Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Lista de compras para volver a la universidad en medio de la pandemia del coronavirus

Entre lo que se debe empacar está: un purificador de aire, mascarillas y un oxímetro de pulso.

Morral con utensilios escolares y mascarillas.

YULIA NAUMENKO / GETTY IMAGES

In English | El coronavirus ha cambiado la lista usual de cosas a empacar para la universidad.

Los estudiantes todavía necesitarán un protector de colchones y un contenedor para los artículos de la ducha, pero ahora también deberían llevar desinfectante de manos, una cantidad suficiente de mascarillas y quizás un oxímetro de pulso.

Ya que muchos jóvenes regresan a la universidad, los padres de estos estudiantes tendrán que hacer los preparativos de acuerdo a lo que se necesita hoy en día en los recintos universitarios. Si bien algunas universidades ofrecerán clases presenciales, otras solo las darán en línea durante este próximo semestre. De cualquier manera, muchos estudiantes regresarán a residencias, apartamentos y casas de asociaciones estudiantiles. Se expondrán a nuevas personas y posiblemente a la COVID-19.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Cómo deberían equipar los padres a sus hijos de edad universitaria para ayudarlos a mantenerse sanos o a recuperarse rápidamente si se contagian del coronavirus?

Artículos básicos para estudiantes durante la pandemia 

Comienza con muchas mascarillas. Si decides comprar las desechables, es probable que los estudiantes necesiten más de las que crees. Las mascarillas de tela reutilizables también son una buena idea, incluso las que traen un bolsillo donde colocar un filtro que brinda protección adicional. Pero asegúrate de que sean cómodas, pues es posible que los estudiantes tengan que usarlas durante varias horas.

Ten en cuenta que ellos no siempre son disciplinados con la limpieza y la higiene, dice Leann Poston, médica y educadora, quien es una contribuidora profesional de contenidos de Invigor Medical.

“Sabiendo que el lavado cuidadoso de la ropa probablemente no sea una prioridad para un estudiante universitario, yo compraría suficientes mascarillas de tela para que le duren una semana, y una caja de mascarillas desechables”, aconseja.

Otras cosas para la lista son un termómetro digital para uso oral con cubiertas desechables para la sonda térmica, algo básico en el conjunto de artículos típicos para la universidad. (Sin embargo, recuerda que un 40% de los pacientes de COVID-19 no tienen fiebre). Es posible que los padres prefieran comprar un termómetro infrarrojo para la frente, que funciona más rápido. Agrega un oxímetro de pulso que sea económico. Este aparato mide los niveles de oxígeno en la sangre y puede ayudar a determinar cuándo los enfermos de COVID-19 deben obtener atención médica.

Antes de la pandemia, tomar un multivitamínico puede haber sido la norma, pero ahora convendría añadir también zinc, vitamina D y vitamina C. Según los expertos, estos suplementos podrían ayudar a estimular el sistema inmunitario. Recuérdales a los estudiantes, en particular a quienes tomarán todas sus clases en línea, que procuren llevar una dieta saludable y recibir por lo menos 20 minutos de luz solar dos días por semana.

Poston aconseja que otra buena inversión es un purificador de aire. Compra uno con un filtro de alta eficiencia para partículas aéreas (HEPA) para ayudar a mantener limpio el aire de la habitación en la residencia estudiantil. De ser posible, sería bueno que los estudiantes mantengan abiertas puertas y ventanas y que además enciendan un abanico para que circule el aire.

Si bien a los estudiantes universitarios no les gusta mucho limpiar, envíalos a la universidad con suficientes jabones de mano y pañitos desinfectantes para que limpien las superficies utilizadas con frecuencia, como picaportes e interruptores de luz. También deberías incluir bastantes botellas de desinfectante de manos para la residencia estudiantil y la mochila.

Elabora un plan en caso de enfermedad

Los niveles de ansiedad de los padres van en aumento debido a las historias sobre fiestas de COVID-19 y sus preocupaciones sobre llevar a los estudiantes a recintos universitarios en medio de una pandemia. A pesar de algunos de esos miedos, Tricia Zadjura, quien vive en Ellicott City, Maryland, y tiene 52 años, enviará a su hijo Jake, quien estudia hostelería y turismo, de regreso a West Virginia University para que curse su último año.

Tricia Zadjura con su hijo Jake quien se prepara para volver a la universidad.

Cortesía Tricia Zadjura

Tricia Zadjura enviará a su hijo Jake de regreso a la universidad en West Virginia University.

“Queremos que nuestro hijo tenga una experiencia divertida y normal, pero estamos muy nerviosos pues podría enfermarse”, afirma.

Los padres deben hablar de antemano con sus hijos sobre qué hacer en caso de enfermarse (de lo que sea) en la universidad. Además, los estudiantes necesitan saber dónde obtener cuidado de salud y apoyo, ya sea por medio del sistema médico de la universidad o con opciones externas de atención de la salud. Los estudiantes deben tener un plan más detallado de lo que deberían hacer si se contagian de COVID-19.

“Si tu hijo piensa que podría tener COVID-19, ¿cuál es la política sobre a quién debería informar? ¿Cómo puede evitar contagiar a sus compañeros de habitación? ¿Cómo puede hacerse una prueba?”, dice Poston.

Zadjura le dijo a su hijo que “si se enferma, queremos que venga a casa. Si está demasiado enfermo para conducir, iríamos a recogerlo”.

Pero es posible que no todos los padres estén de acuerdo con eso. Si el estudiante tiene una infección leve de COVID-19, podría ser más seguro que se recupere en la universidad en vez de posiblemente contagiar a familiares con el virus si regresa a su hogar. Pero también es posible que si se enferma de gravedad, los padres quieran traer a su hijo a casa para que reciba tratamiento. De cualquier forma, los padres y los estudiantes deben ponerse de acuerdo sobre un plan para varias situaciones antes de que el estudiante se vaya a la universidad.

Además, dado que cuando un hijo cumple 18 años los padres ya no pueden obtener acceso a su expediente médico sin permiso, es buena idea tener firmados y disponibles por internet un formulario de autorización de la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud (HIPAA) y un formulario de poder notarial de salud. Estos formularios permiten que, en una emergencia, los profesionales de la salud divulguen y compartan información médica con padres y tutores.

Nuevos protocolos universitarios

Los padres deben tener en cuenta que las universidades están intentando minimizar el contagio del virus en los recintos universitarios por medio de nuevos protocolos y restricciones sobre distanciamiento social, uso de mascarillas y clases presenciales.

Por ejemplo, en Arizona State University, todos los estudiantes que vivan en el recinto recibirán un kit llamado “Community of Care” que contiene mascarillas, un termómetro, desinfectante de manos y otros artículos para ayudar a controlar y mantener la buena salud. Pueden obtener más de estos artículos cuando los necesiten. A los estudiantes que se enfermen les darán un espacio para aislarse si es necesario, además de atención de salud y servicios de entrega de comidas mientras siguen con sus clases a distancia, si pueden.

Mientras tanto, para el semestre de otoño Michigan State University está convirtiendo una residencia estudiantil para estudiantes de primer año a fin de que se use como vivienda de aislamiento. Según funcionarios universitarios, Akers Hall, con su diseño de patio interior, atenúa el riesgo de contagio pues tiene baños dentro de las habitaciones, lo que limita la necesidad de trasladarse por los pasillos.

Si bien todo esto parece abrumador, hay una pequeña buena noticia: debido a que el coronavirus ingresa al cuerpo a través de receptores celulares que proliferan más a medida que envejecemos, los jóvenes tienen menos de esos receptores.

Por eso a menudo los jóvenes “tienen infecciones más leves”, dice Max Lebow, director médico de Reliant Immediate Care Medical Group en Los Ángeles. “Es probablemente la razón por la que muchos jóvenes pueden permanecer sin síntomas”.

Sin embargo, los adultos jóvenes también contraen el virus y pueden enfermar gravemente. Debido a eso, Lebow sugiere que los compañeros de habitación marquen sus vasos y sus platos con sus iniciales, limpien las superficies de los baños después de cada uso y se laven bien las manos o hasta tomen una ducha al regresar a la residencia estudiantil o al apartamento.

Los padres pueden —y deberían— hablar con sus hijos sobre posibles situaciones y aconsejarles cómo responder. Pero la verdad es que los padres solo pueden llegar hasta cierto punto para preparar a sus hijos a fin de que vivan independientemente en este territorio inexplorado.

“Debes relajarte un poco y permitir que tu adulto joven tome sus propias decisiones”, aconseja Lebow. “Tu labor como padre o madre es asegurarte de que esas decisiones sean lo mejor fundadas posible, y apoyar mucho a tu hijo”.

Una mujer se pone jabón desinfectante en sus manos

GETTY IMAGES

11 artículos necesarios para la universidad

  1. Mascarillas, desechables o reutilizables

  2. Termómetro oral o sin contacto

  3. Oxímetro de pulso

  4. Purificador de aire

  5. Vitaminas, entre ellas zinc, vitamina D y vitamina C para estimular el sistema inmunitario

  6. Desinfectante de manos para la residencia estudiantil y la mochila

  7. Pañitos desinfectantes y artículos de limpieza

  8. Basurero de pedal

  9. Pañuelos de papel

  10. Jabón antibacteriano

  11. Formularios firmados de HIPAA y poder notarial de salud

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.