Skip to content
 

Cómo reavivar las amistades que se interrumpieron por la pandemia

Al principio podría ser incómodo, pero es posible volver a estrechar lazos.

Dos mujeres caminan en un parque

Corina Marie Howell/Getty Images

In English

Debido a la pandemia y al distanciamiento social, muchas personas tuvieron que reducir el círculo de amigos o relacionarse solo con familiares cercanos o el grupo de costumbre.

Pero ahora que ya no es obligatorio el uso de mascarillas y la gente está regresando a las interacciones sociales normales, puede ser el momento de reconectarte. Piensa en ampliar tu círculo social y restablecer el contacto con personas que quizás no hayas visto desde que empezó la cuarentena por la pandemia de COVID-19.

Si bien es emocionante pensar en reunirte de nuevo con tus amigos, tomar el primer paso podría ser incómodo. Si no se han comunicado durante años, hace falta ser valiente y estar dispuesto a ser bastante vulnerable para intentar ponerse en contacto. Además, después de tanto tiempo, ¿querrá la otra persona continuar la amistad?

“El acto de reconectarte significa salir de la rutina y arriesgarte un poco”, dice Geoffrey Greif, profesor de la Facultad de Trabajo Social de University of Maryland. “Ten en cuenta que quizás la situación de la amistad ha cambiado durante los últimos dos años. Tal vez no estuviste presente para cosas importantes que sucedieron en la vida de esa persona”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El acto de “ponerse al día” puede parecer casi como estar conociendo a alguien por primera vez, señala Irene S. Levine, psicóloga y experta en amistad. Por eso, debes estar preparado para momentos incómodos.

Levine recomienda que disminuyas tus expectativas y avances despacio. Estás ejercitando “músculos de amistad” que no has usado durante mucho tiempo, y el miedo al rechazo significa que regresar a aquella relación cómoda y familiar que tenían antes de la pandemia requerirá más paciencia y esfuerzo.

Sin embargo, ya que el esfuerzo debería ser mutuo, es buena idea que tengas en cuenta todo lo que haces para restablecer una conexión.

Levine lo expresa de esta manera: “Si tu amigo no es comprensivo sobre la interrupción en la amistad, deberías preguntarte si esa persona es de verdad un amigo, y si la amistad entre ustedes tenía una base sólida en primer lugar”.

Peggy Mazeikas junto a su mascota

Cortesía Paige Mazeikas

Peggy Mazeikas se aisló de sus amigos durante la pandemia.

Da el primer paso

¿Y si realmente quieres volver a conectarte con una amistad que valorabas?

“Debes tomar el primer paso, en especial si fuiste tú quien se alejó de los amigos como hice yo”, aconseja Peggy Mazeikas, de 51 años, quien vive en Mesa, Arizona. “He tenido que incluir a mis amigos de nuevo en mi vida”.

Mazeikas, una gerente de proyectos para una empresa de investigación forense, disfrutó la soledad del aislamiento provocado por la pandemia. Cuando sus amigos le pedían que se reunieran, ella por lo general usaba como excusa para no ir a su perro, quien tiene cáncer y necesita mucha atención.

Hasta que, dice, empezó a sentirse solitaria y a deprimirse, y se dio cuenta de que necesitaba hacer cambios antes de buscar la ayuda de un profesional.

Mazeikas llamó a algunos amigos; al principio de la llamada, les preguntaba cómo estaban. A veces, con solo eso comenzaba la conversación. De lo contrario, ella decía: “Cuándo nos vemos?” o “¿Puedo llevarte unas galletas caseras?”. Al llevar galletas, una vez la invitaron a entrar y estuvo de visita por una hora.

“Para mí, solo fue un pequeño paso”, agrega. “Pero me costó trabajo”.

Parte del problema fue que debió volverse vulnerable, en particular después de todo por lo que había pasado durante el último año. En ese tiempo, Mazeikas estuvo de duelo por la muerte de 12 personas, que fallecieron por el coronavirus y otras causas. Además, tuvo síntomas persistentes de COVID-19 después de haber contraído el virus en diciembre del 2020. Tenía dolores de cabeza a diario, dolores en las articulaciones y los músculos, y otras molestias.

Se preguntaba cómo sus amigos no tan allegados reaccionarían al descubrir que ella no les había contado sobre su salud ni acerca de los seres queridos a quienes perdió.

¿La buena noticia? “Ninguno de ellos me ha hecho sentir incómoda”, cuenta.

Hazte presente en la amistad

Cuando estás intentando reconectarte, Levine dice que mientras más concreta sea tu invitación, mejor. Por ejemplo, pregúntale a la persona si está disponible para reunirse contigo en una fecha y a una hora determinadas, y en un sitio específico. Si lo que propones no funciona, no te des por vencido.

“Es posible que tu amigo ahora dedique su tiempo a otras responsabilidades o relaciones, por lo que si no está disponible enseguida, no te ofendas”, señala Levine. “Vuelve a invitarlo otra vez, o intenta conectarte con otra persona”.

Y si hacen planes, haz todo lo posible para no cancelar y posponer el encuentro, recomienda Laura Whitney Sniderman, fundadora y directora ejecutiva de Kinnd, una aplicación de amistad que se lanzará este verano.

“Esta es tu oportunidad de estar presente en la amistad”, dice, y eso empieza con llegar al encuentro acordado.

Acepta la incomodidad, algo que podría surgir si a uno de los dos le molestó que el otro dejara de comunicarse durante la pandemia.

“Durante la conversación, deja espacio para hablar de los resentimientos”, aconseja Sniderman. “Solo después de que hayan expresado estos sentimientos, ustedes podrán seguir adelante y reconstruir la relación”.

Gary Piccirillo

Cortesía Gary Piccirillo

Gary Piccirillo se ha esforzado por reconectarse con los amigos que no ha visto desde que comenzara de la pandemia.

Sé receptivo y creativo

A fin de proteger a su madre de edad avanzada contra la COVID-19, Gary Piccirillo, de 65 años, residente de Auburn, Nueva York, mantuvo pequeño su círculo de personas más allegadas —limitado a cuatro amigos— durante lo peor de la pandemia. Excepto por intercambios en las redes sociales, de hecho perdió todo el contacto con sus amigos menos cercanos.

A principios de este año, decidió que la situación debía cambiar.

“Suena insensible, pero estos amigos son quienes llenan los espacios vacíos de mi vida”, dice Piccirillo, cuyo horario es más flexible que los de muchos de sus amigos más cercanos que, a diferencia de él, están casados y crían a sus hijos.

Incluso antes de que se eliminara el uso obligatorio de mascarillas, él programaba caminatas por un parque, reuniones para tomar café dentro de autos estacionados juntos y conversaciones telefónicas durante horarios convenientes, para que ninguno de los dos sintiera que tenía que apurarse y colgar el teléfono.

También le fue bien al llamar por teléfono a un viejo amigo después de leer algo que esa persona había publicado en las redes sociales. “Lo hice sabiendo que comunicarme de esa forma podía crear o fomentar un diálogo más íntimo y personal que con solo otro comentario en Facebook”, cuenta. “La gente lo aprecia, porque sabe que te pusiste en contacto con esa persona y nadie más”.

Según las investigaciones de Greif, los hombres, en todo respecto, son mucho más hábiles para retomar amistades a partir de donde estaban, mientras que las mujeres necesitan más tiempo para procesar las emociones.

Eso no quiere decir que los hombres no tienen sentimientos encontrados sobre las pausas que han interrumpido algunas amistades desde marzo del 2020.

Piccirillo dice que la mayor lección que ha aprendido debido a la pandemia es que “somos vulnerables físicamente, por supuesto, pero tenemos muchas necesidades emocionales”.

“Tus amigos son como tu familia; siempre estarán ahí. Pero hay un miedo a perder a otras personas a largo plazo, quizás para siempre, por lo que haces lo que haga falta para volver a la situación en la que estabas” dice.

Cuando los esfuerzos no salen como lo planeado

¿Y qué pasa si te esforzaste al máximo por reavivar una amistad y no lo lograste? Acepta la pérdida.

“Perder a un amigo es muy malo, y debes darte tiempo para lamentar haber perdido esa relación”, señala Sniderman.

Resiste el impulso de presionar a tu amigo para reavivar la relación. Lo único que puedes hacer es expresar tus deseos sinceros de reconectarte y esperar un gesto recíproco. De lo contrario, puede que sea el momento de olvidarte de esa amistad.

“Cuando estés listo”, dice Sniderman, “redirige la energía que le hubieras dedicado a esa persona para hacer nuevas amistades”.

Robin L. Flanigan colabora con artículos sobre salud mental, educación y temas de interés humano para varias publicaciones nacionales. Trabajó como reportera para diversos periódicos y sus escritos también se publicaron en PeopleUSA Today y Education Week. Es autora del libro infantil M is for Mindful.