Skip to content
 

Por qué sigo saltando en paracaídas a los 78 años

Larry Thomas dice que mantenerse activo es la razón por la que se levanta cada mañana.

Larry Thomas con su traje de paracaidismo, arnés y casco

Dennis Sattler

In English

El mundo entero de Larry Thomas gira en torno a los deportes y a mantenerse activo. A los 78 años, es un ávido esquiador de nieve y acuático, es miembro de un club de ciclismo, juega al golf una vez a la semana y participa en un torneo de pickleball. Pero su pasatiempo más extremo bien puede ser el paracaidismo, un deporte que comenzó recién a los 50 años.

Thomas probó el paracaidismo por primera vez gracias a un amigo que no dejaba de pedirle que saltara con él.

"Yo le decía una y otra vez: 'no, no voy a hacer paracaidismo. No quiero saltar de un avión. ¿Estás loco? Entonces, solo para callarlo, dije: 'está bien. Haré un salto en paracaídas'", dijo. ​

Thomas tenía 53 años cuando, junto con su hijo y el amigo de su hijo, accedió a dar su primer salto en Nueva Jersey. Como nunca lo había hecho antes, era obligatorio que saltara en tándem, es decir, unido físicamente a un paracaidista más experimentado. ​

"Me dio un susto de muerte. Pero una vez que estaba en el aire, pensé: 'esto es genial'. Así que aterricé y no le di más importancia porque solo iba a hacer un salto en paracaídas", dijo.

Poco sabía que, debido a la persistencia de su amigo, continuaría saltando en paracaídas hasta bien entrados los 70 años. Finalmente, Thomas tomó un curso que le permitió saltar por su cuenta y ha realizado aproximadamente 4,090 saltos.

"Nunca es tan emocionante como la primera vez. Es imposible describir lo que sientes cuando esa puerta se abre. Miras a través de la puerta y ves que las nubes están muy por debajo de ti. Es muy emocionante. Nunca volverás a sentir esa descarga extrema de adrenalina que obtienes en esos primeros saltos".

— Larry Thomas, paracaidista de 78 años

Paracaidistas mayores de 60 años

A principios de abril, Thomas se unió a otros 105 paracaidistas en sus 60 y 70 años en Perris, California, para saltar desde cinco aviones e intentar formar una figura gigante de copo de nieve en el cielo. El objetivo era superar el anterior récord mundial de formación en caída libre de adultos de 60 años o más, que estaba compuesto por 75 saltadores mayores. ​

El grupo es parte de la Skydivers Over Sixty Society, formada en 1992 por Pat Moorehead, quien, después de cumplir 60 años, instó a sus amigos a invitar a otros paracaidistas mayores a unirse a su nuevo grupo. El propósito del grupo sigue siendo el mismo: reconocer a los paracaidistas que continúan saltando o se unen al deporte en su edad adulta. La organización se ha ampliado a más de 1,000 miembros de todo el mundo. ​

Los paracaidistas, en su mayoría jubilados, provienen de todos los ámbitos de la vida: médicos, enfermeros, inversores de capital de riesgo, contadores, carteros, techadores e incluso ingenieros aeroespaciales.

"Buscamos la adrenalina en nuestra vida. Nos encanta hacer cosas emocionantes", dijo Thomas. "Todos los paracaidistas que he conocido han tenido una personalidad de tipo A. Simplemente aman la vida. Adoran estar activos y están impacientes por enfrentar el próximo desafío". ​

Grupo de más de cincuenta paracaidistas hacen una formación en el aire mientras caen al vacío

Gustavo Cabana

Un salto para la historia

Para prepararse para su intento de récord mundial en abril, los miembros del grupo practicaron varias veces las formaciones en tierra situándose en sus lugares designados y observando con quién se tendrían que enlazar una vez en el aire. Luego, los integrantes del equipo se subieron a sus aviones respectivos para realizar el salto desde 18,000 pies (que requiere oxígeno suplementario). Superarían las velocidades de 120 millas por hora y tendrían solo 60 segundos para formarse durante su descenso.

Para maniobrar en el aire, los paracaidistas inclinan su cuerpo en la dirección en la que quieren volar.

"Puedes ir hacia adelante, hacia atrás, a la izquierda y a la derecha con solo bajar los hombros o la posición del cuerpo, y puedes volar como un pájaro", dijo Thomas. "Entonces, cuando saltamos del avión, hay personas que están a 1,000 pies de nosotros y tenemos que volar hasta ellos y anclarnos a sus brazos o piernas".

En el transcurso de cuatro días a principios de abril, los 106 paracaidistas hicieron ocho intentos de entrar en formación en caída libre. ​

En el primer intento, se conectaron con éxito, pero el tiempo de contacto falló por unos pocos segundos. No fue un récord. En cada uno de los siguientes intentos, les faltó una persona para entrar en formación dentro del corto período de tiempo asignado.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Aunque el récord mundial de paracaidistas de 60 años o más sigue intacto, no te sorprendas si muchos de los paracaidistas que acaban de estar tan cerca de establecer un récord lo intentan de nuevo.

"Es importante que las personas de cualquier edad se mantengan activas y no usen la edad como una excusa para no hacer cosas o probar nuevas actividades", dijo Thomas. "Algunas personas hablan de una lista de deseos. Yo he hecho todo lo que estaba en mi lista de deseos".

Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Anteriormente, Kassraie cubría temas de política exterior de EE.UU. como corresponsal en la oficina de Washington de Kuwait News Agency y realizaba trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.