Ole Opry.

"No sé cuántas personas me pararon por la calle para agradecerme mi servicio", declara. "Les dije: 'Es un trabajo sucio y alguien tiene que hacerlo'. Hay muchas personas agradecidas".

Veterano y artista, Ray Espinoza cumple su sueño a los 86 años

Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Kassraie anteriormente cubrió temas de política exterior de Estados Unidos como corresponsal de Kuwait News Agency en la oficina de Washington y realizó trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.