Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Hace calor: mantén a tu perro fresco este verano

7 estrategias para que no le afecte demasiado el fuerte calor.

Amy Koepke y su perro Teddy

Courtesy of Amy Koepke

Amy Koepke al aire libre con su perro Teddy.

In English | Este verano, Teddy, de 7 años, luce un corte de pelo al ras para estar fresco.

Además, Amy Koepke, de Osceola, Wisconsin, echa hielo en su agua y lo lleva a pasear 30 minutos menos de lo habitual. Teddy es su golden retriever.

"Cuando hace calor y está húmedo, esto realmente ayuda”, indica Koepke, de 56 años. “Porque al final, todo se reduce a tratar a tu perro como te gustaría que te trataran a ti".

Ahora, durante la cuarentena del coronavirus, las personas pasan más tiempo en casa con sus mascotas, por lo que sacan a los perros a dar muchos más paseos y juegan más con ellos a lanzar y buscar la pelota. La adopción de mascotas se ha disparado durante la pandemia de COVID-19, y algunos dueños no tienen experiencia en el cuidado de animales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Pero puedes tomar pequeñas medidas para mantener a tus perros frescos y evitar el sobrecalentamiento, que es un riesgo cuando se intensifica el calor del verano y en muchos lugares son más las personas que están saliendo del hogar porque se han flexibilizado las restricciones relacionadas con el coronavirus.

Los perros jadean para refrescarse. Pero jadear resulta ineficaz en situaciones de calor extremo, en circunstancias que requieren esfuerzo físico, cuando el perro está deshidratado, cuando no hay suficiente ventilación o con cualquier combinación de estos factores.

En cuestión de minutos, un perro puede sobrecalentarse, lo cual puede causar agotamiento por calor, insolación, insuficiencia renal, daño cerebral e incluso la muerte.

Factores que debes tener en cuenta aparte de la temperatura

Una persona le da de comer a un perro

Getty Images

7 consejos para que no se sobrecaliente un perro

1. Mantén a tu perro bien hidratado con agua limpia y fresca. Lleva contigo una botella de agua o un recipiente portátil para agua.

2. Pregunta al veterinario si debes cortarle el pelo al perro un poco más de lo acostumbrado durante el verano.

3. Proporciónale un área a la sombra.

4. Toma descansos frecuentes y no juegues con él con demasiada intensidad.

5. Proporciona buena ventilación, con un ventilador o aire acondicionado.

6. Limita la actividad física de tu perro y evita las horas de más calor del día. No dejes que tu perro salga de casa en los días realmente calurosos.

7. Nunca dejes a tu perro en un automóvil en los días de calor.

El sobrecalentamiento ocurre "cuando el perro produce calor corporal más deprisa de lo que dicho calor se disipa en el ambiente", explica Michael Davis, que se especializa en medicina deportiva veterinaria en Oklahoma State University. No hay temperaturas máximas que se deban evitar, dice.

La humedad puede ser más importante que la temperatura, añade Davis. Una temperatura de 70°F con humedad alta puede ser tan peligrosa para un perro como 90°F en condiciones de humedad baja, según un índice de calor que él mismo creó para el entrenamiento de perros militares.

Una buena regla de oro: si hace demasiado calor para ti, también hace demasiado calor para tu compañero canino, dice Katie True, veterinaria y directora médica del Midtown Animal Hospital en Sacramento, California. Sin embargo, depende de la salud, el nivel de actividad y la adaptación del perro al clima, añade.

La insolación puede ocurrir si la temperatura corporal del perro (normalmente alrededor de 101.5°F) alcanza o supera los 106°F. Una de las causas más comunes de insolación es dejar a un perro en un vehículo caliente con insuficiente ventilación. Nunca dejes a un perro solo en un automóvil, sobre todo en el verano, incluso con las ventanas parcialmente abiertas.

Al sacar a pasear a tu perro, recuerda que las superficies del suelo, como el asfalto, la arena y el metal, absorben el calor del sol y pueden calentarse hasta tal punto que quemen las sensibles almohadillas de sus patas. Si crees que estas superficies pueden estar demasiado calientes, dirige a tu perro a la hierba o evita estas áreas hasta que se enfríen.

Cómo saber si tu perro necesita refrescarse

Las señales de que tu perro está a punto de sobrecalentarse incluyen el jadeo excesivo, la desorientación, una lengua agrandada y una boca tan abierta que puedes ver todos los dientes.

Si adviertes cualquiera de estas señales, detén inmediatamente la actividad que estés realizando con tu perro y llévalo a un lugar con sombra o más fresco, dice True. Dale agua y, si es posible, refréscalo con un ventilador o riégalo con el agua fresca de una manguera, añade.

Una de las maneras más eficaces de refrescar a un perro es dejar que se bañe en un lago, río o piscina, dice Davis. Pero no dejes que la temperatura del perro descienda demasiado rápido hasta el nivel normal para evitar la hipotermia.

En junio, Lisa Taylor de Dallas se alarmó cuando Blue, un spaniel bretón, empezó a respirar con dificultad durante un paseo con ella, su esposo y su perro de raza mixta Lucky, en un caluroso día de 95°F. Descansaron a la sombra durante unos 30 minutos y le dieron agua en un recipiente plegable que llevaban consigo hasta que se recuperó.

"En Texas, durante tres meses al año podemos caminar donde queremos y los nueve meses restantes estamos a merced del clima”, explica Taylor, de 59 años. “En el verano, no salimos durante las horas más cálidas, después de las 11 a.m. o antes de las 8 p.m.".

Ciertas razas corren mayor riesgo

Si tu perro sufre de sobrecalentamiento, llévalo inmediatamente al veterinario. Las señales de advertencia incluyen apatía, respiración sibilante, desorientación, falta de estabilidad, vómito, diarrea, convulsiones o desmayo. Una temperatura rectal por encima de los 104.5°F puede indicar sobrecalentamiento.

La insolación puede producirse en todas las razas de perros y a todas las edades, pero los veterinarios dicen que el riesgo es mayor para perros que tienen sobrepeso o no están en buena condición física, así como en perros de cara plana (braquiocefálicos), como los bóxers, bulldogs y doguillos. Los perros grandes y los que tienen el pelo denso, como los golden retriever, también tienen un riesgo más alto.

La mayoría de los perros que están sanos y en buena forma se recuperarán rápido si reciben tratamiento de inmediato y si su temperatura corporal no permanece elevada demasiado tiempo.

Lo más importante es "prestar atención a tu perro", dice Davis. "¿Parece que está haciendo un gran esfuerzo por combatir el calor? Si es así, tienes que disminuir el ritmo".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO