Skip to content
 

Cómo crear una historia oral para tu familia

Usa la tecnología para compartir los eventos de la vida y preservar la memoria familiar.

Un niño toma una foto de su padre y su abuelo. Cómo crear historias familiares orales.

Foto: Ariel Skelley/Alamy

La tecnología nos permite grabar los eventos más importantes o divertidos en la historia de nuestras familias en formatos multimedia.

In English | Érase una vez… cuando la historia familiar se conservaba en álbumes de fotos o recortes y diarios. Hoy, sin embargo, la tecnología nos da la oportunidad de crear  una narración vehemente de nuestras vidas en un formato multimedia animado y en movimiento.

La historia oral—recopilar grabaciones de audio y vídeo de los relatos de testigos de eventos importantes— se popularizó entre los historiadores estadounidenses en la década de los 60, cuando la agitación política y social coincidió con el desarrollo de equipos de grabación más portátiles.

Desde esa época, la técnica ha crecido gracias a los constantes avances tecnológicos. Hoy día, los teléfonos inteligentes, con sus cámaras de alta calidad y micrófonos y una gran variedad de programas de edición, ponen al alcance de todos los recursos para crear historias orales de la familia.

Hacer un proyecto de historia oral de la familia puede aportar beneficios que más allá de la documentación de invaluables tradiciones y la captación de voces e imágenes de los miembros de la familia. En su nuevo libro, The Secrets of Happy Families (Los secretos de las familias felices), Bruce Feiler afirma que al compartir relatos de la familia —aunque no sean los más halagadores— éstas se vuelven más unidas.

“Resulta ser extremadamente importante hablar en familia sobre los momentos difíciles que pasaron, los desafíos que enfrentaron y cómo los superaron”, dice Feiler. “Es una forma de expresarle a los hijos y nietos que la vida tiene sus inevitables altibajos”.

Proyectos como estos también pueden reafirmar la importancia de los familiares de mayor edad.

“Las fuente de las historias familiares frecuentemente recae en los abuelos”, dice Feiler. “La mayoría de los abuelos luchan por saber cómo conectarse con sus nietos. Esta es una forma natural de hacerlo".

Prepara lo que necesitas

Comenzar un proyecto de historia oral de la familia —y, por supuesto, terminarlo— exige un poco de tiempo y preparación.

“Se necesita planificar”, dice Cliff Kuhn, director ejecutivo de la Oral History Association (Asociación de Historia Oral). “De principio a fin, se necesita pensar sobre muchas cosas”.

Así que antes de sorprender a un familiar y ponerlo frente a un micrófono o cámara, toma en cuenta cómo piensa lograr estos pasos:

1. Esboza el proyecto

La claridad es la clave. Es una tarea gigantesca relatar la historia de la familia en cualquier formato —pero especialmente en una documentación oral—, así que comienza poco a poco. Quizás exista algún aspecto fundamental de tu niñez que te gustaría recordar: la hora de la cena en la casa o unas vacaciones de la familia inolvidables. Comienza por recopilar viñetas cortas. Todo el relato no se puede contar en una sola noche, pero a medida que se colectan estos episodios, comenzará a surgir la historia completa.

2. Deja que todos participen

Kuhn recomienda intercambiar ideas con varios familiares, tantos como se pueda antes de comenzar una historia oral. “Busca el respaldo de la familia”, dice. “Establece qué cosas son importantes para ellos y qué deberían grabarse: historias personales, puntos de referencia, quizás hasta refranes o chistes y tradiciones familiares”. Cuando comiences, incluye todos los puntos de vista que puedas. “Cada persona tiene distintos recuerdos del mismo suceso”, dice. “Es necesario representarlos de una forma que apruebe la familia”.

3. Utiliza equipos de calidad

Los teléfonos inteligentes se pueden usar para documentar audio y vídeo —en general, si el modelo es nuevo, mejor es la grabación—. Si lo tuyo es lograr grabaciones de buena el sitio web (en inglés) Oral History in the Digital Age (La historia oral en la era digital), que tiene una guía para los consumidores y recomienda equipos de grabación de audio que van desde $100 hasta $2,500. “No hay razón para no grabar audio de buena calidad”, dice Kuhn. Los servicios de videoconferencia tales como Skype y FaceTime ofrecen opciones de grabación —especialmente útiles para entrevistar a familiares lejanos—. Programas económicos de edición son fáciles de encontrar; frecuentemente, como por ejemplo los programas iMovie de Apple y Movie Maker de Microsoft, están preinstalados en las computadoras. Muchos sitios web ofrecen recursos gratuitos de edición de vídeo o audio.

4. Haz preguntas interesantes

Los expertos aconsejan hacer preguntas que inspiren respuestas largas. Pregunta sobre la infancia, o sobre los momentos más felices (o más tristes). La idea es iniciar una conversación. “Comienza entrevistando  a un familiar mayor para practicar”, dice Kuhn. “No se trata solamente de comenzar a grabar y decir, 'Cuéntanos de los viejos tiempos'”.  StoryCorps (en inglés) el proyecto de historia oral creado por el American Folklife Center (Centro Estadounidense de Tradición Popular), que transmite NPR (National Public Radio), ofrece ideas para hacer preguntas y una guía interactiva (en inglés)

5. Cumple tu palabra

Si dijiste que hablarías con cada miembro de la familia, o si prometiste que le enviarías una copia a cada uno, cumple tus promesas.

6. Saborea la experiencia

Sin lugar a dudas, requiere esfuerzo hacer una historia oral de la familia. Sin embargo, la planificación que llevaste a cabo de antemano debería rendir dándote como resultado un proyecto divertido y fructífero. “Las historias orales en la familia promueven la apreciación por escuchar y contar historias", dice Kuhn, experto del género, “y crean lazos que unen a las generaciones”.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO