Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Guía para citas después de los 50

Historias personales de parejas que se enamoraron en la era del coronavirus

4 experiencias románticas que solo podrían haber sucedido durante la pandemia de COVID-19.

Varias fotos de parejas

AARP

In English | Las citas románticas son difíciles a cualquier edad. Después de los 50, pueden ser aún más complicadas.Y las citas durante una pandemia pueden parecer algo totalmente imposible.

Sin embargo, a pesar de la pandemia, las personas continúan encontrando maneras de conectarse, crear situaciones románticas y coquetear. Estas cuatro historias demuestran que, aunque la escena social para los adultos mayores puede ser difícil —tanto por Zoom como en persona— no es necesario descartar la posibilidad de divertidos encuentros románticos e incluso una hazaña de amor.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Encontró a su ‘media naranja’ a través de FaceTime

Mike Faith, 56 años

Director ejecutivo de su empresa, que divide su tiempo entre Nashville, Tennessee, y San Francisco

Mike Faith ha salido en citas románticas desde su divorcio hace cuatro años, y está bastante familiarizado con FaceTime. “A riesgo de parecer tacaño, no tuve que salir de mi casa ni pagar por bebidas”, bromea “fue muy eficiente”.

Cuando empezó la COVID-19, empezó a realizar sus citas en FaceTime (en inglés) para ser "más cauteloso”, y participaba en videollamadas con personas a las que había conocido en sitios de citas. Después de tan solo tres citas encontró a su “media naranja".

Anju Tomar y Mike Faith

CORTESÍA DE MIKE FAITH

Mike Faith conoció a su novia, Anju Tomar, a través de aplicaciones de citas en línea.

"Somos las personas más afortunadas del mundo”. 

— Mike Faith

"Lo supe casi de inmediato”, dice, refiriéndose a su primera cita con su ahora novia, Anju Tomar. “Hablamos de muchas cosas. Ambos somos inmigrantes... ella es de la India y yo soy del Reino Unido”.

Esa experiencia compartida los ayudó a sentirse conectados. Faith encontró a Tomar divertida y culta, y añade: “conversamos de manera muy natural”. El único problema era que ella vivía a varias horas de distancia. Pero lo que sucedió después fue lo que acabó de convencer a Faith.

Como ninguno de los dos estaba ocupado durante la pandemia y ninguno de ellos quería viajar en avión, lanzaron una moneda para decidir quién conduciría ocho horas para encontrarse con la otra persona a la mañana siguiente. Tomar se puso en marcha.

"Tuvo el valor de emprender el [largo] viaje en auto”, dijo Faith, lo cual encaja también con su personalidad. “Soy un aventurero y me gusta tomar riesgos", añade.

Desde ese primer encuentro, la pareja se ha desplazado continuamente entre la ciudad de Nashville, donde vive Faith, y la ciudad de Milwaukee, donde vive Tomar, ya que la pandemia les ha permitido a ambos trabajar de forma remota. Si no hubiera sido por la pandemia y la flexibilidad que nos ha proporcionado, explica Faith, la relación podría haber avanzado muy lentamente, y tal vez se hubiera estancado.

"Somos las personas más afortunadas del mundo”, afirma.

Tinder abre la puerta al amor a larga distancia

Grayce McCormick, 53 años
Profesional de relaciones públicas en Milwaukee

Grayce y Bradd posan para la foto con máscaras de color negro

Cortesía Grayce McCormick

Grayce McCormick y su novio tuvieron citas en línea durante dos meses antes de conocerse en persona.

"Hablamos cada noche durante un mes. Él me enviaba mensajes de texto durante el día. Me envió flores y una cesta de frutas... un gesto muy dulce ya que aún no nos conocíamos en persona".

— Grayce McCormick

Grace McCormick había empezado una nueva relación con un amigo de su familia cuando llegó la pandemia, y todo apuntaba a un futuro prometedor con su novio. Lo conoció justo antes de que llegara la COVID en marzo y ya habían celebrado una romántica velada del Día de San Valentín en el teatro de la ópera.

Pero cuando todo el mundo empezó a hacer cuarentena, no pudo ver a su novio durante dos semanas. Él expresó su inquietud por proteger a su exesposa e hijos del virus. McCormick fue comprensiva pero al final se dio cuenta de que él estaba usando la COVID-19 como excusa para evitarla. Para junio, McCormick decidió que había llegado el momento de terminar con la relación.

McCormick, divorciada desde que tenía treinta y tantos, y con tres hijos, no carecía de experiencia en el área de las citas románticas. Pero había algo que nunca había probado: Tinder. A pesar de la reputación que la aplicación tiene de ser un sitio para encontrar relaciones sexuales casuales, pronto atrajo la atención de un hombre de Portland que llevaba una camisa con el logotipo de los Green Bay Packers, el equipo local de McCormick. La historia de amor a larga distancia empezó esa noche cuando conversaron durante horas por teléfono y descubrieron que habían asistido a escuelas secundarias que estaban a apenas una milla de distancia entre sí.

"Conversamos cada noche durante un mes. Él me enviaba mensajes de texto durante el día. Me envió flores y una cesta de frutas... un gesto muy dulce ya que aún no nos conocíamos en persona", dice. Ella sintió que ambos podían ser más vulnerables y auténticos al hablar por teléfono.

Aunque su primera reunión en persona empezó con cuidado, llevaban mascarillas puestas, ya habían tenido citas virtuales durante casi dos meses. Pronto abandonaron el distanciamiento social. “Nos besamos durante unos 45 minutos al final de un muelle”, dice.

Después de meses de citas a larga distancia durante la pandemia, McCormick y su nuevo amor van a empezar a vivir juntos. Ella dice: “no podría ser más perfecto".

La COVID-19 es el motivo de una reunión

Valerie Zucker, de 51 años
Gerente asociada de una agencia de consultoría de medios en Boca Raton, Florida.

Valerie Zucker y su exesposo, Michael Buckstein, de 55 años, están divorciados desde el 2016, después de ocho años de matrimonio. Eran el tipo de pareja divorciada que se comunicaba frecuentemente sobre asuntos relacionados con la crianza de su hija de 10 años, London. “Estábamos constantemente intercambiando información, desde el plato del día a asuntos de salud o cambios en el programa de estudios,” dice Zucker.

Al comienzo de la COVID-19, el exesposo de Zucker entró a formar parte de su "burbuja social" durante la pandemia porque compartían tiempo con su hija. A veces invitaba a Buckstein a su casa a cenar ya que ninguno estaba ocupado. Sin darse cuenta, Zucker retomó su relación romántica con su exesposo.

Valerie Zucker sonríe junto a una niña y un hombre

Cortesía Valerie Zucker

Durante la pandemia Valerie Zucker reconectó con su exesposo, Michael Buckstein, al colaborar en la crianza de su hija London.

"Me di cuenta de que no estaba interesada en nadie más y él tampoco".

— Valerie Zucker

"Me di cuenta de que no estaba interesada en nadie más y él tampoco". Después de años de salir en citas románticas con otras personas, Zucker dice que se cansó de "los perfiles falsos y las personas falsas".

Ella y Buckstein se dieron cuenta de que ese “mar de posibilidades” no era tan atractivo como parecía al principio, y que había algo reconfortante en su antigua relación, aunque con algunos cambios.

La pandemia “hizo que prestáramos atención a quiénes somos, cómo es el mundo y quién se va a preocupar por nosotros”, señala. “Él podía contar conmigo y yo con él”.

En la actualidad, Zucker dice que Buckstein se interesa más en los pasatiempos de ella, como cocinar, y participa más activamente en las tareas cotidianas como padre. Zucker dice que ya no deja que las cosas pequeñas la afecten tanto.

¿Y qué opina su hija London? Aunque al principio estaba enojada porque ya no podría hacer que se enfrentaran sus padres para salirse con la suya, finalmente, explica Zucker, London se siente “feliz de que sus padres estén juntos por la sensación de familia”.

Cómo coquetear a 6 pies de distancia

Dawn Burnett, 51 años
Consejera en divorcio y estratega de bienestar en Orlando, Florida

Después de soportar una relación tóxica, Burnett ha pasado los últimos 12 años disfrutando de su vida sola, con citas románticas ocasionales y ayudando a otras personas que atraviesan divorcios difíciles.

Burnett frenó su vida romántica al comienzo de la pandemia y empezó a usar un proceso de “evaluación” más riguroso para asegurar su seguridad y la de su familia. Evalúa a los candidatos para citas a través de aplicaciones en línea y de llamadas telefónicas. “Hay un factor de riesgo cuando te reúnes con alguien en persona, por eso es muy importante evaluar a las personas por teléfono”, indica Burnett.

Retrato de Dawn Burnett

Cortesía Dawn Burnett

La pandemia ha obligado a Dawn Burnett a encontrar nuevas maneras de expresar su personalidad durante las citas.

"Puedes coquetear por teléfono o sentada frente a él en una mesa... puedes decirle: ‘te ves estupendo’ sin necesidad de acercarte para darle un beso o un abrazo”

— Dawn Burnett

Cuando habla con sus potenciales parejas por teléfono les pregunta sobre su profesión, si trabajan desde casa, cuál es su exposición a la COVID-19 y si se han sometido a la prueba de anticuerpos. Indaga sobre sus creencias acerca del virus, y toma nota de que no todo el mundo es tan cuidadoso como ella sobre el uso de mascarillas y el distanciamiento.

Con su personalidad divertida y coqueta, Burnett se ha visto obligada a explorar distintas maneras de conectar con sus posibles parejas. “No puedes salir en una cita y empezar a besarte con alguien. Se trata de mantener una conversación que puede ser incómoda y hacer que sea cómoda”, dice. “Si desde el principio no están dispuestos a mostrar paciencia durante el proceso... y a preocuparse por tu bienestar, es seguro que tampoco lo harán en una relación".

Durante la pandemia, Burnett ha limitado sus salidas románticas a juntarse para tomar cócteles para asegurarse de que, una vez que pierdan las inhibiciones, ni ella ni su acompañante se aproximen demasiado o ignoren los límites de distanciamiento social que han establecido para sí mismos. Ella también prefiere las cenas al aire libre por motivos de seguridad. Pero las normativas y recomendaciones no han conseguido acabar con su coqueteo, bromea.

"Puedes coquetear por teléfono o sentada frente a él en una mesa... puedes decirle: ‘te ves estupendo’ sin necesidad de acercarte para darle un beso o un abrazo”, dice. Sus esfuerzos parecen haber dado resultados: Burnett encontró recientemente a alguien con quien estableció una conexión, a pesar de las limitaciones de la pandemia.

Guía para citas después de los 50

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.